Homenaje

Alexander Humboldt, el descubridor científico de América

Este gran polímata merece el reconocimiento y la gratitud también de nuestro país en la celebración de los 250 años de su nacimiento.
domingo, 01 de septiembre de 2019 · 00:00

Francesco Zaratti   Físico y profesor emérito de la UMSA

En Bolivia el nombre de Humboldt está asociado con plazas (en Calacoto), avenidas (en Cochabamba) y colegios alemanes (en Sucre), pero poco se conoce de su larga vida y, aún más, de su vasta trayectoria científica y humanista.

En el marco de la celebración, coordinada por la Embajada Alemana, de los 250 años del nacimiento de Alexander Humboldt, este articulo pretende mostrar algunas facetas de la vida y obra de uno de los últimos “polímatas” (un término griego que podríamos traducir como “hombres multidisciplinarios”) de la historia moderna.

1. El científico polifacético

El barón Friedrich Wilhelm Heinrich Alexander Freiherr von Humboldt (en breve Alexander Humboldt) nació en Berlín el 14 de septiembre de 1769 en el seno de una familia aristocrática prusiana. Su hermano mayor, conocido como Wilhelm Humboldt, fue un destacado filósofo, pedagogo, lingüista y diplomático.

Después de completar sus estudios de geología en Gotinga y Freiburg, Alexander Humboldt a los 24 años asume el cargo de Superintendente de Minas de Prusia, escribe su primer artículo y fortalece sus ideas liberales, en simpatía con las de la Ilustración y la Revolución Francesa.

El año 1796 muere su madre dejando una herencia monumental para la época que Alexander pronto monetiza para emprender viajes de estudio e investigación. Tres años después, gracias a las credenciales otorgadas por el rey Carlos IV y el respaldo de su fortuna personal, emprende un viaje hacia América (1799-1804) en compañía del botánico francés Aimé Bonpland. De regreso a Europa, se establece en París, donde conoce y comparte ideales con el joven Simón Bolívar,  y concluye, hasta 1834, la memoria del viaje a América en treinta tomos.

Cuando su fortuna empieza a menguar, regresa a Berlín al servicio del Rey de Prusia, destacándose como popular y brillante conferencista. Emprende también su obra más ambiciosa, Kosmos, fiel reflejo de su personalidad polímata. Alexander von Humboldt muere en Berlín el año 1859, en el umbral de los 90 años.

2. Explorador de América

Al zarpar de La Coruña el 5 de junio de 1799, la meta de Humboldt y Bonpland era llegar a Cuba, pero la corbeta Pizarro, por razones sanitarias, tuvo que desviarse a Venezuela, cuyo territorio fue objeto de una minuciosa exploración geográfica, geológica, minera, botánica, ornitológica y hasta espeleológica. 

Desde Cartagena de las Indias los dos exploradores deciden emprender un azaroso viaje por tierra, remontando el río Magdalena y ascendiendo por la cordillera hasta Santa Fe de Bogotá, para luego seguir por tierra hacia Quito y Lima. En Ecuador, Humboldt suma la volcanología a su red de intereses científicos y en Perú añade otras dos importantes áreas científicas: la antropología, mediante el estudio de culturas indígenas ya contaminadas por la influencia española, y la oceanografía, a la cual contribuyó con mediciones y la descripción de la que se conoce hoy como la Corriente de Humboldt. Se trata de una corriente marina fría que nace en las costas del sur de Chile y llega hasta el Ecuador, cuyas consecuencias son la abundante pesca y el clima árido de la costa que baña. Ocasionalmente esa corriente es desplazada por aguas calientes provenientes de Australia, dando lugar al famoso fenómeno del Niño.

El año 1803, Humboldt y Bonpland en el viaje de regreso a Europa pasan por Nueva España (México), donde realizan diferentes estudios y en marzo de 1804 visitan Estados Unidos, donde Humboldt encuentra al presidente Thomas Jefferson, un alma gemela por el amor a la ciencia y a las ideas liberales, con el cual mantendrá una larga amistad epistolar. 

Sin embargo, en los encuentros con Jefferson, Alexander Humboldt pecó, en el mejor de los casos, de ingenuo. Es un hecho comprobado que pasó a los norteamericanos valiosa información acerca de Nueva España, sus recursos naturales y su débil institucionalidad, lo que dio alas a la política expansionista de los EEUU desplegada en los siguientes años. De todos modos, los viajes y las investigaciones realizadas, plasmadas en sus escritos, le hacen merecedor con toda justicia del título de “descubridor científico de América”.

3. Amigo de Bolívar y mentor de Darwin

Humboldt fue un personaje muy reconocido en su vida y un incansable escribidor de cartas mediante las cuales se relacionaba con personalidades del mundo científico y político. Quisiera mencionar a dos de esas personalidades que son de particular interés para América y las ciencias naturales.

La relación de Humboldt con Simón Bolívar (un joven de 21 años) se consolidó en el viaje que hicieron juntos a Italia a fines de 1804. Se sabe que en Nápoles escalaron juntos el Vesubio y se asume que, junto a temas científicos que permitían al científico recién llegado de América de lucirse,  hablaron de las condiciones socio-políticas de la sociedad hispanoamericana, la esclavitud y la necesidad compartida de liberar a América de la dominación española.

También es de suponer que Bolívar se hizo de los mapas geográficos de Venezuela y Colombia, los que eventualmente fueron de gran utilidad durante sus campañas militares. Más tarde, sin posibilidad de volverse a encontrar, la correspondencia epistolar entre ambos revela una admiración mutua. 

Charles Darwin era 40 años más joven que Humboldt y su obra maestra (El origen de las especies) vio la luz el mismo año que murió Humboldt.

Darwin tuvo acceso a la edición inglesa de la obra de Humboldt acerca de sus viajes a Hispanoamérica, antes de emprender su viaje en el Beagle (1831-1836). Después de un contacto epistolar, finalmente los dos científicos tuvieron un encuentro formal e intrascendente en 1842. La influencia de Humboldt se refleja en el interés de Darwin por la geología. 

En palabras de Darwin: “toda la trayectoria de mi vida se debe a haber leído y releído de joven su Narrativa personal”.

En resumen, Darwin aprendió de la lectura de Humboldt la curiosidad por viajar y la importancia de la Geología para el génesis de la gran síntesis de la Evolución.

Alexander Humboldt no llegó a Bolivia, pero, debido a su influencia sobre el Libertador y su valorización de la geografía y geología de América, ese gran polímata  merece el reconocimiento y la gratitud también de nuestro país en la celebración de los 250 años de su nacimiento.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.