Filosofía

Una excelente edición de los ensayos de Arendt

La escritora Hannah Arendt, de origen judío, huida de la Alemania nazi y establecida en Estados Unidos, es la analista política más lúcida del siglo XX.
domingo, 15 de diciembre de 2019 · 00:00

Ricardo Bellveser  Escritor

Los Ensayos de comprensión de Hannah Arendt (Hannover 1906-Nueva York, 1975) se han visto completados y traducidos al español, con una selección que llega hasta el año de su muerte. Hasta ahora conocíamos la realizada de sus trabajos publicados entre 1930 y 1954, editados por Caparrós en 2005. Ahora tenemos acceso a los aparecidos en la horquilla de años que van de 1953 a 1975, la segunda parte, digámoslo así, de su vida, con lo que se completa la visión global de sus teorizaciones.

La novedad, pues, es la edición, en español, en nueva traducción mayoritariamente a cargo de Roberto Ramos Fontecorba, de Ensayos de comprensión 1953-1975 subtitulado Formación, exilio y totalitarismo (Página indómita. Barcelona, 2019, 2 vols), con un enjundioso prólogo del especialista en la cuestión judía, Jerome Kohn, en el que se reúnen escritos publicados principalmente en los años sesenta del siglo pasado y muy centrados en el concepto de revolución, no solo política.

Hannah Arendt, experta analista de la cuestión judía, del totalitarismo y de las revoluciones del siglo XX, es una de las personalidades más relevantes en lo que se refiere a la teoría política, materia en la que la presencia femenina es bien escasa. 

De origen judío, estudió Filosofía, Teología y Filología en Alemania, donde fue alumna de Martin Heidegger y Karl Jaspers, quien fue su director de tesis. Con la llegada del nazismo en 1933 se exilió a Francia. En 1941 se trasladó a Estados Unidos donde ejerció la docencia de la Filosofía en distintas universidades.

A partir de 1951 comenzó a publicar libros sobre Los orígenes del totalitarismo, Hombres en tiempos de oscuridad, Crisis de la república y, en menor medida, La condición humana, Sobre la revolución y La vida del espíritu, la condición humana, la cuestión judía, la revolución, la violencia, la república o el mundo espiritual.

Lo que ahora se ha reunido es una selección de ensayos, artículos de prensa y revistas, conferencias, comentarios sobre libros, correspondencia y otros materiales normalmente dispersos, pero que constituyen el andamiaje de su pensamiento y forma de ver el mundo. 

Se incluyen también algunos de los más sustanciales debates sobre el existencialismo, la influencia de la obra de Kafka, la emancipación y la liberación femenina en la segunda mitad del siglo XX, el nazismo y la religión, entre otras sustanciales materias.

Pero quizá lo más sustantivo es la visión de la política como fracaso, y la necesidad de la ética como urgencias no solo de la política y los políticos, sino también de la sociedad que les da apoyo, les vota y juzga la gestión política.

El caso de Arendt es de una enorme complejidad, en un momento en el que hay pocos analistas de la política y de la cuestión femenina, y en demasiadas ocasiones los analistas y opinadores políticos lo suelen ser de parte, esto es, condicionados por su ideología personal con renuncia a intentar, como hace Arendt, de situarse en un territorio de equilibrio, y más cuando se abordan cuestiones como las de Arendt cuando intenta explicar el surgimiento de los totalitarismos entendidos como forma de gobierno.

“Hannah Arendt (1906-1975) es conocida en muchos lugares del mundo como una filósofa política, pese a que ella repudiaba en su mayor parte esta etiqueta, al igual que las tesis y los fundamentos de la filosofía política”, señala Jerome Kohn en su prólogo.

“No es fácil decir qué era. Si bien algunos comentaristas han enfatizado los aspectos sociológicos e históricos de su obra, y otros, su calidad literaria e incluso poética, más han sido los que han escrito sobre ella como politóloga, una etiqueta que la autora aceptó durante muchos años” (…). 

“Arendt ha sido aclamada, justificadamente, como una liberal deseosa de cambios y, al mismo tiempo, como una conservadora que ansiaba estabilidad, y se le ha acusado tanto de albergar una nostalgia irrealista por el pasado como de ser una revolucionaria utópica”.

Se trata, por tanto, de un acontecimiento editorial de importancia, en el que se recoge el modelo de entendimiento que hace Hanna Arendt de su trabajo. “El ensayo –escribió– como forma literaria posee una afinidad natural con (...) los ejercicios de pensamiento político tal como este surge de la realidad de los incidentes políticos”, por lo que la edición de artículos, opiniones, prólogos y estudios diversos no conforman una unidad en el todo, “sino en una secuencia de movimientos que, como en una suite musical, están escritos en la misma tonalidad o en una afín”. 

A partir de ensayos y conferencias que, en versiones anteriores, habían sido publicados en revistas, o pronunciadas en público, constituyen un reflejo de enorme valor sobre el pensamiento y el modo de razonamiento de esta imprescindible autora.

 

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

63
1