Poesía

T. S. Eliot completo, inédito y en español

Se publica por primera vez, toda la poesía del premio Nobel, con más de cien textos desconocidos, y las correcciones de Ezra Pound.
domingo, 29 de abril de 2018 · 00:00

Ricard Bellveser Escritor

Constituye, sin duda alguna, un gran acontecimiento cultural, la publicación del primer volumen traducido al español de las Poesías Completas de T. S. Eliot (1888-1965) (Poesías, 1909-1962.

Editorial Visor), del padre de la poesía moderna, del poeta más influyente y decisivo de nuestro entorno, tanto como lo fue Joyce en novela o Proust en memorabilia. 


Hace un par de años, en 2015, Christopher Ricks y Jim McCue publicaron en la editorial Faber (la misma en la que Eliot trabajó y llegó a dirigir) una edición decisiva de la obra de Eliot, que rompía el techo de los apenas doscientos poemas, a los que el autor había reducido su obra tras varias fases de selección, y presentaba al mundo anglosajón, un autor mucho más complejo, personal, contradictorio, elegante y rotundo del que hasta ese momento se apreciaba. 


No hay que olvidar que desde el principio de sus ediciones, Eliot fue un poeta admirado, sorprendente y, repito, influyente hasta el punto de que las distintas generaciones poéticas europeas y americanas han visto en él un modelo, desde la generación poética del 50 hasta la generación de Los Novísimos y las siguientes.


 Esta edición, la de Ricks y McCue es la que se acaba de traducirse y publicarse en español. Hasta ahora nos habíamos podido acercar a parte de esta obra gracias a las traducciones de Muñoz Rojas, o de Vicente Gaos, –que fue el primero, en 1951, en ofrecer una versión de los Cuatro Cuartetos–, las traducciones de Jaime Gil de Biedma, Claudio Rodríguez, José María Valverde o José Emilio Pacheco entre otros muchos poetas que se enfrentaron a la nada sencilla tareas de abordar una versión esta obra capital.


La actual traducción se debe al poeta cordobés José Luis Rey, que aprendió inglés de boca de su madre, y posee un dominio suficiente, tanto del idioma como de la técnica poética, como para ponerse a la altura de los que lo precedieron, y más, porque esta edición de la que hablamos, ya es la edición canónica más atractiva de cuantas existen, pues a su tino y buen hacer, resultado de varios años de trabajo, hay que añadir la incorporación de un centenar de textos nuevos, unos inéditos, otros desconocidos, hasta conformar un volumen de 1.145 imprescindibles páginas.


El volumen está ordenado cronológicamente, de modo que comienza por Prufrock y otras observaciones (1917) y sigue con Poemas (1920), La tierra baldía (1922), Los hombres huecos (1925), Miércoles de ceniza (1930), Poemas de Ariel (1931), Poemas menores, etc., en un delicioso conjunto, seguido de 433 páginas donde se reúnen comentarios y observaciones del poeta sobre su obra, sacados de aquí y de allá como  fragmentos de entrevistas, declaraciones, conferencias, comentarios a otros libros, autoobservaciones, prólogos y materiales dispersos, materiales que iluminan algunas zonas en sombra de estos versos, muchos de los cuales precisan una lectura muy sosegada, paciente y atenta, pero que tras la visita a estas páginas, se aclaran y robustecen.


Es claro que La tierra baldía y Cuatro Cuartetos constituyen dos libros claves para comprender el camino que la poesía occidental ha tomado en los últimos años, pero no debemos perder de vista la delicia que son los poemas menores, como Dedicatoria a mi mujer o diversos poemas sueltos, alguno más que sorprendente, tanto por el tema como por el tratamiento.


Su relación con Ezra Pound fue sumamente estrecha, de modo que como es sabido el poeta de la lost generation corrigió varios de los poemas de Eliot, en el transcurso de una intensa amistad rebozada de mutua admiración. 


En este volumen de la Poesía Completa, se incluyen también las correcciones que Pound hizo a Tierra baldía, con el valor añadido de que aparece el poema original de Eliot y el mismo poema corregido por Pound, lo que le confiere un valor de un extraordinario interés.


Thomas Stearns Eliot, conocido como T. S. Eliot, nació en Missouri, Estados Unidos, en el seno de una familia acomodada gracias a la cual pudo estudiar en Harvard (1906), donde recibió las influencias antirrománticas tan de moda entonces, lo que le hizo unirse a los grupos que reclamaban el regreso a la poesía isabelina, la recuperación por relectura del Renacimiento italiano y la filosofía mística india. 


Marchó a París y a Londres, ciudad que adoptó para vivir hasta el punto de que se nacionalizó británico en 1927, trabajó y publicó el grueso de su obra, que mereció el Premio Nobel de Literatura en 1948. Si hablamos de que es uno de los poetas contemporáneos más incluyentes, no lo es menos como crítico, por su agudeza, finura y acierto.
 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Otras Noticias