Homenaje

Le Carré, el novelista con lenguaje de cine

Sus novelas son un material puramente cinematográfico, tanto que ha sido fácil mantener su esencia en el salto a la gran pantalla, con excelentes adaptaciones.
domingo, 20 de diciembre de 2020 · 00:00

Alicia García de Francisco
Madrid / EFE

Quiso la muerte llevarse a John Le Carré solo días antes de que su isla rompa definitivamente amarras con el continente: el Brexit se había convertido en la última obsesión de este gigante de las letras británicas, muerto a los 89 años, que elevó la novela de espías a su máxima expresión.

“Mis propios vínculos con Inglaterra se han ido soltando en los últimos años, y es una especie de liberación, aunque sea triste”, le contaba Le Carré a otro gran novelista, John Banville, en una entrevista para The Guardian hace un año.

En Un hombre decente, su último libro, el maestro de la intriga recreó un Reino Unido controlado por un gobierno conservador de “diez gruñones” y ventiló el pesimismo que le producía la actual situación de su país.

Le Carré (cuyo verdadero nombre era David Moore Cornwell) siempre encontró la causa justa por la que luchar a través de sus personajes. Pero si por algo será recordado Le Carré es por sus obras de espionaje ambientadas en la Guerra Fría. Sus novelas forman parte del imaginario colectivo que perdurará en el tiempo sobre aquella época en que dos superpotencias y dos ideologías se repartían el mundo hasta casi acabar con él.

Pero además, las novelas de Le Carré son un material puramente cinematográfico, tanto que ha sido fácil mantener su esencia en el salto a la gran y pequeña pantalla, con excelentes adaptaciones, como The Spy Who Came In from the Cold, The Constant Gardener, Tinker Tailor Soldier Spy o The Night Manager.

Las historias de espías siempre han dado mucho juego en el cine y las de Le Carré se constataron desde el principio como un material prácticamente listo para ver en el cine.

La primera de las adaptaciones de sus novelas fue la que Martin Ritt realizó en 1965 de The Spy Who Came In from the Cold, tan solo dos años después de su publicación.

Fue el primer éxito de ventas de Le Carré y su fiel traslación al cine se convirtió inmediatamente en un clásico cinematográfico, apoyado en la soberbia interpretación de Richard Burton, que fue nominado al Óscar por su trabajo.

Un año después, otro director de renombre, Sidney Lumet, contaba con James Mason como el agente Smiley y, adaptando su primera novela, The Deadly Affair, logró el éxito en Reino Unido y optó a cinco premios BAFTA.

The Little Drummer Girl, con Diane Keaton y dirigida por George Roy Hill, se estrenó en 1984 y mantuvo el nivel. Una de las novelas más populares de Le Carré, que volvió a ser adaptada, esta vez para la TV hace tan solo dos años.

En 1990 le tocó el turno a The Russia House, con Sean Connery y Michelle Pfeiffer y guion de Tom Stoppard, que fue una digna adaptación aunque ha soportado mal el paso de los años.

Y en 2005 llegó la película más recordada de las basadas en las novelas del escritor británico, The Constant Gardener.

Basada en el libro homónimo publicado en 2001 centrado en las intrigas de la industria farmacéutica, este filme supuso la puesta de largo del brasileño Fernando Meirelles en el cine internacional tras Cidade de Deus.

Las interpretaciones de Ralph Fiennes y Rachel Weisz –ganadora del Óscar por esta película–, el espectacular tratamiento cromático y la bellísima partitura del español Alberto Iglesias –nominado al Óscar– garantizaron la calidad de este filme, que consiguió que, por primera vez, un guion basado en material del escritor optara al Óscar.

El perenne tirón del espionaje en lo literario y en lo cinematográfico fue explicado por el propio John Le Carré cuando, además de prestar su novela The Tailor of Panama a John Boorman, produjo y escribió el guion de su adaptación cinematográfica, estrenada en la Berlinale de 2001 y ajena ya a la bipolaridad de la Guerra Fría.

“Es posible que con la caída del Telón de Acero los espías hayan perdido fuerza en términos de relato, pero siguen ahí. En el mundo siempre habrá espías”, sostuvo entonces el escritor, para quien la única diferencia es que los espías en la actualidad “no se mueven por ideales sino por dinero”. Aquella película no fue una de sus adaptaciones mejor recibidas, pese a las interpretaciones de Pierce Brosnan, Jamie Lee Curtis y Geoffrey Rush.

Sí está entre las mejores adaptaciones de sus textos Tinker Tailor Soldier Spy (2011), dirigida por el sueco Tomas Alfredson, con un espectacular reparto encabezado por Gary Oldman, acompañado por Colin Firth, Tom Hardy, John Hurt o Benedict Cumberbatch.

El libro, escrito en 1974, tuvo en 1979 una brillante adaptación televisiva protagonizada por Alec Guinness, pero Alfredson aportó una mayor contención, una imagen claramente pictórica y un elegante corte clásico, subrayado por otra gran partitura de Alberto Iglesias, de nuevo nominado al Óscar.

“Fue el mejor guion que leí este año y no necesité mucho tiempo para decidirme”, explicó Colin Firth a EFE tras la presentación del filme en el Festival de Venecia.

Anton Corbijn se encargó de la siguiente adaptación, A Most Wanted Man (2014), con una de las última interpretaciones de Phillip Seymour Hoffman, que fallecería al año siguiente. Una película más trepidante que otros de los filmes basados en la literatura de Le Carré.

Las últimas traslaciones destacadas han sido dos series de televisión. La ya mencionada The Little Drummer Girl y The Night Manager, con Hugh Laurie y Tom Hiddleston, en la que la directora danesa Susanne Bier que supo mantener la elegancia de los personajes trazados por Le Carré en sus novelas y que fue una de las series más destacadas de 2017, con tres Globos de Oro (Hiddleston, Laurie y Olivia Colman). 

También se anunció recientemente un proyecto para adaptar de nuevo The Spy Who Came In from the Cold para la televisión. Un ejemplo de que los espías, la Guerra Fría y, sobre todo, la visión cinematográfica de Le Carré, no pierden vigencia.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Valorar noticia