Etcétera

Proyecciones literarias para 2019

A nivel internacional este año traerá reediciones, mucha literatura infantil y la consolidación de los booktubers, esa es la proyección de Carlos Decker-Molina.
domingo, 06 de enero de 2019 · 00:02

Carlos Decker- Molina Periodista

Un libro es un objeto que se lee. Pero es inexacto, también un periódico se lee, y aun así no es un libro, como tampoco lo son una carta o la pantalla de mi ordenador, sostiene Jean-Claude Carrière en su diálogo con Umberto Eco en Nadie acabará con los Libros, puedo asegurar que nadie podrá terminar con los libros; es más, el desafío del 2019 es la búsqueda de más lectores con la ayuda de la ciencia.

Se ha investigado el cerebro del lector con la ayuda de la neurociencia y la lingüística computacional. Un especialista dice “todo lo relacionado con el cerebro impacta de una forma u otra al mercado editorial, a la forma en la que consumimos libros: desde la parte más sensorial hasta la atención, las emociones que provocan los textos y cómo esos contenidos se quedan en nuestra memoria. Todos esos procesos, a priori tan simples, se relacionan con cientos de variables dentro de nuestra cabeza, ese inmenso mar de neuronas interconectadas”.

Hoy existe ya el editar a “pedido”. Las búsquedas online descubren a los lectores de viejas novelas por el afán de leer textos especializados o novelas de escritores que tuvieron su época y que están perdidos en el mar de nuevas creaciones. Esas indagaciones online hacen suponer que 2019 será el año de las reediciones de la autora de: Y fue tan cuerpo que fue puro espíritu.

Es una escritora que volverá a ser leída, sobre todo por lectores calificados que buscan en esa literatura, fuentes de conocimiento estructural y conceptual, valores idiomáticos o simplemente curiosidad profesional. La autora de la frase transcrita es Clarice Lispector, tiene frases contundentes, para muchos indescifrables, pero con una fuerza poética que la encumbró como una de las mejores novelistas y poetas del mundo, esta traducida a varios idiomas. 

Clarice nació en 1920 en Ucrania como Chaya PinkhasovnaLispector, murió en 1977 en Brasil país en el que vivió desde los dos años. No es fácil leer los libros de Lispector porque tienen una gran carga psicológica típica del que siempre está en duda; ella dominaba el portugués, pero tenía algo en su yo profundo que se expresaba mejor en el lenguaje figurado o en la poesía. “Hay muchas cosas por decir que no sé cómo decir. Faltan palabras. Pero me niego a inventar otras nuevas: las que existen deben decir lo que se consigue decir y lo que está prohibido”.

Las reediciones del 2019 están elegidas por los lectores que dejaron sus huellas de búsqueda cibernética, pero también tendremos reediciones mejoradas de algunos clásicos. Ya apareció la nueva edición de La Divina Comedia, ilustrada por Miguel Barceló, un esfuerzo de Galaxia Gutenberg. Como un homenaje al original, titula: Comedia.

 Fue Boccaccio quien en 1555 le aumentó el adjetivo Divina y fue un éxito de marketing en la toscana de aquel entonces.  

Los poetas, por lo menos en Suecia, han florecido en los suburbios. Hay un certamen de poesía de suburbio que es la base del rap sueco, pero, también puede ser leída como poesía pura y llanamente; son textos con carga social, color de piel y clase, hacen recuerdo aquella otra poesía que se desvaneció como consigna en el griterío de las multitudes. Pero, el retorno de la poesía no es sólo un fenómeno en Suecia, lo es también en España. 

Ese regreso de la reflexión con poemas hechos gritos (por la crisis) están en una antología en la que participan medio centenar de poetas, seiscientos creadores hispanohablantes y magrebíes, marcan el retorno de la humanización de la creación artística. Son poemas que retornan no sólo de boca en boca sino a través de cantantes. El regreso de la poesía hace recuerdo una reflexión que hiciera hace 60 años Gabriel Celaya en su trabajo La poesía es un arma cargada de futuro. Uno de sus versos dice:

 

“Tal es mi poesía: poesía-herramienta

A la vez que latido de lo unánime y ciego.

