Redes y expresión

Una leona trina verdades nuestras

El escritor Homero Carvalho reunió todos los tuits de @Leonaypeleona y los publicó en Tuits de la Leona, un pequeño libro de 22 páginas en PDF.
domingo, 14 de febrero de 2021 · 05:00

Óscar Ordóñez Arteaga
Poeta, escritor y periodista

 

Al abanico de incertidumbres o realidades que Twitter nos proporciona podríamos clasificarlos en hechos que ni siquiera nos pellizcan, como en expresiones que sí nos deslumbran.

Y si de admiración se trata, en Bolivia, la cuenta @Leonaypeleona se ha ganado la atención de más de 6.800 seguidores. ¡Ya quisiera tener yo semejante cantidad! Y como cada día acumula más, no sería raro que se convierta en una tendencia de pensamiento.

Nuestra joven, cuyo nombre no quiero mencionar, se presenta como “lectora, zurda, politóloga, provinciana, nerd, feminista, crítica e insoportable, mamá en aprendizaje, ahora tejo y cocino (mal)”.

Nada del otro mundo, sin duda. Pero ¡qué diferente es lo que ella expone y sugiere a través de sus tuits! Tanto es así, que Homero Carvalho, escritor beniano, se dio a la tarea de reunir todos los trinos que pudo de la joven Leona y los publicó hace poco en la página Scrib, con el título Tuits de la Leona. Esta publicación, en PDF y que parece un pequeño libro, se  puede descargar en el siguiente enlace: bit.ly/3q0DRTe.

A lo largo de 22 páginas, los sentimientos cotidianos de la joven rozan muchas veces con la genialidad del aforismo. He aquí dos ejemplos: “Hay gente que cuando habla con brutal honestidad hace más énfasis en lo primero que en lo segundo”.

“No desmerezco la belleza de una piel joven y tersa, pero qué sexies son esas arrugas en un rostro inteligente, cuando frunce el ceño para pensar, las comisuras de una boca que ha besado mucho, las líneas de expresión de alguien que ha visto lo peor y lo mejor de la vida”.

Su prosa, si bien posee rasgos de reflexión, no se presume como tal. Si acaso existen juicios, su intención se aleja de adagios, refranes, máximas o proverbios moralizadores. Ella no está en Twitter para decirnos qué y cómo deberíamos hacer o qué debemos pensar. Ella está aquí porque quiere compartir su mundo, sus experiencias y sus ocurrencias. Y sabe despertar, con ingenio, ironía, sarcasmo –incluso– sentimientos en los cuales nos acurrucamos.

Hay oportunidades en que tuitea verdaderos microcuentos. Por ejemplo: “Se calma, suena el teléfono, es alguien de la familia, llora otra vez y así. Y yo no puedo hacer nada más que abrazarlo”.

“Me metí a escondidas en una casa para descubrir la infidelidad del novio de mi hermana y encontré al mío en esa habitación con otra chica”.

Otro rasgo de su estilo se ancla en el humor: “Ojalá nunca perdamos la capacidad de sonrojarnos. Y ojalá nunca tampoco vuelva a confundirme de minibús por andar tuiteando”.

“¿Cómo que no puedo estacionar en la Avenida de los Leones, señor oficial? ¿Usted no sabe cuál es mi cuenta de Twitter?”.

Carvalho afirma que ella: “(…) es de esas personas lindas, interesantes y deslumbrantes. Me basta con saber que existe en la red y me hace feliz encontrarla cada día”.

Me atrevería a añadir que en los trinos de Leona leemos también algo de poesía: “Considero imposible no maravillarse ante el cuerpo desnudo de la persona amada. Y no hablo del deseo, sino de la magia, su sola visión debería estremecernos siempre. Todos deberíamos mirar así y a todos nos deberían contemplar de la misma forma”.

Hay que comprender que la poesía no sólo es la disciplina de la métrica, la exactitud de la rima o la musicalidad del ritmo. Y si dejamos, por ahora, a un ladito los conceptos, sostengo que los rugidos tenues o graves de Leona (intimistas y sencillos) llaman la atención porque evocan imágenes universales.

Este –a mi juicio– es el argumento de por qué Carvalho reunió en un pequeño libro los trinos de nuestra Leona. Suena gracioso que una leona trine ideas tan suyas que –muchas veces– terminan siendo tan nuestras.

Otro dato interesante es que a sus hijos les asignó los números #1 y #2. Ellos, con sus ocurrencias, forman parte también de su universo que se permite compartir con sus seguidores. Por ejemplo: “Hijo#2 al ver mis crecientes canas: “mamá, ¿se acabó el tóner de tu cabello?”.

Y en su mundo no puede ni debe faltar su entrañable Bb, acaso esa pareja única en cuya mirada, voz, actitudes y equivocaciones encuentra el remedio inapelable del amor para robarle –con esa simpatía tan suya– un destello a la felicidad y que luego nos lo regala, tal como el sol con la naturaleza cuando amanece: “No seré transportista ni vos gobierno, pero igual te quiero romper, Bb”. “No serás eclipse, pero me encanta mirarte, Bb”.

Sin quererlo, tal vez, Leona es una creadora de sentidos: plasma en el lienzo de nuestra atención lo que un poeta en el papel; la realidad del tono y de las sombras que un dibujante traza en un cuadro o lo que un músico en nuestro corazón, cuando sus notas nos acarician el alma. No en vano, Carvalho dice: “Esta plaqueta es un agradecimiento a su humor y talento”.

Y lo mágico es que ni siquiera se atreve a presumir de ello. No lo hace porque lo suyo no es la escritura profesional que explora los tonos del poema, los alcances del cuento breve ni tampoco ensaya complicadas sentencias que se jactan de precisas y mucho menos predica un credo que lo haya inventado. Si algo ha “cread”» Leona es que volvamos a creer en la amistad. Es tan fácil quererla con el mismo temple.

Y como no tiene tiempo para perderse en alabanzas en su honor, es feliz con el teclado de su teléfono, cuando cae en la cuenta de que esas ideas que cantan en su corazón se convierten en testimonio y un modo de aprender a vivir. Su voz y sus hechos se apoyan en su innegociable compromiso con el amor, en su férrea fe hacia él y en su empecinada lucha a favor de la vida, que –para nuestro deleite– la reinventan cada día.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

3
1