El Aparapita da un salto al audiovisual

Elías Blanco da un paso más en su proyecto enciclopédico -tiene más de 2.400 fichas biobibliográficas de personalidades de la literatura, las artes y la cultura bolivianas- y lanza en YouTube el “Canal del Aparapita” en el que desde hace ya algunos meses circulan cortos audiovisuales sobre personalidades, obras y símbolos culturales bolivianos.
domingo, 30 de abril de 2017 · 03:00

Martín Zelaya Sánchez

Víctor Hugo Viscarra como personaje y escritor desde la óptica de su amigo y editor Manuel Vargas. El famoso poema Claribel de Franz Tamayo, en la voz de Gian Franco Pagliaro.
 
Homenajes y perfiles de Alfredo La Placa, Edmundo Camargo, Blanca Wiethüchter, Sergio Suárez Figueroa o Lindaura Anzoátegui. Pero además, entrevistas, opiniones y reflexiones en torno a símbolos de la cultura boliviana, como la Alasita, el kusillo, o el pepino. Y, claro, música y poesía: interpretadas o leídas por sus creadores o, en el caso de artistas de otra época, por compositores y poetas contemporáneos. El repositorio de Elías Blanco Mamani, acaso uno de los más completos y actualizados en cuanto a la literatura, las artes y la cultura boliviana se refiere, da un importante paso para consolidar y mejorar su servicio: llega al formato audiovisual.

No es una novedad del todo, pues hace ya algunos meses Elías empezó a subir a la web los cortos que desde hace varios años produce -no falta casi a ninguna actividad ligada a las letras y las artes en La Paz, casi siempre, cámara en mano-, y muchos ya tienen 500, 1.000 y hasta 5.000 visualizaciones. El medio elegido es YouTube donde hace pocos días subió su video número 50, razón por la que decidió hacer el lanzamiento oficial del "Canal del Aparapita”. Quien quiera acceder a este archivo desde el conocido portal, debe buscar "Elías Blanco Mamani” o "Museo del Aparapita”.

"¿Quién es Ninoshka Méndez? -se oye entonar, y se reconoce claramente la voz de Elías- / Es mi amor -¿pero quién es…? / -¡Buscadla! / Indentificad su claro nombre…”.

Es el video dedicado a Julio de la Vega, en el que acompañan a la lectura de este poema -uno de los más conocidos del autor cruceño- la música de Vivaldi  y una serie de imágenes de pinturas de Herminio Pedraza, Martha Cajías, Alfredo Loayza y José Moreno. Blanco tiene un sustancioso archivo, sabe aprovecharlo y sabe, larga experiencia empírica de por medio, la importancia de la propiedad intelectual y el derecho de autor: cada corto finaliza con un repaso a los créditos en generador de caracteres. Claro está, que brinda gratis su cuantioso material, y claro está que el mínimo esfuerzo en retribución es  citar la fuente: Diccionario Cultural Boliviano, o Museo del Aparapita. 

"Hoy en día contamos con un archivo fotográfico de más de cien mil imágenes digitalizadas, una biblioteca especializada en cultura boliviana con 2.500 volúmenes, una hemeroteca, también especializada en publicaciones bolivianas y un archivo de recortes y catálogos”, comenta. Todo está concentrado en el Museo del Aparapita que abrió en abril de 2012 -¡acaba de cumplir cinco años!- en su propiedad en Villa San Antonio. "El 95 por ciento de este material -continúa- está vaciado en el Diccionario Cultural Boliviano, blog que comencé a alimentar en 2010, y que fue presentado oficialmente en 2012, en la inauguración del museo”.

¿Quién no acude una y otra vez a este portal? Pocos creadores bolivianos tienen su entrada en Wikipedia, así que generalmente cuando uno pone el nombre de un pintor, narrador, cantautor, cineasta, etc., el buscador de Google arroja en primera línea este sitio: elías-blanco.blogspot.com que la noche del martes, al cerrar esta nota, tenía 2.156.573 visitas. "Alberga hasta 2.400 reseñas biográficas, la mayoría con fotos y en los últimos meses el flujo diario de ingresos es de alrededor de 2.000”.

Con esta base de datos, Blanco empezó hace ya varios años a publicar libros especializados en biobibliografías de cultores de la literatura y las artes nacionales, organizados por regiones y disciplinas, luego, como acaba de contar, decidió compartir su patrimonio mediante el museo y ahora consolidar su salto a la web.

"El objetivo central es presentar a los protagonistas de nuestra literatura y arte a través del video que, creemos, es un formato adecuado para llegar a diferentes públicos. Está claro que Internet es la mejor herramienta para abrir toda esta información al mundo”.

- ¿Cuál es la característica básica de los videos, qué variedades de audiovisuales tienes en mente?

