Indigenismo

Los problemas existenciales de Reinaga y Marof

La autora ofrece una reflexión crítica en torno a los elementos que inspiraron el indianismo y a su autor principal, Fausto Reinaga.
domingo, 23 de septiembre de 2018 · 01:04

Erika J. Rivera Abogada

La última investigación sobre el indianista Fausto Reinaga en homenaje a los 112 años de su nacimiento fue realizada por Grover López Medrano, publicada en 2018, titulada: Correspondencia Fausto Reinaga–Tristán Marof (1957-1974).

En un mundo complejo y cada vez más insolidario, los pensadores Tristán Marof (Gustavo Navarro) y Fausto Reinaga tejieron hondos sentimientos de empatía y solidaridad entre ellos al encontrarse existencialmente en situaciones de inestabilidad sociopolítica y económica.

Al ser individuos críticos se convirtieron en pensadores periféricos y contrarios al oficialismo dominante de esa época. Se evidencia que ambos escritores no tenían réditos económicos ni reconocimiento intelectual a diferencia de los intelectuales oficialistas que resultaban premiados y que casi siempre eran los que justificaban el poder.

En ese desierto de indiferencia tuvieron que vivir casi miserablemente, a menudo a la deriva por no saber qué podían esperar del mañana. Se puede percibir en su existencia la preocupación por la falta de dinero y a pesar de ello se evidencia la lucha por la publicación de sus libros.

Sobre todo es notorio el vigor y esfuerzo económico que Reinaga realizaba por materializar sus proyectos intelectuales, al extremo de que estuvo a punto de suicidarse por la hipoteca de su casa, como le manifestó en una misiva a su gran amigo el viejo soldado (Marof). Esta es aún la situación boliviana, por lo menos el de las mayorías, sin garantías de una supervivencia digna.

A pesar de todo Reinaga tuvo la fuerza de construir un baño y un pasillo que unió su habitación con la biblioteca que ofreció amablemente a Marof. Por lo menos ya no terminarían en la calle sin un techo. Recordemos que en esas décadas ambos eran mayores de cincuenta años. Pese a sus problemas de existencia compartieron una linda amistad y agradables momentos, buenos banquetes y bebidas que acompañaban las típicas tertulias de estos ciudadanos, inconformes, lúcidos y cultos. Es grato leer el intercambio de conocimientos, libros y autores a través de sus cartas. Nos transportan a un mundo donde trataron de comprender la realidad que los rodeaba y soñaron con nuevos proyectos de vida para todos los bolivianos.

Podemos advertir diálogos apasionantes, como por ejemplo, cuando Marof celebró que Reinaga tuviera formación filosófica y que conociera a los filósofos griegos. Por ello le manifestó que a él poco le importó la filosofía hasta que cobró conciencia de que la “falta de madurez de los países suramericanos está en su falta de una filosofía. No saben qué son ni dónde van ni se inquietan por nada”.

Por su parte, Reinaga despliega la conciencia de sí como escritor. Le escribió a Marof para contarle que su entrevista con Víctor Paz Estenssoro fue un saludo glacial porque eran espíritus distintos: “Soy un indio, hecho un solo bloque de roca. Amo mi libertad y mi independencia por sobre todas las cosas. No quiero ser vendido en mi vida por mi estómago ni mi bragueta… Le miré con una mirada de águila. Él era presidente; pero yo era escritor. Cualquiera es presidente; pero no cualquiera es escritor”.

Un dato muy importante de la correspondencia se encuentra cuando Reinaga le manifiesta a Tristán Marof el interés de comunicarse con el “escritor camba”, refiriéndose a Daniel Pérez Velasco (carta del 25 de enero de 1962). Es notorio el impacto que le causó este escritor y me animo a afirmar, a riesgo de equivocarme, que el precursor de las ideas indianistas en Fausto Reinaga es Daniel Pérez Velasco. La influencia es teórica porque Daniel le proporcionó argumentos históricos, sociológicos, antropológicos y filosóficos para desarmar a los “escritores cholos” como Fernando Diez de Medina (Pachacuti), Augusto Céspedes, Augusto Guzmán, etc. y a la literatura de la “cholada republicana”. No nos olvidemos que el régimen del Movimiento Nacionalista Revolucionario fue muy largo (1952-1964) y tuvo todo un aparato propagandístico e intelectual para justificar y expandir su poder.

Por todo lo expuesto Reinaga no toleraba a ese entorno y su principal fijación fue contra Diez de Medina. Una parte de su construcción teórica fue para contraponerse intelectualmente a este sujeto. Se dedicó a estudiar historia para mostrar las falacias de Diez de Medina.

Es en este contexto donde se dio el descubrimiento de Pérez Velasco por Reinaga, que yo considero que fue fundamental, porque Fausto se identificó con su obra y especialmente absorbió su filosofía de la historia porque el fin teleológico de Pérez Velasco (en su obra La mentalidad chola en Bolivia) es la emancipación del indio boliviano. Pérez Velasco publicó muchas obras y perteneció al grupo de intelectuales de Arturo Posnansky. El libro mencionado fue prologado por el gran intelectual argentino Ernesto Quesada.

Sus obras abarcaron desde Las escuelas racionalistas en Chile hasta el misticismo religioso en Las parras de humo: capítulo de admonición, de amor y de esperanza. El escrito La mentalidad chola en Bolivia. Al través de un siglo de vida democrática (La Paz: López, 1928) que fue releído varias veces por Reinaga, se basa en la “eugenesia mendelista”. Pérez Velasco considera que el cholo (mestizo) representa el parasitismo democrático, contraponiéndolo a la creación de verdaderas industrias en manos indígenas y al sentimiento patriótico, colocando como fin histórico-teleológico al indio en calidad de sujeto político de la verdadera democracia y culpando del atraso del país al cholo, que no tiene ni la hidalguía del español ni el espíritu práctico del indio.

La nueva democracia es la depuración de esta maleza que desemboca en el indio como redención. Daniel Pérez Velasco escribió con estilo cruel y formuló las siguientes preguntas: ¿Somos una nacionalidad al fin? ¿A dónde vamos? ¿A qué se debe nuestro atraso, tan conocido por los extraños y tan tergiversado por los periodistas-prostitutas de Bolivia? Reinaga puso un epígrafe de este escritor en su obra El indio y el cholaje boliviano. Proceso a Fernando Diez de Medina (1964).

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

21
5