MIRABILIARIO

domingo, 18 de septiembre de 2016 · 00:00
Ya es hora de que se sepa

Pido la palabra previa.
Quiero decir -¡y que de una vez se sepa! -
que yo soy Yo,
que soy el Centro,
y el Árbitro.

Que todos vosotros, todos,
-dándose bien las cosas- 
sois mis coterráneos: 
parientes, vecinos, acreedores míos, 
prójimos míos propiamente dicho;
que todos los demás, todos,
buenos y malos
-amarillos y negros, antípodas, gitanos-
son, todo lo más,
y ya es mucho,
mis contemporáneos.

Sabed que:
cuando os veo, de hecho
os suscito, os resucito;
y al pensaros
os doy una esperanza.

Pero si os he perdido de vista,
mientras os olvido u os ignoro,
dormís el sueño de los justos,
como suele decirse.
No pasáis de potencias
en la acepción más triste del vocablo.

Ya lo sé. Muchos esperáis
con impaciencia
el día de cantarme el responso.
No os embaléis, por favor.
En el mejor de los casos,
cuando yo muera,
todos, todos,
buenos o malos,
no seréis más que mis sobrevivientes.


Codicilo de poeta

Os lego, amigos, sencillamente,
los tres humildes quehaceres de siempre:
vivir (y comer) con decoro cada día;
si podéis, encauzar codicia y lujuria;
pensar (creer o dudar )
en la certeza y las hipótesis
de la muerte de la carne
y la vida nueva del alma.

No hay nada más que hacer; y ya basta.
El resto es literatura.

Pere Quart (1899-1986) Seudónimo de Joan Oliver. Poeta, dramaturgo, narrador y traductor, considerado uno de los poetas catalanes más importantes del siglo XX. Ganó el Premio de Honor de las Letras Catalanas y el premio Ciutat de Barcelona, entre otros. Estos poemas pertenecen a su libro Vacaciones pagadas (1959) y fueron traducidos al español por José Batlló.(Selección: Gabriel Chávez Casazola)

Otras Noticias