Apuntes para un diccionario boliviano

domingo, 01 de julio de 2018 · 00:00

por Álex Aillón Valverde

AMOR DEL BUENO 


Cuando me clavaste el primer cuchillo en la espalda, no me sorprendí, ni escandalicé, como sí lo hacen otros. Todo lo contrario. Di media vuelta y mientras te miraba cómo sonreías —despiadada vampirilla perversa— me dijiste: “Y qué esperabas. Ahora anda, escribe poesía ¡escribe tu maldita poesía!”. Y aquí estoy. Agradecido. Profundamente agradecido.

Otras Noticias