Letra Siete

De los archivos del Museo del Aparapita

viernes, 5 de junio de 2020 · 00:00

por Elías Blanco Mamani

Virginia Aguirre de Ballivián, con la pena como una cruz

Su rol de mujer y esposa, hicieron vivir y sufrir los avatares de la vida política boliviana a Virginia Aguirre de Ballivián (La Paz, 1918-1976), de allí que su obra refleja esos dramas. Publicó dos libros, el primero titulado Poemas de una sombra a su sombra (1971), del que se desprende: “…yo no nací como todos / porque la vida nunca tuvo lástima de mi dolor, / y como nombre me pusieron: ‘lágrimas’ / y como apellido: ‘Desesperación’…”. El segundo libro suyo es Waldo Ballivián, legendaria figura de lealtad (1973), dedicado a su esposo el capitán Waldo Ballivián Soria Galvarro, quien fuera inmolado el 21 de julio de 1946 junto a Gualberto Villarroel, por ser su edecán, en los faroles de la plaza Murillo de la ciudad de La Paz; en el prólogo, al autora anota: “Toda la capacidad que pude encontrar en mi mente, la volqué al escribir este libro, para que asemejando una cuerda de violín vibrarán mis sentimientos, llegando así a la sensibilidad humana”.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94