Novela

Sobre Hayley de Adrián Nieve

Mentira, depresión y muerte son algunos temas inmersos en la segunda novela del escritor paceño. La obra se presenta este miércoles 8 de agosto en la FIL.
domingo, 05 de agosto de 2018 · 00:00

Diego Mattos Vazualdo Escritor

Hayley de Adrián Nieve es una novela que se organiza a través de la urgencia de la narradora de ser recordada: “no quiero que se me olvide jamás” se instituye en uno de los momentos tempranos del texto.

Esta urgencia de ser memoria es la que dota a la novela de su estructura más básica: cinco partes, cinco videos que se dejan para la posteridad, para ser decodificados en el futuro de la narradora en que ya no estará. Ahora, ¿para quiénes son los videos? En principio para Alejandro Callejón, el novio o exnovio de Hayley, la narradora.

Pero, por supuesto, también son para el lector. En todo caso, sea para quien fuere, el objetivo es el mismo: conocer a Hayley, para eso está escrito el texto, para que se la conozca.

En sí, en esta intención está inscrita una de las interrogantes más incisivas que lanza el texto: ¿cuánto conocemos a las personas en realidad? La manera en que la narradora encuentra de explicarse a sí misma es la que organiza la novela, lo hace a través de hechos marcados por un número, “hechos crípticos”, hechos que dan miedo, hechos que aterran, hechos de sí misma, hechos que guían al lector a través de un monólogo, que no tiene otro objetivo más que durar lo más posible, porque en el “luego” solo estará presente el silencio.

Una mirada más cercana a tres de estos “hechos” numerados o creepy facts, como denomina el texto, nos permitirá observar algunas de las características más importantes de la experiencia Hayley. Veamos:

Miento: Es la primera declaración, a manera de autoconfesión, de la narradora. Y trae en sí a la “mentira” como figura fundamental de la relación que Hayley establece con el mundo, y de la manera en que los distintos personajes de su vida, la mayoría de ellos superficiales y banales, se relacionan con ella.

En varios momentos de la novela se hace énfasis en la distinción que existe entre “la verdadera yo y la yo de tu mente.” De cierta manera, la mentira viene a ser como una suerte de principio del texto que relativiza todo lo que se dice, todo lo que la narradora dice de sí misma, existe una permanente duda de cada afirmación que se hace.

Es por eso que la “mentira” lleva en sí también el “juego”, juego de la adolescente que miente para lidiar con lo que le toca encarar, juego de todos los días, juego de supervivencia. La “mentira” de cierta manera es un instrumento de la narradora, instrumento que utiliza para dejar en claro que no es posible conocer a Hayley en su totalidad, que no es posible entender la experiencia del otro, lo único que es posible es escuchar, leer, ver la mentira.

Siempre estoy triste: Es uno de los hechos crípticos que se repite de diferente forma en otros hechos y momentos: Me odio a mí misma: Estoy feliz. Todos apuntan, todos tienen que ver con la razón ¿real? de la decisión final de Hayley de concluir con todo: la depresión. Existe un deseo declarado permanente de “querer ser sombra”.

La mentira, por supuesto, es la que ayuda a la narradora a enfrentar su depresión interior y permanente con lo social externo obligado del día a día.

El silencio me incomoda: Silencio, por supuesto, relacionado con la muerte circundante e inminente. Es por esta razón que Hayley habla y habla, cuenta y cuenta, miente y miente, para que no haya silencio, para que siempre quede la palabra presente, palabra salvadora que la ancla al presente, presente futuro a través del video, sonido evitando el silencio de lo final sabido, pero también temido.

El silencio para Hayley es el final de la grabación. Para Alejandro el horror de conocer no solo a Hayley, sino el hecho que ha ocurrido, la ausencia inevitable, porque si bien para Hayley la palabra es presente y futuro, para Alejandro es presente y pasado. ¿Qué es el silencio para el lector? Entre todas las cosas y posibilidades, es lo que le permite acceder a la experiencia.

Hayley es ante todo un monólogo que Alejandro junto al lector decodifica video a video, de un hecho críptico a otro.

Es una experiencia de lectura que se esfuerza por existir, por durar, por pasar de una página a otra página, de un párrafo a otro, de una oración a otra. Es un espejo de la experiencia de Hayley de poder pasar de un día a otro, de poder verlo. Hayley, texto, es también Hayley personaje, y es también la experiencia del lector. Y es exactamente como dice la narradora: “… una partida de Yenga, tarde o temprano todo caerá pero el objetivo es retrasar el momento, ¿no es cierto?”

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

2
1