Libros

Arte, poder e identidad de Teresa Gisbert

Una versión más extensa de este texto fue leída por la autora durante la presentación de la obra de Gisbert en La Paz.
domingo, 9 de octubre de 2016 · 03:00

Silvia Arze

 

El libro Arte, poder e identidad reúne los trabajos de Teresa Gisbert sobre el arte que surgió en los Andes a partir del momento del contacto inicial entre la cultura andina y la europea, así como la función religiosa, política e ideológica que cumplieron sus expresiones (pintura, escultura, teatro, fiesta y otras representaciones culturales) en las sociedades locales. 

Gisbert hace un análisis de estas representaciones desde el siglo XVI y continúa con el estudio del desarrollo y transformaciones de formas y contenidos durante varios siglos. Este libro se abre con una frase de la autora en la introducción: "¿Cómo se pueden unir dos cosas incompatibles sin que se destruyan?”

Estas dos cosas incompatibles a las que se refiere son las dos esferas que entraron en contacto en esta parte del continente a partir del siglo XVI; dos mundos culturales basados en sistemas conceptuales diferentes que se expresaron en sus propias formas de arte y arquitectura, así como en manifestaciones intangibles. Por un lado, el mundo andino  -con sus dimensiones amazónica y costera- que se había desarrollado de manera autónoma durante siglos en diferentes etapas y tiempo, y, por otro lado, el mundo europeo con todas las incorporaciones de las culturas con las que había entrado en contacto en el pasado.

El mundo incaico que encontraron los españoles venía de una larga experiencia cultural desarrollada a lo largo del tiempo que incorporaba visiones de mundo, dioses, elementos sagrados y estéticas de culturas anteriores; por otro lado, los españoles trajeron la cultura occidental y la religión cristiana, pero también a dioses de la mitología clásica que, aunque habían dejado de ser adorados, fueron rescatados en el pensamiento y arte del Renacimiento. Se trata de huellas de creencias medievales y elementos del  mundo árabe. 

"Es ante todo, no una unión, sino una superposición”, afirma Teresa Gisbert respondiendo a su propia pregunta inicial, y nos lleva a recorrer un tema central que, percibido inicialmente como una polaridad (digamos, extrema) va formando un panorama multidimensional, en el que elementos heterogéneos se entrecruzan y se superponen; se mezclan, se repelen, se aceptan, se articulan, se acoplan, o aparecen y se ocultan, alternándose como en una tela tornasolada.

Gisbert nos muestra una perspectiva lograda en años de trabajo sobre el arte en la zona andina, que va desde un extremo al otro de la gama de formas y contenidos que se generaron, desde el arte que se realizó siguiendo pautas  europeas sin salirse del molde, hasta el que se conservó de manera más pura, tanto en contenido como en forma, en los textiles andinos y kerus. 

En medio, nos permite abrir un abanico y nos presenta una enorme gama de formas y contenidos europeos y andinos, que revelan un espectro no solamente más amplio y profundo del tema, sino múltiples dimensiones, que vienen a enriquecer nuestro conocimiento sobre ese mundo. 

Este libro, Arte, poder e identidad es el resultado de todos esos años de investigación y reflexiones profundas que comenzaron hace más de 60 años, a mediados de los años 50, cuando ella y José de Mesa comenzaron a develar, descubrir y poner en el escenario académico la arquitectura y el arte producidos en la Colonia, en el Virreinato, en esta parte de los Andes.  

De inicios a mediados del siglo XX, otros historiadores latinoamericanos habían empezado a investigar fuentes coloniales para la historia del arte, pero era muy poco lo que se había realizado en este sentido en nuestro país. Buscando las obras de arquitectura, arte, las descripciones y los documentos coloniales, Teresa Gisbert y José de Mesa fueron recorriendo el país descubriendo, clasificando y registrando lo que se había construido y pintado en la región andina desde el siglo XVI. Este trabajo permitió que el país se encontrara con una parte casi desconocida de su historia. (…)

Algunos de los capítulos de Arte, poder e identidad fueron publicados como artículos en diferentes libros y revistas especializadas en Bolivia y otros países. 

En la Introducción, la autora escribe "desenterramos varios trabajos  y los organizamos”. Sin embargo, este libro no es solamente una compilación de artículos. Precisamente esa organización, en la que trabajó durante estos años, es el hilo conductor invisible que conecta los temas y que permite al lector percibir desde diferentes formas de representación (arte, arquitectura, discurso, teatro, fiesta, etc.) una perspectiva multidimensional con toda la riqueza de las visiones, imaginarios y conceptos que se superpusieron, se mezclaron y se cargaron de nuevos significados, reflejando y creando a su vez un mundo dinámico con identidad propia. 

Entre otros capítulos del libro resaltan algunos como La imagen del poder, que muestra la forma en que las imágenes y los retratos de monarcas españoles y de caciques indígenas fueron difundidos en grabados mostrándolos a continuación de las imágenes de los incas, buscando una conexión que legitimara su gobierno en el imaginario de las sociedades andinas, así como también la conexión de los caciques indígenas locales con las esferas de poder político y religioso español a través de lienzos donde aparecen compartiendo el espacio pictórico con santos, reyes y papas.

El arte de españoles, indios y mestizos, indaga sobre la conciencia de un arte propio en el mundo andino en situación colonial o virreinal, encontrando los interesantes procesos que dieron origen al nacimiento de la escuela cuzqueña de pintura barroca y al estilo barroco andino y mostrando de qué manera la religión y la ideología fueron transmitidos por los españoles a través de imágenes. 

En El matrimonio de los dioses, Gisbert vuelve sobre un tema con el que abrió nuevos rumbos en la historiografía: los seres sagrados prehispánicos que fueron mimetizándose, asociándose y uniéndose con el mundo cristiano en caminos de ida y vuelta, tanto en proyecciones que los indígenas hicieron de los antiguos dioses sobre las imágenes cristianas, así como en las imágenes que fueron surgiendo, que en muchos casos incorporaban elementos prehispánicos para reforzar la aceptación local a la nueva doctrina. 

Este trabajo de Teresa Gisbert completa una trilogía (Iconografía…, El paraíso de los pájaros parlantes, y Arte, poder e identidad) de análisis sobre el arte, las formas, las representaciones y sobre los significados que estos encierran. Esta trilogía es un aporte enorme al conocimiento sobre la historia, el arte y el pensamiento de nuestro país y de esta parte del continente.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

124
49