Etc.

La centenaria guerra del amor

Cuando el dilema del machismo y el feminismo se traslada a la intelectualidad y los libros.
sábado, 25 de junio de 2016 · 00:00
 
 
Acabo de leer un libro de 182 páginas que tiene varios aspectos a desarrollar si mi texto fuese escrito en sueco. 
El libro es un "ajuste de cuentas”, divorcio a posteriori, de la mujer intelectual casada con otro intelectual, ambos muy conocidos en el ámbito cultural y literario de Suecia.

Él, también ha escrito un libro, donde hay referencias, picantes, escritas con la maestría del exsecretario permanente de la Academia de Letras de Suecia, que daba conocer el nombre del Nobel cada segundo jueves de octubre.

Para el público lector de este suplemento es poco o nada atractivo enterarse de los entretelones de una relación que, guardando las distancias políticas, se parece a la que tuvieron en su tiempo Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir. 

La pareja sueca es liberal sobre todo él, ella con el matiz o la marca profunda del feminismo. Sus nombres: Él, Horace Engdahl, y ella, Ebba Witt-Brattström. ¿Por qué mi interés en escribir sobre este libro para un público boliviano? Porque tiene, para este caso específico, dos puntas que desarrollar, la forma y un feminismo excelso.
Ebba escribe una prosa poética de principio a fin. Y, le da a toda la obra el carácter no de diálogo sino de monólogos yuxtapuesto. 

Una traducción mía, muy libre:

"Él dijo: Si me dejas / te espera una larga vida / de odio”.

"Ella dijo: Alguno / de los dos / va a morir primero”.

Toda la estructura es semejante al drama teatral, pero sin referencias a tiempo ni espacio y mucho menos a detalles de vestimenta, rostros ni edad. Sin embargo, se lee no solo con entusiasmo y pasión sino con interés. Se trata de la guerra del amor, como el título sugiere: Centenaria guerra de amor.

El libro es difícil de catalogar: ¿Novela? ¿Testimonio? ¿Ensayo? ¿Ficción? ¿Realidad? Tal vez no hace falta etiquetar. Es un libro que cuenta el infierno de un matrimonio de dos intelectuales.

Ella, la autora, profesora de género de varias universidades europeas entre ellas la Humboldt de Alemania, le echa en cara a él, su machismo intelectual "más peligroso” que el del macho del vulgo.  

Él, es el típico intelectual que tiene respuesta filosófica, política, sociológica, literaria, poética, moral sobre todo y todos. Es un ser incapaz de decir: No sé.

A lo largo de las casi 200 páginas la autora intenta una igualdad intelectual sin dominancia. Es el feminismo excelso, es decir, si en Bolivia se lucha contra el patriarcalismo en Suecia, uno de los países más feministas del orbe, la lucha es en "lo intelectual”, según Ebba: "Una es la visión masculina de la cultura y de la historia y otra la femenina”.

Para la autora, el intelectual que incluso se autoproclama feminista, a la hora de conocimiento es un macho como cualquiera, que refriega la cara femenina no con el trapo de cocina sino con Aristóteles, Kierkegaard o Pascal. Sin escuchar a Fourier, Simone de Beauvoir o Hannah Arendt.

"Ella dijo: Los nazis te habrían amado. / Con gran autoridad intelectual habrías / sostenido que los judíos fueron cómplices. / Quizá culpables / de la guerra contra ellos. / El hombre superior / necesita del hombre inferior / Tú y los tuyos no reconocen la culpa / Y no asumen la más mínima responsabilidad”.


El libro tiene otra característica interesante y es la ausencia de capítulos. La prosa versificada, está separada por títulos que hacen referencia a otras obras, citas, versos y hasta canciones populares. Figuran la Danza de la muerte de August Strindberg, una cita de Heinrich von Kleist que en Penthesilea (1808) dice: "Besar, morder, es lo mismo. Quienes aman de verdad, confunden con facilidad los besos con los mordiscos”, figura Shakespeare y su inmortal Romeo y Julieta y una ópera de Verdi titulada Don Carlos.

Muchas de las obras citadas en la prosa versificada  han sido traducidas por Ebba y Horace cuando eran una pareja feliz. Jóvenes y enamorados que, para citar a Pascal, habían caído en la trampa de la razón de la sinrazón. 

Hoy, maduros y divorciados, en lugar de visitar a Sigmund Freud, han escrito cada uno su libro.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

62
1

Comentarios