Iluminada, una autobiografía narrada como una epopeya

Es una historia seductora e hipnotizante, que se lee como si se tratara de una novela de largo aliento. Un libro extraordinario.
domingo, 07 de julio de 2019 · 00:00

Ricardo Bellveser  Escritor

En una entrevista con la periodista Leticia Blanco, publicada en el diario español El Mundo, a raíz de la edición en español de Iluminada (Periféricas / Errata Naturae. 2019), la nueva aportación de la autobiografía de Mary Karr (Texas, 1955), ésta contestaba a la pregunta “¿cómo es capaz de acordarse de todo? Del siguiente modo:

“He hecho mucha terapia por la complicada infancia que tuve, pasé por varias depresiones y supongo que por eso tengo un recuerdo muy vívido del pasado, que siempre ha ocupado un espacio enorme en mi cabeza. Lo recuerdo todo, tengo muy buena memoria. Hay una hormona relacionada con el estrés que hace que recuerdes más los episodios traumáticos. Si te han apuñalado o has ido a la guerra, liberas mucha adrenalina y esos recuerdos quedan marcados para siempre en tu cabeza. Es difícil explicarlo... Creo que recuerdo más que el resto de la gente. En mi cabeza todos los episodios están ahí, bien ordenados, como en distintas burbujas. Recordar también forma parte de un proceso. Es como cuando vas a una reunión de exalumnos y te reencuentras con personas que hacía 20 años que no veías. Al principio parecen extraños y te cuesta reconocer sus caras, pero al cabo de rato empiezas a recordar más y más cosas de tu propia infancia que creías olvidadas”.

La cita es larga, pero mi colega me lo perdonará porque me parece imprescindible por impecable, ya que cuando uno lee este tercer tomo de su autobiografía, uno se queda totalmente desconcertado. 

Comenzó con El club de los mentirosos (en español, Periférica & errata naturae, 2017), que se convirtió pronto en el libro más vendido en Estados Unidos con una excelente acogida en español, y le siguieron Cherry (2000) y Lit (2009), de los que no hay versión en lengua española, al menos que yo conozca.   

Vayamos por orden. Primera y principal, ¿cómo nos disponemos a leer una biografía de alguien que no es un personaje relevante en algún aspecto profesional?, es decir que no es una célebre médico, o descubridora, investigadora, Premio Nobel, etcétera, sino una poco conocida poeta y al fin una persona más o menos normal, como tantísimas otras, lo que nos lleva a un nuevo pensamiento:  ¿qué es aquello a lo que podríamos considerar “normal”, hoy en día?, y a otro más, ¿no tiene toda vida humana, un interés fundamental, y lo que le concede un valor añadido es la forma de enfrentarnos a nuestro pasado?  

La “normalidad” de la que nos habla Karr es sumamente peculiar. Su padre era un alcohólico dotado del don de la persuasión, un jugador simpático y embustero, que la llevaba a ella con él en sus tropelías por oscuros tuburbios, por eso llamó al primer tomo de sus memorias El club de los mentirosos. Un personaje a su vez tan desequilibrado en lo emocional como soberbio en su personalidad. Se casó siete veces.

Su madre, culta y sensible, era también alcohólica, con brotes sicóticos. Según se nos cuenta, incluso en una ocasión intentó matar a su hija, la autora del libro, con un cuchillo de cocina.

Mary Karr ha escrito estas memorias, y las ha presentado, “ahora que ya llevo 30 años sobria”.

Como había empezado provocado por la entrevista, he buscado cómo ha sido recibido este libro por la crítica internacional y leo que la Revista de Libros del New York Times considera que esta biografía es “una clase magistral sobre el arte de escribir memorias. Mordazmente divertido, libre tanto de autocompasión como de sentimentalismos vacíos”, mientras que Samantha Dunn, en Los Ángeles Times, asegura que una de las mayores virtudes de Mary Karr es que “podría leerte su lista de la compra y su humor te haría llorar de risa”.

Creo que es la crítica literaria Susan Cheever, que trabaja para el The New York Times, y cuyo texto se ha traducido y reproducido en España, quien mejor ha descrito esta biografía al decir de ella que Karr “ha escrito el mejor libro sobre ser mujer en Estados Unidos que he leído en años”.

Todo lo que encuentro son halagos, que destacan el talento de su autora, la vivacidad de su escritura, el acierto en exponer su sentido del humor, su humanidad y su verdad, pero en mi opinión el verdadero interés de este libro es el comprender con qué tino Mary Karr ha sabido retratar a su generación, o mejor dicho, a las mujeres neoyorkinas de su generación, mujeres que según afirma, han pasado por situaciones que ninguna mujer de hoy toleraría pasar.

El libro se promociona con esta tremenda dureza: ¿Es posible reírse a carcajadas mientras lees un libro que trata sobre el amor, el alcoholismo, la depresión, el matrimonio, la maternidad y… Dios? Por supuesto. Iluminada es un ejemplo irrefutable, un libro hipnotizante, una biografía narrada con la técnica de una gran novela de tintes epopéyicos.

 

 

Otras Noticias