Libros

Una Mantis mirando el horizonte

El autor destaca el concepto y filosofía con que fue creado este sello editorial de Plural, a cargo de Rivero y Baudoin.
domingo, 11 de junio de 2017 · 00:00
 Aldo Medinaceli Escritor
 
Son varios los motivos para celebrar el nacimiento de una nueva criatura editorial, llamada Mantis. Sin ningún orden establecido y apelando al azar podríamos enumerar: el primero, porque se trata de una colección conformada íntegramente por mujeres, algo que se agradece, desde el lugar del lector, porque varias de las voces más virtuosas e influyentes de América Latina en la actualidad están en ellas. 

También es un motivo de celebración que este valioso proyecto vea la luz en Bolivia, sitio donde no faltarán escritoras para su catálogo ni lectores para sus páginas.  

Al igual que el insecto de fama decapitadora, la nueva colección lleva el nombre de -tal como dice su manifiesto-: "este bellísimo ser, el único del reino animal que tiene el oído en el corazón”. De esta manera inician MagelaBaudoin y Giovanna Rivero, creadoras y escritoras bolivianas, con una nueva y urgente línea editorial. 

Aunque por principio no se deba amurallar a la escritura según su procedencia corporal o regional, la realidad es que el instinto de equilibrio siempre tiende a impulsar las voces de los lugares más velados. De ahí que la decisión de publicar solamente a mujeres sea tan válida como la constante búsqueda de estabilizar la balanza.

Es difícil conocer a qué se refiere con exactitud una "literatura femenina”, más allá de las etiquetas o los estereotipos. Lo que sí se entiende es que cuando una Mantis -o cualquier ser viviente- siente que su vida corre peligro, no ahorrará esfuerzos para la sobrevivencia. 

Probablemente, en ese afán, alcanzará cimas estéticas que muchas veces coinciden con tiempos de extrema injusticia y violencia. En ese sentido, la literatura que formará parte de Mantis es una propuesta abierta con un matiz político que ya nos anuncia lo que podremos encontrar en su estantería.

También se puede celebrar, como otro inminente motivo, el potencial del catálogo de esta colección que ya inicia con dos voces enormes -No soñarás flores, de Fernanda Trías y Lo que no tiene nombre, de Piedad Bonnett-; así como imaginar que en el futuro próximo podríamos encontrar en esta misma colección obras tan indispensables como las de Marina Perezagua, Samantha Schweblin o Valeria Luiselli -por nombrar solo a algunas-, congregando así algunas de las mejores notas de la actual literatura en español en un solo lugar. 

A celebrar el nacimiento de esta bestia futurista que sincroniza las vibraciones sonoras de su alrededor con los latidos de su propio corazón, y que nace como una aventura de alto riesgo pero de gran beneficio para la Literatura, lo que siempre se agradece. Solo queda augurarle una larga vida a la Mantis y que las cabezas de los lectores sean las verdaderas devoradoras de sus próximos frutos.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

113
49