Reseña

Ensayos críticos sobre la posmodernidad

Las inclinaciones del autor por la investigación lo llevaron a redactar, en Imagen y sentido, narraciones y ensayos de carácter humanista y existencialista.
domingo, 20 de septiembre de 2020 · 00:00

Harold Kurt
Escritor

Los ensayos aquí presentados son parte de mis propias investigaciones y reflexiones. Tenía la intención de acercar al gran público a temas que de por sí, ya sea por su aspecto filosófico o literario, pueden resultar bastante complejos para el entendimiento promedio y requieren de cierto bagaje conceptual. Al haber sido escritos para exposición a personas que, en gran parte no gozaban de ese recorrido filosófico, considero que se convierten en textos fácilmente comprensibles y que pueden servir de introducción y estímulo para futuros estudios personales. Los cuatro ensayos tienen relación temática y dejaré que el lector esclarezca su contenido, no sin antes hacer un breve resumen de cada capítulo.

El gato azul turquesa y La familia pimienta es el título que elegí para hacer un estudio acerca de los problemas de la llamada posmodernidad. Fue una iniciativa esencial en nuestras investigaciones y se fue gestando hace unos diez años con la aparición de las redes sociales y la revolución de las relaciones personales. Pero esa temática solo es parte de los acontecimientos que se produjeron después de la Primera y Segunda Guerra Mundial, a cuyas consecuencias algunos estudiosos marcan como el inicio de la posmodernidad.

 Si bien en el Renacimiento se manifestó la tendencia de humanizarlo todo, en esta época como lo alertaba Heidegger, se deshumaniza absolutamente todo incluso al mismo ser humano. La técnica que por sí sola no es negativa, se la emplea para fines que marcan el comienzo de la degradación de la especie como especie. Un claro ejemplo son las relaciones personales virtuales. Cada vez más los seres humanos se alejan unos de otros. En los perfiles de Facebook aparecen miles de amigos cuyo propietario no los conoce. Como dice la canción People are strange, de The Doors :

La gente es extraña, cuando tú eres un extraño

Los rostros se ven feos cuando estás solo

Las mujeres parecen traviesas cuando no eres deseado

Las calles son desiguales cuando estás abajo

 Cuando eres un extraño

Los rostros salen de la lluvia

Cuando eres un extraño

Nadie recuerda tu nombre…

 Escapando del Alcatraz de las opiniones fue escrito para dilucidar el problema de las opiniones y el conocimiento. Los conocidos conceptos de la doxa y la episteme de la filosofía griega. Las redes sociales están inundadas de noticias falsas (fake news), que incluyen todo lo que lleva el prefijo “pseudo”: pseudociencia, pseudofilosofía, pseudoperiodismo, pseudoespiritualidad, etcétera. Y es que en el campo de las opiniones puede ingresar lo inimaginable.

Como  escribí en el ensayo: ¿Por qué es más fácil llenarse de opiniones ajenas en vez de analizar, estudiar o investigar por nosotros mismos? Una de las razones es porque creer no requiere esfuerzo, es más cómodo admitir algo que nos parece cierto, que ponerlo en tela de juicio. 

Lo importante, es saber distinguir entre lo que son las opiniones y el conocimiento. Para ello se incluyen algunas explicaciones derivadas de la filosofía para permitir diferenciarlas. Es una herramienta que sin duda ayudará más en estos tiempos de tanta duda e incertidumbre. Como  dice Gottlob Frege: “En verdad, no es la menor de las tareas del lógico indicar las trampas que pone el lenguaje en el camino del pensador”.

Creo, luego existo; se podría considerar como una continuación. Si el anterior ensayo trataba de los malentendidos de las opiniones, en este se habla de las creencias como otra forma de ceguera mental. Además, que siendo las opiniones una forma de aceptación de premisas sin pasarlas por el filtro del análisis o la crítica, son también creencias infundadas. 

Pero lo grave del asunto es que la vida de cada quien está construida por una gran cantidad de creencias, y las calamidades en las que vive mucha gente pueden ser el resultado de equivocaciones causadas por éstas. Lo vi con sorpresa en varias personas. Como diría John Milton en Paraíso perdido: “La mente hace su propio lugar, y en sí misma puede hacer un cielo del infierno, y un infierno del cielo”.

Imagen y sentido; que es también el título de esta obra, sintetiza lo anterior. Finalmente, el mundo es la imagen que tenemos de él y hacemos un mundo de acuerdo con nuestras imágenes. Es el weltanschauung alemán, la imagen del mundo. En esta época en la que cada vez más se virtualiza todo, esto se hace más evidente. 

Pero desde tiempos remotos el hombre ha hecho uso de su inteligencia y con ella de sus imágenes y representaciones para proyectarse de una manera u otra en el mundo. Pitágoras nos decía que todo es número y, llevando ese concepto a las cosas, midiéndolas, aparecía ante los ojos del filósofo un universo de formas medibles. La geometría se volvía parte del quehacer filosófico y en el frontispicio de la academia fundada por Platón se leía: “aquí no entra nadie que no sepa geometría”. La precisión de las matemáticas y la geometría ha hecho pensar al mundo moderno que puede haber cosas imperecederas y verdades inmutables. 

Sin embargo, la episteme, el conocimiento, como lo entendía el mundo antiguo o más precisamente el griego, es un conocimiento variable. El conocimiento es progresivo, la propia historia de la filosofía lo atestigua, muchos conocimientos llegaron a ser refutados y reemplazados por otros, conforme fueron apareciendo nuevos paradigmas y, por tanto, nuevas interpretaciones del mundo. Solo hay que ver fotos antiguas y compararlas a las actuales. El mundo ha cambiado, no solo porque haya habido un desarrollo de la técnica, sino porque la concepción del mundo también ha cambiado. 

Vivimos en un mundo globalizado. Las culturas están cada vez más interrelacionadas e intercambian conocimientos y costumbres. Los países adoptan el estilo de comida de otras, se intercambia la moda, etcétera. 

Por primera vez algo afecta a todo el mundo, tal es el caso de la aparición de esta pandemia que penetra en todos los rincones del globo. A partir de esto el mundo como lo conocimos ya no será el mismo. Ingresamos a una nueva era de civilización planetaria.
 

 

 

 


   

Valorar noticia