Poesía

Yo no sabía que El olvido de las piedras se sentía en el vientre

Texto leído hace algunos días en la presentación del libro de Katterina López (3600).
domingo, 27 de noviembre de 2016 · 00:00
Montserrat Fernández  Poeta y crítica
 
En El olvido de las piedras, último poemario de Katterina López recientemente publicado por la Editorial 3600, asistimos a un tránsito altamente femenino; asistimos a una caminata que parte de la piedra, representante de la tierra, lo sólido y lo  tangiblemente nos sostiene desde hace mucho tiempo atrás, y por eso, en la primera parte o primer canto, denominado Piedras, se escucha decir inicialmente: "Soy antigua / nunca olvido” y esa voz comienza a recorrer un espacio mítico, comienza a pensar su existencia en otros cuerpos, en otras existencias, dice entonces: "Las antepasadas caminaron con nosotros / eran hongos o niñas santas / llenas de caídas habitadas durante siglos”.  

En este tiempo la caminante está sola, pero extrayendo conocimiento de la soledad; la soledad le permite fusionarse con lo natural: las montañas están en su piel y el viento en su voz y en su vientre hay "extrañas criaturas mitad palomas, mitad niñas, habitadas por cuatro almas”. No es extraño entonces que la voz se declare anciana, pues ha recibido en su cuerpo el tiempo de los seres antiguos que la rodean. Se diría que vive la vejez de la piedra.

En el segunda parte o canto, denominado Jardines, la caminante se busca en el origen e invoca lo maternal y reconoce lo que transporta su piel y piensa y nos hace pensar: "¿Qué forma tenemos al llegar dentro de alguien?”. Y cuando la voz se sabe pedazo de todas las formas que le rodean, comienza a invocar a otro, a un tú, con el que intentará sostener un diálogo, como si ese tú comprendiera el tránsito que se hace desde la tierra hacia el cielo.

En el tercer canto, Diluvios, se habla directamente con ese tú, que habita en el memoria, más aún pesa en la memoria, se lee: "Estás en mi memoria / confundido en el hambre / intacto / con los dedos rotos / con las manos rotas / me siento culpable frente a tu recuerdo”. Esta culpa provoca la aparición del agua, que comienza a purificar el cuerpo, el recuerdo, la palabra misma, pero esta limpieza duele: "Ser agua /  cuánto duele ser agua”, se lee. 

En el cuarto canto, Insomnios, la voz transita la noche, tal vez el tiempo y el espacio provocado por el dolor, y hay un encuentro con el vacío o con lo que se vacía; la voz misma parece que se va dejando en el camino y desocupa un cuerpo. Se construye la imagen del abismo donde las cosas caen y se quiebran, pero al mismo tiempo parece que se liberan, se vacían, se aligeran de sí mismas. Entonces, se sabe que la noche es trayente: "Te temo / me abro a ti / me abro al temor. / Totalmente seducida por el miedo”. Ante el miedo, la caminante queda suspendida, acaso más cerca del cielo. 

En el último canto, Vuelos, la voz ya no camina, habita en el aire; otras leyes rigen en el aire, hay reposo de la memoria y se circula con flexibilidad. Se dice que hay "Movimiento continuo / movimiento perpetuo”. En el aire parece que la voz termina de abandonar su cuerpo y con ello todas las existencias que acumulaba y cargaba cual piedras; y se acerca más al trino y dice:
 
"Dejaré las formas aprendidas / con nidales en las trenzas / confundiré mi reflejo hilado por sospechosos rumores / cerraré los ojos después del atardecer”. Al finalizar, se vuela y no hay retrocesos ni adelantos, nacimiento ni muerte, sólo la fluidez natural de lo que flota y se deja llevar. Se ha transitado de la piedra al aire. Entonces se baila, se baila "¡con cuatro alas abiertas!”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

62
1

Otras Noticias