La pelusa que cae

Bruckner en la abadía de San Florián

sábado, 18 de junio de 2016 · 00:00
Omar Rocha Velasco
Literato
 
Blanca Wietüchter planteaba que la poesía de Saenz configura un modo de conocer: "La intención poética de Saenz (…)  ha sido fundamentalmente una tarea de búsqueda: conocer lo desconocido, descifrar lo indescifrable. Intención que se basa en un conocimiento simbólico intenso (…)”. 

En otras palabras, esta poesía es la paciente manufactura de un camino de conocimiento. Este camino tiene dos puntos de apoyo fundamentales: los conceptos de obra y júbilo, ambos se repiten en distintos momentos del recorrido y cobran especial énfasis en Bruckner (1978) y "En la Abadía de San Florián”, un texto de Tocnolencias (2010) . 
 
Jaime Saenz escribe el poema Bruckner pensando en el compositor Anton Bruckner, a quien admiraba y oía con pasión. Bruckner era austríaco, nació en 1824 y murió en 1896, fue organista en la iglesia de la abadía de San Florián -situada en la ciudad de Vaduz- y luego en la catedral de Linz. Era la época en la que Wagner se planteaba como ideal sonoro, aunque Brahms entraba seriamente en la disputa.
 
Eduardo Storni, biógrafo de Bruckner, da a conocer aspectos relevantes de sus sinfonías: "Franz Schubert es el precursor de la obra de Bruckner. Desde la denominada Sinfonía Cero hasta la Séptima, la plantilla orquestal básica es la que Schubert emplea en su Novena sinfonía. En su Octava y su Novena, Bruckner añade las tubas wagnerianas como refuerzo de los metales, pero eso nada significa... es el empleo de un recurso como timbre intermedio entre los cornos y los trombones”. 
 
Storni también resalta el carácter religioso del compositor austriaco: "Había tanta autenticidad y sinceridad en él que todos los alumnos terminan adorándolo. Cuando impartía su cátedra y sonaba el Angelus, interrumpía la clase y rezaba”. 
 
Estos datos son importantes porque Jaime Saenz considera que vida y obra están entrelazadas y son indisociables, son "una y misma cosa”, por eso en el poema dedicado a Bruckner, Saenz reflexiona sobre lo que es una obra de arte, su creación, lo que revela y el júbilo que produce. Es una reflexión sobre la vida y obra de Bruckner y sobre su propia vida y obra: "Así la obra en que vive el hombre es la obra / El hombre se hace en la obra”. Saenz ve en Bruckner a quien es capaz de hacer y deshacer una obra, a quien es capaz de crearla y revelarla: "con sordos estruendos”, "con aires inmutables”. 
 
Es imprescindible leer este poema junto al último texto del libro Tocnolencias llamado, justamente, "En la abadía de San Florián”. Este relato, que es una ficción basada en datos biográficos, cuenta la historia de Bruckner, sus inicios en la Abadía de San Florián, su decisión de abandonarlo todo e irse llevando un rollo de papeles, las circunstancias que posibilitaron la realización de su máxima creación (la octava sinfonía en do menor) y, finalmente, su muerte antes de concluir la novena sinfonía. 
 
Saenz plantea que Bruckner emprendió su máxima creación provocando la cólera de Dios, pues solo pudo hacerlo al lado de Satán: "(…) se sentiría atormentado durante toda su vida pues por una parte y siempre llevado por sus ansias de tocar la relevación y el júbilo a sabiendas de que tales ansias tenían el sello de Lucifer y lo conducirían a la aniquilación demandaba con siempre renovado fervor la ayuda de Dios para la realización de su obra mientras que por otra parte no ignoraba que estas demandas del favor divino implicaban no solo un peligro más que mortal sino que de hecho significaban un sacrilegio…”.

En ese camino de conocimiento Saenz encuentra lo oscuro, las tinieblas son el punto culminante de su búsqueda, aquello que lo conduce a la "otra orilla” y le otorga un conocer. Las tinieblas conducen al "saber del hacer” (la obra),  no se trata solamente de un "saber hacer”.

Otro de los conceptos fundamentales en este camino construido por Jaime Saenz es el "júbilo”, aparece en varios lugares y con distintos sentidos,  uno de ellos relaciona el concepto con cierto éxtasis musical que prescinde de las palabras:

El júbilo está del lado de una inmensa alegría, de una revelación, en un sentido místico y poético, pero también está del lado de la angustia y del dolor –presentes en todo proceso de creación-, en definitiva cada instancia del proceso de conocimiento está marcada por el júbilo y la angustia,  "... el júbilo es el terror de la revelación” dice el poeta. Este es el júbilo que Saenz encuentra en Bruckner y su obra:

Conoce este hombre la vida del júbilo,
ha vivido el instante que dura la vida del júbilo,
ha sido la forma corpórea del júbilo aniquilador

Este camino se construye a partir de un hacer y un deshacer constantes, por eso surge la idea de "aniquilación”: la obra empieza donde la obra se deshace. Este es uno de los sentidos del júbilo aniquilador, por otro lado, la aniquilación tiene que ver con el cuerpo mismo, esa búsqueda dolorosa cobra cuerpo: "La caída repentina del cabello -vuela por los aires y te molesta. La caída repentina de los dientes –primero se pudren, luego se mueven, y luego se salen”. Este "sacarse el cuerpo” es también parte de la poética de la aniquilación.

Sin duda el "espíritu romántico alemán” está presente en la obra de Jaime Saenz: La obra; el júbilo; la inagotabilidad de la creación (Novalis); la pasión como motor de toda creación; la experiencia de mundo a través de la música y su posibilidad de suspender el tiempo (Schiller); la oposición del yo y el no-yo (Fichte); la exploración de la noche, el terreno de lo oscuro y las tinieblas; la reunión de vida y obra como dos caras de una misma moneda; la autolimitación de la obra cuyo resultado es la autocreación y la autodestrucción; el arte como aprendizaje y conocimiento, etc. 

Esto podría leerse como una asimilación pasiva de las concepciones poético/creativas provenientes de un ámbito occidental alejado temporal y espacialmente, una especie de alienación cultural. Sin embargo, se trata de otra cosa: lo que hace Saenz es una lectura y actualización de ese espíritu romántico en una particular experiencia poética. 

Jaime Saenz admiró a Bruckner porque "corporizó” sus ideas acerca del arte y la creación, era un hacedor de la obra a la que se entregó completamente –según nos cuenta en su ficción de Tocnolencias-, para eso tuvo que seguir un camino largo y tortuoso, incluso, muy a pesar suyo, tuvo que provocar la ira de Dios situándose del lado de Satanás, pero también tuvo que deshacer sus hechuras para volverlas a construir de nuevo, para "jugar una broma pesada, con el hacer una música, con el morir una música, con el ser una música”.

1   Hube establecido esta relación luego de una conversación, vía Skype, con Rodolfo Ortiz.
2  Claudio Cinti, a partir de un encuentro azaroso, publica en la revista La Mariposa Mundial 21 un esclarecedor texto sobre la procedencia de este concepto.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

62
1

Comentarios

Otras Noticias