Còmic

Andy Warhol: línea, trama y Typex

El autor neerlandés de cómic Typex recorre la vida y la obra del mayor icono del arte pop en una monumental biografía gráfica
domingo, 06 de enero de 2019 · 00:00

Fernando Diaz Quijano  El Cultural

Con un peso considerable, el corte de las páginas plateado y una colorida portada con reclamos al más puro estilo de un anuncio de detergente se presenta Andy. Una fábula real, la monumental biografía de Andy Warhol en formato cómic que ha realizado el artista neerlandés Typex (Ámsterdam, 1962).

Son más de 500 páginas que recorren exhaustivamente la vida de uno de los mayores iconos del arte del siglo XX, que cambió lo que hoy entendemos por fama, arte y cultura popular. El autor, que en 2015 publicó un proyecto parecido dedicado a Rembrandt por encargo del Rijksmuseum, ha pasado cinco años documentándose (lo que incluye viajes a los lugares donde vivió Warhol y entrevistas con personas que lo conocieron), escribiendo el guion y dibujando este exhaustivo repaso a la vida íntima y pública de Warhol, a su universo creativo y, por extensión, a la cultura popular estadounidense de los años 40 a 80, con secundarios como Lou Reed, Madonna, Michael Jackson, Keith Haring o Basquiat, y, por supuesto, toda la troupe de inadaptados que formó parte de su Factory.

 

Ha pasado cinco años trabajando en este proyecto. ¿Cuánto de ese tiempo dedicó a investigar y recopilar información y cuánto al guión y el dibujo?

 Los primeros tres años estudié decenas de libros y películas sobre Andy o realizadas por él. Vi muchas exposiciones y hablé con mucha gente en un viaje a Pittsburgh y otro a Nueva York. Mucho del trabajo se fue en escribir y construir mi historia antes de hacer una versión abocetada del libro entero.  Los dos últimos años los dediqué a hacer la versión definitiva, llegando a dedicarle jornadas de 12, 14 o incluso 16 horas al día. 

 ¿Qué fuentes de información le han sido más valiosas?

Leer los diarios de Andy Warhol y visitar muchos de los lugares donde vivió y creció. Hablar con gente de allí cambió mi perspectiva. Creo que la mayoría de los libros y documentales sobre Warhol son muy subjetivos. Ahora yo he hecho el libro más subjetivo de todos los que hay sobre él, pero intento ofrecer al lector tantas caras de su personalidad y de su arte que tenga la oportunidad de formarse su propia perspectiva.

En lugar de mostrar un estilo propio, prefiere aplicar un estilo diferente en cada capítulo del libro, mezclando diferentes estilos como los dibujos animados clásicos, los cómics románticos o la ilustración psicodélica, siguiendo la evolución de la cultura pop del siglo XX. ¿A qué se debe esta elección? ¿Hizo el trabajo mucho más complicado?

R. Al contrario, hizo mucho más fácil para mí y para el lector vivir el momento en el que se desarrolla cada parte de la historia. Pero también hizo el proyecto más divertido y desafiante. Estaba deseando que llegara un nuevo cambio de estilo porque es algo que me encanta.

 Warhol se mostró a los medios como alguien tímido, superficial, ignorante… ¿Cómo se pudo convertir en una superestrella? ¿Era falsa la imagen que proyectaba?

Andy reemplazó la imagen de la superestrella perfecta con lo contrario. Siempre enfatizó sus defectos: cuando empezó a perder pelo se puso una peluca absurdamente obvia, hizo un esfuerzo extra para sonar lo más imbécil que podía en las entrevistas. Cuando se hizo más mayor empezó a llevar pelucas blancas y se pintaba las cejas de gris. Hizo a las superestrellas más cercanas a la vida y más enigmáticas que nunca.

 La sexualidad de Warhol está muy presente en esta biografía. No escondió su homosexualidad en una época en la que no era fácil ser abiertamente gay, pero en una escena del cómic confiesa que no está interesado en el sexo. ¿Cree que le hacía infeliz no ser capaz de tener una vida amorosa y sexual plena?

 Siempre me ha sorprendido que Andy no sea uno de los grandes iconos gays. Creo que es porque nunca habló de ello, pero al mismo tiempo toda su obra está impregnada de ello. Creo que Andy sufría una incapacidad para quererse a sí mismo. Siempre desconfió de la gente que estaba colada por él y siempre fue a por lo inalcanzable. Algunos de mis amigos homosexuales dicen que eso es todavía algo común en la vida gay.

Warhol tuvo una corte de inadaptados a los que explotaba y al mismo tiempo mantenía. ¿Era un vampiro o lo eran ellos?

La fascinación y la dependencia era mutua. Aunque muchas superestrellas tenían después la sensación de haber sido explotadas, parece que se olvidaban de que fue Andy quien los hizo brillar y también los alimentó y cuidó de ellos. Por otra parte, en el caso de las películas, estas solo costaban dinero a Andy. En cuanto a los derechos de autor, a pesar de que Andy no estuvo presente todo el tiempo, nadie de su séquito hizo algo de una calidad similar sin él. Por supuesto no era una relación en igualdad de condiciones y la mayoría de ellos se quedaron con las manos y los corazones llenos de nada, pero, como todo en el mundo de Warhol, las cosas no son así de simples.
 

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.