Series

Cobra Kai exuda nostalgia por todos lados

La segunda temporada de la serie desarrolla aún más los temas centrales y expone dualidad y antagonismo, explorando las contradicciones de los personajes.
domingo, 13 de septiembre de 2020 · 00:00

Jesús Delgado
Especialista de cultura friki

Cobra Kai, la serie secuela de la película original de Karate Kid  combina el factor nostálgico para los fans de la saga ochentera, con las historias propias de las generaciones actuales.   Netflix trae de vuelta  la rivalidad entre Johnny Lawrence y Daniel LaRusso y ya se ha posicionado como uno de los grandes éxitos.

En la temporada uno, se mostraba cómo la vida ha sonreído a LaRusso, que ahora es un exitoso hombre de negocios, pero Johnny no podía haber caído más bajo. Sin embargo, cuando el antiguo karateka cree haber tocado fondo, una oportunidad de redimirse y de encauzar su vida llama a su puerta.

Cobra Kai, temporada 2, arranca allá dónde se quedara la primera temporada de la serie, esto es, con el regreso de John Kreese (Martin Kove), que vuelve a la vida de Johnny como un fantasma demasiado vivo. Sin embargo, la victoria agridulce en el torneo y los métodos con los que la consiguió el alumno más más avezado de la escuela, Miguel (Xolo Maridueña), atormentan al nuevo sensei, que busca romper con el pasado.

En tanto, Daniel y Robby (Tanner Buchanan), el hijo de Lawrence, reabren el Miyagi Do Karate. El viejo campeón trata de seguir los pasos del difunto Señor Miyagi (Pat Morita), sin ser consciente de la guerra que se va a desatar entre ambos dojos y que él también está, de alguna forma, alimentando.

 Dos dojos, dos maestros

La temporada 2 de Cobra Kai vuelve a ser una vuelta de tuerca a lo que creíamos saber de los personajes de Karate Kid. Si la temporada 1 nos dejó claro que nadie es del todo bueno, ni tiene del todo la razón, esta temporada 2 explora otro concepto: los efectos del antagonismo y el precio que las nuevas generaciones pagan por la lucha entre dos viejos rivales que son incapaces de dejar atrás sus rencillas.

Esta temporada 2 se cementa en torno a tres pilares fundamentales. Por un lado, la evolución de Johnny, que ha sido capaz de ver los errores de su planteamiento y de todo cuanto creía saber y su intento por hacer las cosas bien. Aunque, como sabemos, el camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones.

Por otro lado, tenemos a Daniel LaRusso, incapaz de lidiar con sus traumas adolescentes, que nublan la realidad y le llenan la cabeza de complejos, distorsionando el cuadro general. Es algo que enturbia aún más las relaciones con su viejo rival. Sobre todo, cuando el terrible John Kreese regresa y empeora más aún la situación, haciendo casi imposible una reconciliación entre ambos hombres.

La segunda temporada de Cobra Kai desarrolla los efectos del choque entre estos dos hombres y cómo, a pesar de sus nobles motivos, su enemistad no la pagan ellos, sino sus alumnos. 

Otro enfoque interesante de esta temporada 2, precisamente, es el que viene de la mano de este tema, ya que también desarrolla la perspectiva de sus respectivos pupilos, quienes juegan un papel fundamental en el recrudecimiento de las hostilidades. 

Así, sin disculpar las malas acciones de estos personajes, sí que quedan explicadas y motivadas, lo que hace que tengamos unos papeles tremendamente humanos y bien construidos. 

 

En este sentido, Cobra Kai refina todo lo que habíamos visto en la anterior temporada. Sin embargo, paga un precio y es que se deja llevar por el melodrama. Para poder dar lugar al conflicto, un tema importante de la serie, se fuerzan los desafíos y se retuercen los giros de guion de una forma algo artificial. 

Esto, que rebaja la calidad de la historia, es un recurso necesario para que la acción continúe y podamos seguir disfrutando de más temporadas. No obstante, nos da en la nariz que, como mucho, Cobra Kai solo se puede estirar ya una temporada más. 

Y es que el cliffhanger de esta temporada sube demasiado las apuestas, dejando la serie en un punto sin retorno y de difícil resolución. Sobre todo porque, en el lodazal que se meten sus principales personajes, a nivel espiritual y moral, es uno del que va a ser muy complicado sacarlos.

 

Aparte de estas consideraciones, también hemos de alabar el crecimiento a nivel técnico de la serie. Aparentemente, la segunda temporada parece contar con mayor presupuesto o, al menos, con un mejor aprovechamiento de éste. La fotografía, si cabe, más cuidada y también las localizaciones han sido seleccionadas todavía con más cuidado. También la puesta en escena en escenarios al aire libre demuestra un gran saber hacer por parte de productores y directores.   

A nivel de coreografías, hemos de alabar también el trabajo de los intérpretes y de los preparadores al llevar a cabo las artes marciales. Se nota un concienzudo trabajo por parte de todo el equipo, que, aunado a las labores de realización y montaje, hace brillar la puesta en escena de los combates. Aunque no pretenden ser excesivamente espectaculares, en pantalla quedan muy bien y lograrán engañar al ojo no entrado. 

 

En conjunto, podemos resumir esta crítica diciendo que a nivel visual y técnico, Cobra Kai mejora bastante, aunque de forma lo suficientemente sutil para que no sea excesivamente descarado.

Cobra Kai es una serie que exuda nostalgia por todos los lados. Está orientada a los fans de toda la vida de Karate Kid y a todos aquellos que consideran que el Walkman es el mejor invento creado jamás por el ser humano

Lo mejor: El desarrollo de Johnny y de Daniel. Las referencias y los guiños nostálgicos a las películas originales. La dirección y la fotografía.

Lo peor: El guión abusa del drama forzado. Un elemento que es necesario, pero mal dosificado. El cliffhanger de la temporada 2 deja un panorama complicado.

La historia, como decimos, funciona y cumple de acuerdo a las premisas de las que parte y desarrolla. Sin embargo, es víctima de la necesidad de alargar el drama, cayendo en el cliché de la tragedia adolescente. Dicho esto, descuiden. Si les  gustó la temporada anterior de la serie, con esta saldrán muy satisfechos.

 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play