Reseña

Borradores de la historia: un libro indispensable

La publicación recoge el posición crítica de 24 intelectuales que, desde una variedad de puntos de vista, analizan el complejo proceso que ocasionó la renuncia de Evo Morales.
domingo, 27 de septiembre de 2020 · 00:00

Hugo José Suárez
Sociólogo

Ha empezado a circular por internet en PDF el libro Borradores de la historia. Notas al pie de la crisis boliviana que ocasionara la renuncia de Evo Morales. Se trata de un documento compilado por Yocelyn Olmos y editado por Jenny Ybarnegaray en el cual participan 24 autores, entre ellos yo mismo, agradezco la invitación- de distintos países. Los artículos están organizados en cinco partes: El extractivismo de base, la fractura democrática, golpe o rebelión, el MAS en su laberinto, la dura transición. 

El texto tiene muchas virtudes. Ofrece una extensa y detallada cronología de los hechos apegada a los datos puntuales. Aunque parece obvio, son pocas las personas que hacen esa recopilación minuciosa que es de gran utilidad a medida que pasan los meses (hace un tiempo estaba buscando algo así en la red y sólo encontré trabajos parciales). 

Por otro lado, muestra una diversidad de lecturas sobre aquellos meses intensos. Los autores son múltiples y de tradiciones a menudo divergentes, las interpretaciones no necesariamente coinciden, a veces son contradictorias, y esa es su riqueza. 

Entre quienes escriben tenemos desde intelectuales de un largo y sostenido vínculo con los movimientos sociales progresistas, hasta convencidos defensores de las ideas liberales. No se busca una homogeneidad ni una sola voz; todo lo contrario, se trata de recoger un sentir crítico que analiza el malestar boliviano con la política desde una variedad de puntos de vista.

Una de las estrategias discursivas del poder es imponer los parámetros de la discusión sentando las categorías y las posiciones de cada actor. En los agitados días del año pasado los intelectuales del MAS elaboraron con eficacia una dupla cómoda donde estaban en una vereda quienes los apoyaban y al frente todos los demás que eran, claro está, “golpistas, derechistas, racistas, fascistas, neoliberales”. 

El volumen muestra que las cosas no son tan simples, como bien lo explica la coordinadora en la introducción. No deja de ser sintomático que algunas voces muy críticas fueran las que hace un par de décadas formaron el Grupo Comuna, que en octubre estuvieron en bandos abiertamente opuestos. De hecho en buena medida uno de los pilares de la crítica provino precisamente de una izquierda diversa y libertaria que no se creyó el cuento masista y que propuso otras claves de lectura. 

La mayoría de los textos fueron publicados en periódicos o plataformas virtuales en el momento de los hechos. Tienen la frescura de la historia viva, resultado de la “escritura en caliente”, pero a la vez son prisioneros de su tiempo y de la información que se contaba en aquella época. Es el riesgo y la virtud de este tipo de materiales. 

Se dice que hubo más convocados, pero que no todos quisieron aparecer en la foto. Sus razones tendrán. El caso es que se trata de un documento especialmente valioso que está llamado a convertirse una fuente de consulta obligada para quienes quieran entender una de las parcelas del complejo proceso del año pasado. Ojalá que tenga amplia difusión.