Memoria

Morenada Zona Norte, la más antigua del mundo

El poeta y escritor Benjamín Chávez da cuenta de la fraternidad de morenos más antigua de Oruro.
domingo, 03 de marzo de 2019 · 00:03

Benjamín Chávez Escritor

Policarpio Callata, Gumercindo Licidio y otros amigos volvían del Perú, muy probablemente de la Fiesta de la Candelaria de Puno. Acababan de bailar, tocar y, después de haber demostrado su valía, como todo orureño en esas lides, les ofrecieron quedarse para fundar una morenada. El ofrecimiento incluía casa, trabajo y todo lo necesario para que pudieran establecerse, como se suele incentivar en cualquier parte del mundo a los pioneros o a los expertos.

No obstante la tentadora oferta, retornaron a su patria aunque íntimamente sopesaban los pros y contras de aquella propuesta. Probablemente volvieron en tren desde Guaqui y, tras dejar la estación de La Paz, bajaban por la avenida de las Muñecas cuando escucharon música (¿morenada?). Entonces, su alma se conmovió y tomaron la decisión de quedarse en Bolivia, “porque la música boliviana es incomparable”. No hacerlo, refiere don Policarpio (en una entrevista filmada hace algunos años), hubiera sido una especie de traición a la patria, al Carnaval de Oruro y a la morenada a la que pertenecía.

Este episodio, referido por el conspicuo danzarían de la Morenada Zona Norte entre los años 1968 y 1986, menciona, como vimos, al director, músico y compositor Gumercindo Licidio, el fundador de la Banda Pagador, la madre de las bandas y autor de la célebre morenada La Mariposa, que habría de convertirse en todo un emblema de la Morenada Zona Norte.

Esta, la Zona Norte, es la más antigua del Carnaval de Oruro que, desde su sede, ubicada en la zona de Oruro Moderno, un ambicioso trazado urbanístico cuyas calles se irradian en todas direcciones desde la plaza Sebastián Pagador, sale cada año a participar, con fe y devoción, como dice el mandato, del Carnaval orureño.

Por antigüedad, la Morenada Zona Norte es la primera de esta especialidad en hacer su ingreso el día sábado de peregrinación al templo de la Virgen del Socavón. Delante suyo sólo van la gran Tradicional Auténtica Diablada Oruro (fundada en 1904) y la fraternidad Hijos del Sol Los Inkas.

Actualmente son siete las morenadas que participan en el Carnaval de Oruro. La Morenada Zona Norte, fundada el 9 de marzo de 1913. Luego, por orden cronológico están la Morenada Central fundada por la Comunidad Cocani (29 de noviembre de 1924); Morenada Central Oruro (29 de noviembre de 1924); Morenada Mejillones (2 de abril de 1977); Morenada Ferrari Ghezzi (30 de septiembre de 1978); Reyes morenos Comibol (27 de julio de 1978) y Morenada Metalúrgica ENAF (6 de febrero de 1980).

 

Datos históricos

Como ocurre con prácticamente la totalidad de los conjuntos folklóricos que participan en el Carnaval de Oruro, existen datos significativos pero fragmentarios en torno a su origen y desarrollo, recogidos, en gran medida, mediante la tradición oral con el apoyo de documentos dispersos de desigual valor (actas, cartas, programas, invitaciones, fotografías, estandartes...), materiales hemerográficos y la cada vez más abundante, aunque aún insuficiente bibliografía (libros, tesis y revistas), así como producciones audiovisuales (entrevistas y registros de convites y entradas). Recurriendo a esos materiales, repasemos algunos datos obtenidos, para mencionar algunos hitos en el desarrollo de esta morenada.

Se dice que la Morenada Oruro, nombre dado a la única agrupación de morenos de ese entonces, habría nacido, o renacido (¿como un ave Fénix, imagen heráldica de Oruro?), en las calles 6 de Octubre y San Felipe gracias al impulso de don Manuel Apaza y señora, devotos de la Virgen del Socavón. Eran solo una veintena de morenos encabezados por un señor de apellido Coronado. Esta morenada fue reorganizada en 1938 luego de la Guerra del Chaco, entonces fueron pasantes don Dionisio Carpio y señora. Un año después, el pasante fue don Manuel Ajuacho, en 1941, Emeterio Condori y señora.

