Matilde, Mariano y Edmundo. El Ansia en las letras bolivianas

Casazola, Baptista Gumucio y Paz Soldán, tres notables de las letras bolivianas, son retratados y analizados en las páginas de El Ansia, una nueva revista literaria que se presentará la siguiente semana.
sábado, 30 de abril de 2016 · 00:00
Martín Zelaya Sánchez 

El nacimiento de una revista literaria siempre es una muy buena noticia. Una muy buena noticia que, no obstante, nunca deja de entrañar, al menos, incertidumbre. Incertidumbre por las tristemente altas posibilidades de fugacidad y falso afán, según demuestra la historia: ¿Otra revista de número único? ¿Cuándo saldrá el segundo número, si es que sale?; pero finalmente, y sobre todo, es un motivo de celebración, pues así sea un número único o el primero de pocos, qué duda cabe que todo aporte a la difusión y reflexión de nuestros autores y nuestras letras es por demás necesario y bienvenido.

Dicho esto -y sin ningún mal augurio-, estamos convencidos de que El Ansia, la flamante publicación dirigida por Magela Baudoin, no formará parte del nostálgico grupo de revistas pasajeras, por varios motivos: es parte de un emprendimiento internacional, pues se refleja y desprende de la ya consolidada El Ansia Argentina; tiene una sólida plataforma en la editorial 3600 y la flamante La máquina de escribir y, lo más importante, nace de un equipo de conocidos escritores y periodistas comprometidos con el emprendimiento. Acompañan a Baudoin: Giovanna Rivero, Gabriel Chávez, Juan Murillo, Paura Rodríguez y Gary Daher, en el consejo editor, y Sergio Vega, en el diseño gráfico y diagramación. 
 
Ya que los cómos y porqués de El Ansia Bolivia se explican al detalle en la nota del consejo editor que abre la publicación, y que reproducimos en estas páginas, nos toca abocarnos al primer número.
 
La tónica general de esta publicación anual -cuyo lanzamiento se efectuará en cuatro ciudades: La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Sucre, los días 4, 5, 6 y 7 de mayo próximo, respectivamente, en la Alianza Francesa de cada urbe- será la de dedicar cada número a tres figuras de las letras y las artes; un homenaje por triple partida: textos sobre el autor, textos del autor y textos favoritos o recomendados por el autor. El Ansia Bolivia arranca con tres pesos pesados: Matilde Casazola, Mariano Baptista Gumucio y Edmundo Paz Soldán.

"Ay, señora guitarrera”
 
"Si viajo y no la llevo -asegura Matilde, sobre su inseparable guitarra- me siento físicamente mal. Ya siento que le falto, estoy como mutilada”. Llena de imperdibles frases y revelaciones está el perfil-entrevista que Baudoin traza de la cantautora chuquisaqueña, un repaso por su vida y trayectoria con no pocas sentidas confidencias y datos poco conocidos.
 
"Tengo montones de carpetas, de cuadernos de poesía… Me he quedado en el año 1992 (se refiere a su obra publicada). Y del 92 hacia adelante es como un jardín que hay que podar, cortar las hierbas. Pero está todo ahí, ya recuperado. Con las canciones pasa que me acuerdo de una. Tengo muy buena memoria. Recuerdo la letra y la música en mi mente. Se me ocurre actualizar una canción y comienzo a trabajarla. Un poco todo esto me rebasa. Yo misma me doy cuenta de que es mucho. Y no logro hacer caber todo en mi espacio. A veces se sale de los marcos. Y eso me preocupa. Pero, por otra parte, también agradezco tener mucho que hacer cada día. Tengo mucho trabajo”.
 
Sigue un agudo ensayo sobre la impronta y el estro poético de Casazola, a cargo de Gary Daher; similar trabajo de Juan Murillo en su texto "Matilde, la casa está sola…”, y cierra Cergio Prudencio con sus "Apuntes sobre Matilde”, en el que además de detenerse, claro, en la faceta de cancionista, despliega no pocas amenas anécdotas y recuerdos comunes.
 
