Staccato

El prodigioso arte de Arvo Pärt

Continúa la serie de perfiles críticos de músicos de diferentes épocas y estilos. Esta vez le toca al notable compositor estonio.
domingo, 1 de enero de 2017 · 00:00
Pablo Mendieta Paz  Músico

 

Creador de una música depurada, de inspiración profundamente religiosa, Arvo Pärt ha compuesto obras que se ejecutan en todo el mundo y que han sido grabadas en más de 80 discos compactos. Inspirado por el canto gregoriano y la antigua polifonía, el compositor ha desarrollado su propio estilo denominado tintinnabular.

Arvo Pärt nació el 11 de septiembre de 1935 en Paide, Estonia, ciudad situada aproximadamente a 90 kilómetros de Tallin, su permanente lugar de residencia. Divorciados sus padres, su madre lo llevó a Rakvere, al noreste de ese país. Entre los siete y ocho años siguió cursos de música en la escuela y más tarde aprendió las bases de piano y de teoría musical. Ya adolescente, se interesó especialmente por la música sinfónica, y aunque el piano era el instrumento de su predilección, practicó también el oboe en la orquesta de su escuela.

A los 17 años compuso Meloodia, pieza pianística para un concurso de jóvenes artistas. Exento entonces de raíces o influencias estonias, y más bien influido por el estilo de Rachmaninov, no obtuvo ningún premio. Más tarde, en 1954, ya en la escuela secundaria de música de Tallin, y bajo la tutela principal del profesor Harri Otsa, estudió teoría musical, composición, piano, literatura musical, análisis y música popular. Luego, con Veljo Tormis como profesor, asimiló toda idea musical novedosa, particularmente de Occidente; entre otras, el emergente dodecafonismo, toda una revelación para el artista.

En 1962 dio a conocer en la Unión Soviética una de sus composiciones escritas para coro de niños y orquesta, Nuestro jardín, con la cual obtuvo el primer premio de jóvenes compositores de la URSS. En 1963, una vez egresado del Conservatorio de Tallin, su carrera profesional como compositor ya gozaba del aplauso y consideración de los críticos y musicólogos, testigos directos de su inclinación para iniciarse en la composición de música serial, de la cual nacieron sus dos primeras sinfonías.  

En 1968, luego de la censura de su credo por el régimen comunista, Arvo Pärt renunció a la música serial para dedicarse durante diez años al estudio del canto gregoriano y la música de los compositores medievales franceses y flamencos, como Guillaume de Machaut, Ockeghem, Obrecht y Josquin des Prés, bajo cuya influencia escribió, en 1971, la Sinfonía Nº 3; luego Für Alina (1976), con las que rompió el estilo de sus primeras obras para calificar a las nuevas como las tintineantes (tintinnabular), cuya estructura le permitía trabajar con una o dos voces solamente, construidas a partir de un acorde perfecto y una tonalidad específica. Las tres notas del acorde perfecto sonaban como campanas, por lo mismo que su música fue bautizada con el denominativo de tintinabular. Las tres obras más importantes y reconocidas con este estilo son Fratres, Canto en memoria de Benjamin Britten y Tabula Rasa.

Luego de una travesía por Viena (donde obtuvo la nacionalidad austríaca) y por Berlín del Oeste, regresó a Tallin. En 1996, pese al inconveniente que surgió a raíz de que fuera alineado a compositores "minimalistas místicos” como Henryk Górecki y John Taverner, fue nombrado miembro de la Academia Americana de Artes y de Letras.

Creador de música depurada y de inspiración profundamente religiosa (fiel a su confesión cristiana ortodoxa), los cantos ortodoxos, así como los gregorianos, influyeron su estilo sobre la modulación lenta de los sonidos asociada a la música posmoderna. Arvo Pärt es, en consecuencia, un firme e inalterable creador del estilo tintinnabular del que no desiste bajo ningún concepto, ni siquiera para ilustración sonora de películas y espectáculos de danza.

La fina escritura minimalista de Pärt, da tal impresión de simplicidad que sorprende. El primer elemento de esta, según los profundos estudios de su obra, es la utilización de ritmos simples tales como "negro, blanco, negro, blanco” o "blanco, negro, blanco, negro”, es decir de una moderación y llaneza notables en el estilo (se podría decir elemental, aunque, implícitamente, sea de carácter profundo).

El segundo elemento es el famoso estilo tintinnabular que se inspira en el sonido de las campanas, es decir, que cualquier instrumento articula su juego entre tres notas principales: el acorde perfecto. Pärt, contrariamente a muchos compositores de las épocas barroca, clásica y romántica no emplea jamás ninguna forma de modulación o cambio de tonalidad.      
          
Es tan impresionante su minimalismo, que a pesar de haber jugado en términos de exploración con la polifonía más pura -la renacentista-, y con estilo gregoriano, no llama la atención que su música emplee solo lo estrictamente imprescindible.

Pärt, en el breve análisis que uno pueda aventurarse a hacer, obsequia auténtica magia en su música; la hace fluir con cualidades sensitivas de fácil comprensión, pero a partir de una profunda construcción, como si uno estuviera frente a un manantial de las aguas más puras y, al reparar en su exquisitez natural, no pueda sino valorar, en su inmensa magnitud, el tremendo misterio que encierra la naturaleza.

Lo que impresiona de Pärt es que al oírlo parecería que hay en su música acordes de usanza polifónica (uno los escucha y no los hay), pues economiza esa base de la armonía occidental y también ahorra elementos imprescindibles de la armonía tradicional, como las notas de paso o las apoyaturas (términos de armonía), pero insisto, ¡se los escucha!... En fin, música incomparable con ahorro de sonidos pero, en feliz paradoja, con una plétora inacabable de ellos.
Este prodigioso músico estonio toca el cielo con las manos (el oyente y el público hacen lo propio escuchándolo) guardando todos los sonidos posibles en un depósito herméticamente cerrado para que nadie pueda oírlos; pero, como un Houdini, de pronto los libera y el auditor logra "asirlos” sin que realmente estén ahí. Prueba de ello son, entre muchas otras composiciones, su Trivium, De Profundis, Nunc Dimittis, Spiegel im Spiegel (es frecuente oír fragmentos de esta obra en varias cintas cinematográficas), Psalom. Con Arvo Pärt, en fin, uno se transporta a abismos que ascienden.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

65
1

Otras Noticias