Los hermanos Patón, Valentín, Ezequiel y Alberto, refundaron la Morenada en 1954 junto a un grupo de amigos residentes de la Zona Norte de la ciudad. Valentín fue caporal de la morenada y los tres llegaron a ser pasantes. Gregorio Llave, un exdanzarín, quien ingresó a la morenada en 1955, refiere que en ese año existían alrededor de 50 morenos y 25 músicos. Ezequiel la rebautizaría como Morenada Zona Norte, ya que él y sus hermanos, así como varios otros danzarines como los Llave, los Condori y otros, vivían allí. A partir de entonces se adoptó ese nombre.

https://www.facebook.com/pg/MorenadaZonaNorte

Fueron precisamente ellos, los hermanos Patón, quienes obsequiaron a la morenada una imagen en blanco y negro de la Virgen de la Candelaria, supuestamente traída de España en la primera década del siglo XX. Dicha imagen es actualmente objeto de la devoción del conjunto, que realiza novenas en su sede de la calle Capitán Ustariz, en la zona Norte de Oruro, en un predio donado por la familia Flores Andia.

¿Pero y de dónde viene la fecha de 1913? El investigador Fabrizio Cazorla lo explica cuando dice que “la comparsa de los morenos era un grupo organizado por los pasantes sin estatutos ni personería jurídica. Por eso mismo aún es difícil precisar la exacta fecha fundacional (...) sin embargo, la Comparsa de los morenos debía determinar su antigüedad cuando se postuló a algún reconocimiento oficial”, entonces, citando a don Gregorio Llave, acota: “Legalmente la Morenada Zona Norte no se fundó en la fecha que tiene. Ha sido una reorganización. Desde cuando mi señor padre bailaba no sabíamos qué antigüedad tenía con precisión. Hasta que llegó el momento en que la directora de cultura de la municipalidad de entonces, Prof. Nelly Vásquez de Blacutt, solicitó documentos sobre la antigüedad de las morenadas. Ella preguntó cuál era la más antigua: la Central o la Norte. La Central sostenía que era más antigua, pero nosotros presentamos pruebas irrefutables. Encontramos un estandarte de 1913, cuyas inscripciones indicaban que el pasante había pasado la fiesta un 9 de marzo de aquel año. Averiguamos en la iglesia, en los archivos y cabalmente estaba la misa que dio Manuel Apaza y señora como pasantes de la danza de los Morenos de Oruro”.

Sigamos mencionando algunos hitos. En 1970 la banda Pagador estrena la composición  La Mariposa, dedicada a esta morenada, en alusión a la matraca en forma de mariposa que durante varios años fue característica de la Morenada Zona Norte, no obstante esta morenada ha demostrado una gran versatilidad a la hora de lucir dicho instrumento, habiendo portado matracas en más de 20 formas diferentes como barcos de vela, kantutas, hasta la actual que representa un arpa.  En ese mismo año, se estrenan los chales rojo y celeste para ambas filas de morenos y los de color vicuña para los caporales.

Benedicto Llave inventa el paso doble en 1972 para el bloque de morenos. En 1976  se organiza el bloque de Reyes Morenos por iniciativa de los hermanos Alfonso y Wilfredo Cóndor Bolivia junto a las familias Ríos y García. Por su parte, las señoras Inés Escóbar de Alarcón, Zenobia de Sánchez y Laura Cavero organizan el bloque femenino.

Otro dato significativo da cuenta  que en 1946 reaparece en la morenada el personaje de La Negra, que habría sido representado por don Lucho Rojas y otro danzarín conocido como  El Chapilín. En 1978, Policarpio Callata, Laureano Mamani y Bernabé Chambi conformaron un trío de negras que inmediatamente se constituyó en un aspecto muy importante de la formación y el atractivo de la Morenada Zona Norte.

 

Características de la danza

En 1962, Augusto Beltrán Heredia publicó El Carnaval de Oruro y Proceso Ideológico e Historia de los Grupos Folklóricos, una fuente muy importante para los estudios sobre el Carnaval orureño. Allí encontramos una descripción de los morenos. “¡Qué rumbosos se nos presentan! Se diría que son grandes tinajas de plata que se mueven pausadamente por pesadas. Es que en realidad llevan un saco como tonelete y un pollerón de tres secciones cónicas, todo hecho en hilo de Milán, con filigranas de plata exclusivamente, al igual que los puños y las hombreras. De todo este blancor emerge en violento contraste la máscara negra, de estuco, en que las arrugas del rostro y las orejas se figuran con pinceladas amarillas, y donde unos dientes blancos señorean en una bocaza riente con lengua abultada y caída hasta la quijada. ¡Esto es lujo!”