En "Casazolianos”, la chuquisaqueña escogió -como era de esperar- tres poemas que la marcaron, todos de autores bolivianos: Alma de las cosas, de Jaime Mendoza; Siempre, de Ricardo Jaimes Freyre y La partida, de Primo Castrillo. Finalmente, Gabriel Chávez se encargó de seleccionar un puñado de poemas de diferentes etapas de la prolífica creadora.

Don Mariano, el Mago
 
En "La llama incesante”, Luis Fernanda Siles traza un perfil comentado y elogioso de la trayectoria del  Mago  Mariano Baptista Gumucio, haciendo énfasis en la primera parte de su vida, aquella tan ligada a la Revolución Nacional.
 
Luego viene Mónica Oblitas con "Primero periodista”, una extensa entrevista en la que el experimentado escritor deja claro que "el mejor oficio del mundo” es la preferida de entre sus múltiples vocaciones.
 
Valentín Abecia López en "Un hombre sin espuma”, recorre por los principales aportes bibliográficos de Baptista, y de paso, no duda en rendirse a su valía como investigador, y recuperador de personajes, historias y piezas cruciales para la cultura nacional. 
 
"Testigo de su tiempo, mensajero de la memoria”, es el texto que Gabriel Chávez dedica al  Mago  y en el que se detiene acertadamente en el que quizás es el rasgo más valioso y característico de Baptista: "es capaz de transmitirnos, pues, la personalidad de sus retratados, lo que no es fácil de lograr, dándole así un valor muy especial a sus libros; es más, quizá se trate de su mayor valor, junto al de ofrecer acceso directo, ‘guiado’ y comentado a una serie de fuentes que para el lector común, y aun para el investigador especializado, no resultan en modo alguno fáciles de consultar, pues de hecho algunas son ahora inabordables, dado que se trata de fuentes de viva voz, muchas ya fallecidas, a las que Baptista trató personalmente, ya que buena parte de su secreto es haber sido un amigo de sus retratados y un testigo privilegiado, o en varios casos un actor, de los sucesos que relata”.
 
En "Baptistianos”, los elegidos son Franz Tamayo, Carlos Medinaceli y Guillermo Francovich, con un poema, en el primer caso,una carta en el segundo y el breve ensayo "El mito de Potosí”, de Francovich.
 
Don Marino ayudó al staff de El Ansia a seleccionar tres textos de su cuantiosa producción: una "Evocación familiar”, un fragmento de la introducción a la biografía del  Chueco  Céspedes, y una imagen del "Palacio Quemado”, centro del poder político boliviano.

El Edmundo
 
En su texto "Edmundo en cuatro tiempos”, escribe Giovanna Rivero: "comenzó a consagrarse -¡qué palabrita más religiosa, por Dios!- con un cuento. Una obra de arte el tal cuento. Dochera. Era 1997, el siglo ya se cerraba, pero la modernidad latinoamericana era nueva y la idea de que todo era posible auguraba un estelar nacimiento del milenio. En ese feliz estado de ánimo  secular nace Dochera, y aquel cuento, perfecto en ritmo, ética y estructura, se hace acreedor de uno de los apetecibles premios del concurso internacional de cuento Juan Rulfo”.
 
Y junto a ella abordan la vida y obra del cochabambino Sebastián Antezana ("Literatura y generosidad”), Álvaro Bisama ("Paisaje de catástrofe”) y Maximiliano Barrientos ("Tan lejos y tan cerca”)
 
En "Pazsoldanianos”, el autor de Iris, se decantó por un fragmento de la Historia de la Villa Imperial de Potosí, de Arzáns; El aparapita, de Jaime Saenz y El pozo, de Augusto Céspedes. Finalmente, los editores decidieron poner, cómo no, la ineludible Dochera, junto a La puerta cerrada y Desde el cielo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

61
1

Comentarios