- Básicamente,  tienen que ser cortos sobre personajes, obras o hechos de las artes y la cultura bolivianas; lo demás, depende del tema: en el caso de los poetas, por ejemplo, se trata de que -si está vivo- el mismo autor lea sus poemas, y, luego enmarcar todo con información biobibliografía básica; con escritores clásicos y de otras épocas, como Raúl Botelho Gosálvez, por citar alguno, enriquecemos su biografía con entrevistas a estudiosos de su obra; con los músicos rescatamos sus temas o piezas más reconocidos, ya sea interpretados por ellos mismos o por otros. Creo que la estructura es dinámica, en el caso de Simeón Roncal, por ejemplo, recurrimos a una interpretación de la banda de los Colorados de Bolivia en la Plaza Murillo.

- ¿Cuáles son los más vistos hasta el momento?

- El más visto, y a la vez el más artesanal (editado en 2014), es la lectura del poema Claribel de Franz Tamayo a cargo del cantautor argentino Gian Franco Pagliaro. El corto está matizado con imágenes de pintores y dibujantes bolivianos. Otras producciones con notable éxito son la canción No le digas, de Jaime Saenz, interpretada por la Orquesta de Cuerdas del Conservatorio Nacional de Música y la breve narración que hace Edgar Ávila Echazú sobre la historia de Tarija.

"Detrás de los aprendidos gestos del tránsito peculiar, del perfil de tu melancolía, de tu augusta frondosidad, habita una ojiva innombrable…”. Elías lee  el poema Los graves epitafios de los muertos, en el corto dedicado al escritor Sergio Suárez Figueroa.

En el homenaje a la poeta y académica Blanca Wiethüchter, además de una completa reseña de su vida y obra y apreciaciones de escritores como Humberto Quino, Vicky Ayllón, Mónica Velásquez y Luis Antezana J., se aprecia una emotiva serie de fotografías -tomadas por Fernando Medinaceli- centradas en un juego de ajedrez entre Blanca y su esposo, el compositor Alberto Villalpando. 

El video, uno de los mejor estructurados, se inicia con la lectura de Blanca de uno de sus poemas; un llamado a la nostalgia para quienes recuerdan la inigualable entonación de la autora al leer su obra poética: "Si tú te mueres primero, amor / ¡ay!, si tú te mueres primero / si eso ocurriría / ya no habría árbol que tocara el cielo / ni puerta que mirara al campo / y la calle se truncaría / con el solo andar de mis pies…”.

René Antezana, Roberto Choque, Luis Ramiro Beltrán, Melchor María Mercado, Gilberto Rojas, José Eduardo Guerra y Eliodoro Aillón, por solo mencionar a unos pocos. Son 50, y están a solo un par de clics en la web, en el "Canal del Aparapita”.

 

Una gesta enciclopédica

"Todo nació por  mi gran admiración de la obra de Jaime Saenz”, cuenta Elías Blanco, cuando le pedimos rememorar el origen de este su proyecto de largo aliento que en 18 años de avance -"fue allá, por el año 1989”-, hoy se plasma en un portal, una colección de 17 publicaciones, un museo y, ahora, un canal de cortos en YouTube.

El embeleso por Saenz y su universo -su ficción, su La Paz reinventada, sus personajes (el aparapita, claro)- lo llevó a indagar cuanto pudiera y donde pudiera sobre el autor de Felipe Delgado. "Así comenzó la búsqueda -continúa su relato- y acumulación de información y datos que fue creciendo sin que casi me diera cuenta. El primer logro fue el libro Jaime Saenz, el ángel solitario y jubiloso de la noche, impreso en 1998; luego vinieron las biografías que fuimos agrupando por departamentos de Bolivia; después los diccionarios de poetas y novelistas y de extranjeros en la cultura boliviana. Pasados los años, hoy contamos con 17 libros publicados:

1.  Existencias insurrectas. La mujer en la cultura boliviana (con Pilar Contreras, 1997).
2. Jaime Saenz, el ángel solitario y jubiloso de la noche (1998).
3. Enciclopedia gesta de autores de la literatura boliviana (2004, 2005).
4. Orureños en la cultura boliviana (2006).
5. Chilenos en la cultura boliviana (2007, 2010).
6. 200 poetas paceños (2009).
7. Tarijeños en la cultura boliviana (2010).
8. Argentinos en la cultura boliviana (2010).
9. Alemanes en la cultura boliviana (2010, 2013).
10. Potosinos en la cultura boliviana (2010, 2012).
11. Diccionario de poetas bolivianos (2011).
12. Paceños en la cultura boliviana (2011, 2014).
13. Diccionario de novelistas bolivianos (2012).
14. Cruceños en la cultura boliviana (2012).
15. Cochabambinos en la cultura boliviana (2012).
16. Benianos en la cultura boliviana (2012).
17. El himno paceño en su sesquicentenario (2013).
 
 
 
 
 
 
 
 


 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

116
49