Tal es, arma cargada de futuro expansivo

Con que de apunto al pecho”  

 

Lamentablemente se ha confirmado que las publicaciones sobre filosofía y en menor grado las de la sociología han disminuido sustancialmente. Muy pocos jóvenes se inscriben en las facultades o escuelas superiores de filosofía, es el resultado de haber dejado esa materia de estudios en las últimas líneas del pensum de colegios secundarios. Será que estas épocas están marcadas por la rapidez en las comunicaciones, el estrés financiero y económico y la soluciones mercadistas. La filosofía necesita lagunas de tiempo, espacios de sosiego para contemplar y reflexionar, no permitidos en la sociedad del cansancio y la transparencia.

2019 será el año con muchos libros para niños. El pasado fue el año de prueba para lanzar libros para niños que también educa a los padres. Dos ucranianos Romana Romanyshyn y Andriy Lesiv –Fuerte, suave, murmurado– es no solo una joya visual sino informativa tanto para el niño que escucha la lectura del padre o de la madre que, de paso, también se informan. Por ejemplo, en mi caso, como abuelo, no sabía que los grillos tienen los oídos en las rodillas y que el llanto de un niño puede llegar hasta los 80 decibelios. Hoy son dos los que estamos enterados y, esa información de multiplica. 

Las princesas y los reyes, las madrastras malvadas y los espejos mágicos están fuera de circulación, pocos niños modernos confían en esos argumentos o creen en los misterios de la Bella Durmiente. El niño moderno tiene el mundo en sus manos con solo pulsar el celular o la computadora de la escuela.

El fenómeno de los booktubers se multiplica, tan es así que las editoriales se han acercado a ellos porque son vasos comunicantes con los lectores, sobre todo jóvenes. Falta evidencia del impacto que tienen en el esfuerzo de fomentar la lectura. Personalmente he escuchado a algunos, me parece que son inferiores a los reseñadores profesionales que escriben en diarios o en blogs especializados. Los booktubers carecen de análisis y se limitan a la descripción de su experiencia de lectura. 

Hay escritores que recomiendan a sus editores no enviar ejemplares de reseña a los booktubers porque no confían en su capacidad crítica, sin embargo, cada vez son más, algunos se especializan en determinados géneros, los mejores están entre los que comentan novelas policiales.

Y… ¿Qué leen los que no leen? la pregunta, es el título de un libro de Argüelles que intenta desmitificar la obligatoriedad de leer, me apodero de ella para decir que los que no leen libros suelen leer revistas. En ese campo hay varias buenas, sobre todo aquellas que acompañan a los diarios grandes, los fines de semana. Recuerdo a alguien que me dijo: “Hay gente que tiene cultura revisteril”

Un hecho que se acentuará en 2019 es el de las ediciones compartidas. Las editoriales pequeñas y medianas entran en acuerdos con los escritores (sobre todo poco conocidos) para que compartan gastos, el escritor paga y la editorial se compromete a poner en circulación ediciones digitales y de papel, además de asegurar campañas, circulación, presentaciones y un largo etc., que “garantizan un espacio de venta global”. Son como peldaños para pasar luego a los grupos de escritores reconocidos. La Penguin Random House tiene una sección que ofrece varios paquetes.

Finalmente, y a pesar de la arremetida feminista contra la Academia Sueca de la Lengua, anunciaron oficialmente que el Nobel de 2019 tendrá dos premiados, el que corresponde a 2018 y el del año que comienza.

En octubre, cuando se da a conocer, nos encontraremos con dos autores. ¿Quiénes serán? Ojalá que alguno de ellos sea un cultor de la lengua de Cervantes. A propósito, los libros que seguirán dejando huella en 2019 son, entre otros, el éxito español Ordesa de Manuel Vilas y la tierna novela La Retornada de la italiana Donatella Di Pietrantonio, prometo reseñas de ambas. ¡Feliz Año!

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

3
1