Escénicas

Un buen morir o el ave fénix de Teatro de Los Andes

La obra representa la muerte decadente y atrevida, pero sobre todo representa al amor en todas sus estancias, así define Lupe Cajías a la más reciente puesta del elenco de Yotala.
domingo, 09 de septiembre de 2018 · 00:08

Lupe Cajías Periodista

Salía la luna redonda al este de la capilla y se hundían en el horizonte las constelaciones de Leo y de Virgo, mientras llegaban al amplio patio de la vieja casona de Yotala decenas de rostros de artistas y amigos que alguna vez acompañaron al Teatro de los Andes.

“Es fantástico, sigue la magia, no sé cómo lo logran”, comentó el actor y gestor cultural Marcelo Alcón, desembarcado de Santa Cruz de la Sierra junto al escultor Juan Bustillos, al arquitecto César Morón y a Piotr Nawrot, entre otros que desde los llanos dijeron: “¡presente!”

Ya en la noche anterior se alojaban en la antigua hacienda Lourdes, al ingreso del pueblo, la consagrada artista y maestra Marta Monzón, el actor Sergio Alabi, Mabel Franco, crítica de artes escénicas y actual directora del Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez de La Paz.

Conversaban la plana mayor de “Correo del Sur” y de Radio La Plata con la familia Campos, semillero de artistas, además de amigos de Cochabamba y algunos extranjeros.

Estaban los vecinos del pueblo, la antigua cocinera, el hortelano y sus parientes, las guaguas ya adolescentes. Exquisitos anfitriones Luchas Achiro, Gonzalo Callejas y Alice Guimarães y sus familiares que dieron tiempo a todos, la bienvenida cálida, el cafecito, un pan con palta, las frutas de temporada y al cierre la estupenda cena con lechoncito al horno como gustaba a Gianpaolo Nalli.

El motivo de la cita era para homenajearlo, para que todos recuerden sus 25 años como responsable de la administración del teatro. Como escribimos en 1995, él fue el Sancho escondido que permitió que los demás salgan a escena a recibir los aplausos.

Era mucha su ausencia y muchos lo recordaron en diferentes momentos, en diferentes espacios, como el gestor, el amigo, el comelón, el cómplice, el siempre presente, casi un padre, casi un abuelo. Lo recordaron cantando tonadas del norte potosino, a la Chavela Vargas, los bailecitos yotaleños.

Eran muchos los ausentes, se los sentía en las charlas, en las añoranzas y al ver en el horizonte las nuevas casas, los recientes inquilinos, las ventanas cerradas.

Muchos otoños

La mayoría de las personas e instituciones cumplen años, los adultos mayores cumplen inviernos; pasar un invierno es tener una oportunidad más sobre la tierra.

El Teatro Los Andes cumple otoños. Cada otoño parece llevarse hojas y ramas desde su fundación en agosto de 1991, el mes de los vientos. Primero la muchacha, la mitad de los dos que reunieron ahorros para venir a crear un elenco en una comunidad andina, lejos de la Europa envejecida. Después el español que sólo apareció en Colón; más tarde el italiano que hacía de cura y cantaba hermoso; las chicas bolivianas que dieron vida a las reinas de belleza; los muchos collas y argentinos que asistieron a los talleres.

Se fue la rama más hermosa, nacida en Ferrara, la de voz dulce y temperamento troyano y con ella parecieron quebrarse todos los nidos colgados en las nervaduras ya heridas.

Se fue el director y pareció un huracán, volaban hojas y hojitas, los verdes serenos de las huertas consumidos por el vendaval, agotados. Sin embargo, como podría recordar César Vallejo, ay el árbol siguió de pie y siguió floreciendo, cada primavera, cada verano con nuevas flores y nuevos frutos.

Hace poco pareció que las raíces se levantaban arrancadas por la guadaña que no respeta tiempos ni esfuerzos. Murió la sabia que las nutría, la sombra y el descanso, la pascana de las turbulencias más violentas.

Alguien despistado podría creer en la caída final del cedro bajo el hacha mortal de los hombres o bajo la motosierra de los bancos. Y ahí está que el capullo portuespañol la serena Alice/Palas Atenea, es más resistente que las especies nativas y mantiene el frente interno. Ahí está el músico que canta y toca su amado charanguito y sigue caminante, desde El Alto a Varsovia, ida y vuelta.

Ahí está el músico que canta y toca su amado charanguito y sigue caminante, desde El Alto a Varsovia, ida y vuelta.

Sobre todo, ahí está la profunda raíz que dio y da sentido al Teatro Los Andes, aquel minotauro que, de guitarrero y bailarín, de escenógrafo y carpintero, de actor y comediante se ha convertido en una bestia.

Porque sólo una bestia como Gonzalo Callejas puede simplificar y significar el acta de nacimiento del elenco de Yotala y ser a la vez el presente y el futuro. Es la raíz profunda porque no se representa a sí mismo sino a una historia, de acá y más allá de los mares, la que unió la frescura de la campiña pueblerina con las sofisticadas técnicas de la escena nórdica y centroeuropea.

La obra

Un buen morir representa todo ello y todas las historias de todos nosotros. Representa la muerte decadente y atrevida, pero sobre todo representa al amor en todas sus estancias. Conmueve porque no dice nada de Gianpaolo Nalli, a quien está dedicada, pero a la vez dice todo en un pentagrama tan hundido que la conmoción en la sala no podía ser otra que espectadores con la respiración contenida y los llantos brotados.

Cada abrazo de los amantes es el abrazo de la humanidad, filial, hermanado, amoroso, cansado.

Quizá los textos, a pesar de las voces colectivas y de los matices poéticos, sean los menos pulcros en el transcurrir de la hora que dura el espectáculo; hasta innecesariamente confusos, en un escenario prolijo y con dos actores que han encontrado su perfecta madurez, la más duradera. El desorden del tiempo cronológico es la columna vertebral narrativa.

La gran diferencia del teatro boliviano es el manejo impecable de los silencios. Comentaba un afamado actor local que después de asistir a la función sintió que no era ya posible llegar al nivel del Teatro de los Andes. Esos actores están fuera del alcance de la escena boliviana. Verla para sentirla, para llorarla.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

8
2