La pelusa que cae del ombligo

La expulsión de los poetas y la vigilancia del Estado

Una reflexión sobre el siempre en deuda rol estatal con la cultura y el arte.
sábado, 09 de abril de 2016 · 00:00
Omar Rocha Velasco
Literato

Platón expulsó a los poetas de su República por dos razones fundamentales: 

1) El poeta es doblemente mentiroso, está a una distancia doble de la Idea, de inicio todos los seres humanos (los esclavos, sumidos en la oscuridad de la caverna) están engañados porque solo ven sombras o, en otras palabras, todo lo que los sentidos perciben es engañoso. Pues bien, el poeta al imitar esa doble realidad engaña dos veces. 
 
2) La segunda razón es menos evidente, en el fondo del problema el poema es incapaz de pensamiento. "El recurso contra el poema es la medida, el número y el peso”, dice Alain Badiou en su Pequeño manual de inestética. A la impotencia del poema se opone la potencia del matema. 
 
En definitiva Platón desconfía en el poema, éste es para los sofistas y la matemática para los filósofos; el matema otorga conocimiento y el poema engaño. Sin embargo, y a pesar de lo señalado, Platón acepta en la República a la música militar y al canto patriótico. 
 
Me parece que algo parecido sucede con las políticas del Estado en lo referente a las artes en general y específicamente a la literatura. Una constante vigilancia, una desconfianza que en extremos groseros llega a reducir la labor del Ministerio de Culturas al armado de tarimas o la organización de espectáculos para distraer a las personas que asisten a concentraciones masivas.
 
Un ejemplo: en 2010 el entonces viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, hizo una declaración polémica, dijo: "Tras la aprobación de la Ley 045 Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, el Gobierno apunta ahora a hacer cambios en el sistema educativo y aprobar una nueva malla curricular en la que no existan contenidos considerados racistas, como los libros de dos paceños: Raza de bronce (1919), de Alcides Arguedas, y La niña de sus ojos (1948), de Antonio Díaz Villamil, en un paso más para lograr la descolonización del Estado”. 
 
Más allá del desliz, esto debe leerse como la irrupción de la proscripción o prohibición para visualizar cambios -obviamente varias personas ligadas al Gobierno, incluido el propio ministro de Educación, salieron a "matizar” las declaraciones excesivas del viceministro-. 
 
El problema es que nunca se llegó al meollo del asunto y las discusiones quedaron en la superficie de la utilización política: el Ministerio de Educación se impuso la tarea inmensa de cambiar las currículas de primaria y secundaria, en el intento funcionó más la prohibición y la incorporación de canciones cívico patrióticas. 
 
La oportunidad de incorporar y leer esas obras críticamente y desde otra perspectiva fue perdida. El desafío era no quedarse en las lecturas tradicionales de esos textos, son textos que pueden aportar mucho a los debates actuales y a los cambios que se quisieron emprender. 
 
Estas novelas, que responden a los preceptos más duros del realismo social, evidentemente presentan "escenas” de discriminación, explotación, servilismo y corrupción, ¿cómo leerlas desde el presente? Responder a esa pregunta hubiera sido importante. Lamentablemente las currículas aprobadas, que fueron producto de la desconfianza y la vigilancia sobre el arte, dieron como resultado una oscilación entre Arjona y el civismo forzado (no se trata de una exageración, cualquiera puede acceder a esos documentos y corroborar los contenidos). 
 
La nueva currícula es muy fuerte en sus principios: educación descolonizadora, comunitaria, productiva, etc.; pero el momento concreto de los materiales y la lectura que se hace de ellos deja mucho que desear. 
 
Anudando lo dicho entonces: la actitud de desconfianza y vigilancia hacia las artes (viejo asunto que nos remite al mismísimo Platón) deriva en acciones públicas sustentadas en la marginación de aquellas expresiones que no condicen con las marchas militares y cantos patrióticos, léase: armado de tarimas; folklorización colonizada (por ejemplo, llevar actores de Hollywood a ver el Carnaval de Oruro); Los Kjarkas en concierto; los premios Eduardo Abaroa y un montón de ejemplos que no vale la pena mencionar. 
 
En definitiva, es más fácil desfilar el 23 de marzo que ciento volando.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Comentarios

Otras Noticias