Vicente Camargo y otros héroes olvidados

Reseña de un estudio que devela algunos nombres y hechos pasados por algo por la historiografía oficial.
martes, 16 de septiembre de 2014 · 21:59
Ramón Rocha Monroy (El Ojo de Vidrio)

 Escritor

"Entre las joyas del estudio se hallan las partidas de matrimonio de las hermanas Juana y Cecilia Azurduy Llanos”.

Ojo de Vid

Un valioso estudio de Hugo Canedo Gutiérrez titulado La Guerra de la Independencia en las Intendencias de Chuquisaca y Potosí revela nombres de héroes que cayeron en el olvido, rescatados de fuentes primarias de la Casa Nacional de Moneda, el Archivo y Biblioteca Nacional de Bolivia, la Biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca, las bibliotecas de los arzobispados de Sucre y Potosí, la iglesia de San Lucas y de Ravelo, entre otras fuentes.
Luego de un análisis pormenorizado de la participación popular e indígena en la mencionada guerra de 1809 a 1825, el estudio señala los siguientes nombres: Antonio Alarcón, Andrea y Juliana Arias y Cuiza, Julián Arias, Mariano Asebo, Rudecindo Ávila, Juana Azurduy Llanos, Fermín Baca, Francisca Barrera y Cuiza, Gregoria Batallanos, José Mateo Berdeja, Miguel Betanzos, Vicente Camargo, Pedro Calisaya, Yldefonso Carrillo,  Mateo Centeno, Pedro Contreras, Jacinto Cueto, Alejo Cuiza Gómez, Isidro y Miguel Cuiza Salazar, Santiago Fajardo, Esteban Fernández, Lorenzo Fernández, Ignacio Fuentes, Diego Flores, Vicente y José Martínez, Gregorio Méndez, Prudencio Miranda, Alberto Antonio Montellano, Pedro Molina, Hermanos Pacheco, Manuel Ascencio Padilla, Julián de Peñaranda, Miguel Sillo, Mariano Subieta Balzeda, Ana María Torrez, Lorenzo Torrez, Félix Torres, Pedro Nolasco Villarubia, Ildefonso Vela, Juan Wallparrimachi, José Ignacio Zárate.
Entre las joyas del estudio se hallan las partidas de matrimonio de las hermanas Juana y Cecilia Azurduy Llanos, varios partes militares al coronel de Vanguardia Martín Miguel de Güemes, el Diario Militar del comandante Esteban Fernández y semblanzas de Paula Cardona, viuda de José María Camargo y Patricia Durán de Castro, viuda de Casimiro Hoyos. Sobresale la familia Cuiza, cuyos descendientes fueron visitados por el autor del libro, así como sitios históricos que hoy quedaron en el olvido.

Vicente Camargo
Para referirnos tan sólo a los más conocidos por su nombre aunque no por sus acciones, están los casos de las hermanas Azurduy, de Manuel Ascencio Padilla y Vicente Camargo. Este último es descrito como un joven mestizo y despreocupado que deambulaba llevando como único equipaje su guitarra. Tenía 19 años cuando se prendó de él una hacendaria sexagenaria, que contrajo matrimonio y luego lo sometió a virtual cautiverio como administrador de sus tierras.
De este modo, Vicente fue residente de Yurubamba y vecino de Moromoro, de donde fue alcalde pedáneo, por más de 20 años y a los 39, junto a Nicolasa Acosta, fue padrino de bodas de su vecino Manuel Ascencio Padilla y de Juana Azurduy Llanos, el 19 de mayo de 1799 en la iglesia de Moromoro.
Vicente era laborioso y honrado y al fin pudo arrendar y luego comprar una finca en Sacabamba, donde se retiró para administrar sus intereses; pero la esposa no sólo hizo anular el matrimonio sino que lo acosó con los tribunales celosa por una supuesta relación con una esclava, a quien Vicente se refiere con el apelativo de Samba.
"Da. Nicolasa: No sé por qué me muela U. tanto con la samba sabiendo que yo estoy tan soo aquí y que no tengo de quien echar mano para que me cuide de la cocina (…) Nicolasa: Ey recibido la tuia en contestación de la que te dirigí, y según ella parece que el lector no a entendido mi carta, por que te digo que la samba ya a buscado amo que va a dar la plata para ella, y en el término que pide pode yo hacerme de una persona que me sirva, y así cogerás tu dinero aunque sé por mano del Duque de Alba”. (Sic)
Una de las preguntas que hace a sus testigos es la siguiente: "Si he vivido todo el tiempo de mi matrimonio como su pupilo y esclavo, sirviéndole diligentemente en sus siembras y negociaciones, y si todo el manejo corrido; sujetándome a que ella me vista y alimente de lo adquirido con mi sudor y trabajo”.
Y Doña Nicolasa se refiere al matrimonio en su querella: "De su desgraciado matrimonio con Camargo a quien recogió a su casa pelado y sin más mueble que una guitarra”. La Audiencia Arzobispal o Curia Eclesiástica anuló el matrimonio en 1803.
El estudio registra varias notas de Camargo que llegan alrededor de 1800, en las cuales expresa su contrariedad; entretanto su finca prosperaba y en esas circunstancias estalló la revolución y Camargo tomó el mando de los ayllus vecinos donde cobraba tributos y gozaba de prestigio entre los originarios porque defendía sus derechos.
Su finca fue varias veces destruida y saqueada por las fuerzas realistas, entre ellas, por el "felón” de Carlos Medinaceli, por entonces oficial del ejército del rey, aunque luego derrotaría al general Pedro Antonio de Olañeta en Tumusla y en 1825.
Camargo fue vecino de la calle de los Tres Molles (hoy Olañeta) en La Plata. Cuando estalló la independencia tomó su lugar en las fuerzas de la patria y fue sañudamente perseguido por el general Pezuela en las provincias de Pilaya y Paspaya, como lo manifiesta en uno de sus partes militares:
A pesar de los muchos esfuerzos que ha hecho el general Pezuela a destruirme y convertirme en cenizas, no ha podido conseguir otra cosa, sino ruina y desesperación (ganancia propia de los hombres tiranos irreligiosos).
Luego de infinidad de combates, la ofensiva realista de 1816, de graves consecuencias en todo el país, acabó por batirlo en los campos de Arpaja el 3 de abril de aquel año. Allí murió, pero sus seguidores continuaron alzados hasta 1819. El general argentino José Rondeau le había enviado despachos de teniente coronel y subdelegado del partido de Chayanta. A su muerte, la exesposa Nicolasa Acosta puso en remate la hacienda de Sacambaya, a 10 kilómetros de Moromoro y beneficiada con las aguas de los ríos de Ichupampa y Sasanta.

HOJA DE  VIDA

El ingeniero agrónomo  Hugo Canedo Gutiérrez es potosino, estudiante del colegio Nacional Pichincha y de la Facultad de Agronomía en Sucre, dedicado a la investigación histórica desde 1997.
Su obra   historiográfica basada en fuentes primarias es importante e incluye: Heroínas potosinas, las Arias y Cuiza (2002); La Hacienda de Pitantorilla y la familia Serrano (2003); Genealogía de la familia Lemoine (2002); Genealogía de la familia Cuiza-Otondo (2003); Genealogía de la familia Gutiérrez-Cuiza (2004); San Lucas de Payacollo en la provincia de Pilaya y Paspaya (2011).

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

151
95

Comentarios