La descripción de trajes, personajes y otras características continúa y el autor se pregunta: “¿quién manda en esta comparsa? ¿El Rey Moreno, con capa, corona y cetro, o el Caporal, con levita de hilos de oro y plata trenzados y un látigo en la mano? Sin duda que el rey, aunque el caporal es el que dirige la danza, el maestro de ceremonias, siendo desde luego los únicos danzantes que llevan pantalones visibles, engalanados en cada pernil. El sombrero de los  morenos, circular, bajo, amarillo, con tres o cinco plumas largas, blancas, cubre en parte la peluca canosa y melenuda. De este conjunto no podía faltar la mujer, que en este caso es una negra sicalíptica, con vestido y sombrero alto y blanco, y zapatillas de señorita. Tal vez el caporal es una caricatura del embajador español o de los virreyes, por su larga cabellera, por sus mostachos y sus patillas desmesuradas, por su empolvada y rizada melena y hasta por su látigo. Según la representación de los  morenos  es el mayordomo que vigila el trabajo de éstos que consiste en pisar la uva en el lagar. Es sugestivo que los trabajadores negros que se dicen traídos de la Guinea se burlen del caporal, de su ‘cabeza de chirimoya’, de sus ‘orejas de guardamonte’ y de su ‘nariz de ternero viejo’. Al matraqueo con que acompañan su danza lenta y ceremoniosa de vueltas y revueltas, de formaciones de dos, de tres y de cuatro, en doble fila, frente a frente, se añade la música de una banda numerosa como cuadra a tan dispendiosos disfraces”.

Puesto que toda manifestación cultural es dinámica, encontramos diferencias con respecto a esta descripción, en esta otra hecha por el investigador Estanislao Aquino el finalizar la primera década del presente siglo, quien en su libro Danzas y Tradiciones de la Fiesta del Socavón de Oruro (2011), refiriéndose a la danza de la morenada en general dice: “La careta sufre una transformación. Las fosas nasales se ensanchan con exageración, los ojos se agrandan para ser unas esferas fuera de la cavidad ocular, el labio inferior crece de tal manera que muchos creen ver una gigantesca lengua. El caporal, o el que tradicionalmente fue el director de la danza, tiene la apariencia de un negro calvo fumando tabaco en su cachimba, en una careta similar a la de moreno. (...) El achachi (viejo o abuelo), es la combinación del caporal y el rey blanco hoy desaparecido; viste el disfraz del caporal, pero, su careta muestra un personaje de raza blanca. En lugar de látigo lleva un bastón”. Asimismo, Aquino señala que en el pasado existían, agregados a la danza de los morenos, diablos, un par de satanases y dos personajes denominados anut’ara, mientras que hoy están presentes, como parte constitutiva del conjunto, las figuras y los bloques de cholitas y cholas antiguas o ñaupas.

 

Foto: Marcelo Meneses Vargas


El presente

En la actualidad, la Morenada Zona Norte, con más de 100 años de existencia, continúa viva y su presencia es parte esencial del Carnaval de Oruro. Saúl Chávez, su actual presidente, valora la institución como una hermandad en la que todos se conocen, se saludan y existe una verdadera confraternización. Eso es posible, dice, gracias a que son alrededor de 300 integrantes. No desearía que el grupo crezca mucho, para no perder esa esencia que hasta hoy los caracteriza. 

Aún no siendo una de las morenadas más numerosas y, por ende, contar con recursos limitados, están orgullosos del momento que vive la institución, ya que ésta participa decididamente en demostraciones, coloquios y cuanta actividad referida a la danza de los morenos se desarrolla, algunas incluso en rol protagónico, como la instauración del día 7 de septiembre como día de la morenada o la reposición del ritual de la pisa de la uva, aspecto que junto a la tradición de las veladas, los convites y viejos logros por su esmero en el desfile de cargamentos de plata, cimentan las bases de una institución culturalmente rica y plena de futuro. “Nuestra labor -concluye Saúl Chávez- es seguir manteniendo la tradición, la cultura y sobre todo la fe, mostrando nuestra antigüedad de primera morenada del mundo”.
 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

16