El eco de los gritos, de Carlos Decker-Molina

En sus páginas, el lector se sentará en primera fila para escudriñar entre todos los personajes y también entre sus recuerdos, sus dolencias y hasta sus confesiones.
domingo, 15 de agosto de 2021 · 05:00

Maria Obligado
Profesora de literatura de la Universidad de Buenos Aires

“Esas cosas, ahora, son como si no hubieran sido”, dice Borges en relación con las batallas de la independencia argentina. Y agrega “pero”, o sea, hay un modo de poner una barrera a esas pérdidas. En oposición a lo innumerable de esos ejércitos del pasado que van hacia el olvido, hay un “pero”.

Un hombre soñó y escribió.

Eso es lo que hace el libro de Carlos Decker-Molina. Toma los hechos de los años 60-70 de las revoluciones latinoamericanas y escribe. Es como si la gente que murió en esos hechos y esos años nos dijera: ¡Recuérdennos!

Podemos pensar que el libro de Carlos Decker-Molina, El eco de los gritos, es un libro histórico, o está relacionado con el periodismo. En el primer caso, pareciera que los hechos referidos están en el tiempo demasiado cerca; en el otro, demasiado lejos. Nos queda entonces ubicarlo como un libro que pertenece a una tradición en Hispanoamérica: literatura y política.

En Argentina tenemos una importante tradición en ese sentido. El matadero, de Echeverría, y Facundo, de Sarmiento, son libros fundacionales para nosotros los argentinos.

Según Piglia, ambos libros muestran la relación del intelectual, el letrado, con el pueblo o el proletariado, como persecutoria, en ella está la violencia y la muerte. Nos hace notar el autor ya el hecho de que lo que se escribe no es monolítico o raramente lo es. Y nota que Echeverría, a pesar de la violencia de su texto, permanece y tiene el gran valor de haber rescatado el habla popular de la época. Sostiene Piglia que es la primera aparición del voseo en la literatura argentina.

Walsh, en otro extremo y otra época, escribe Esa mujer, donde plantea que el Otro puede ser para el intelectual, o el soldado enemigo, un lugar donde dejar de estar solo.

Este tema del amor y el odio tiene también una participación en Borges en el Poema conjetural. Notablemente el poema de Borges es más violento que el cuento de Walsh, se asemeja más a El matadero.

El eco de los gritos, de Carlos Decker-Molina, entonces se ubica cómodamente en la literatura latinoamericana y en sus temas se aproxima más, claro está, a la tesis de Walsh. En el pueblo se encontrará compañía y hermandad. También violencia y crueldad. Estamos ya acá aceptando que la literatura tolera la antítesis, la paradoja, y en este caso y en otros muchos, la hipérbole, esa figura de agrandamiento que funde la novela latinoamericana del siglo XX.

Para centrarnos en El eco de los gritos, del  autor boliviano que reside en Suecia, es un libro que a mi entender tiene tres ejes:

- Escribir para conseguir memoria.

- Soñar con un mundo nuevo (sueño este que en muchos momentos se convierte en pesadilla), fracaso, muerte, derrota y escenas de crueldad, algunas de ellas exageradas, barrocas quizás. Sin embargo es con este procedimiento que Decker-Molina se instala firmemente en nuestra literatura.

Podemos recordar aquí la palabra de un autor europeo, pero que indudablemente nos refleja, Bretón, cuando dice: “El arte será revulsivo o no será nada”.

- Enseñar, la parte ideológica del libro es absolutamente clara y coherente. Tiene un sesgo casi didáctico.

La secuencia personal, en cambio, presenta contradicciones que permiten al lector intervenir y pensar entre líneas.

El tema de la paternidad, del amor, por ejemplo, se permite incoherencias, paradojas y dudas. La combinación es interesante y efectiva, y también está dentro de una tradición.

A pesar de trabajarse el texto en apartados que responden a la idea explícita de “notas sueltas”, el texto es una novela coherente, unida por su personaje principal, Elio, desde su infancia hasta su muerte.

El relato es vertiginoso, los personajes secundarios hacen por su multiplicidad un efecto también múltiple: viven, aman, mueren y eventualmente resucitan. Elio comparte este vértigo con nombres, pasaportes, lugares. Pero queda claro que es el mismo personaje, sumergido en el hecho de la revolución y padre bastante dudoso de sus cuatro hijos. El efecto de vértigo logra alejarlo del personaje y de la novela tradicional para fundirse en la voz colectiva.

Es un libro de lectura interesante tanto por su firmeza teórica como por la apertura de sentidos en otros temas.

Creo que el lector va a salir beneficiado de su lectura.

“No puedo dejar de contar”

Con más de cuatro décadas viviendo en Suecia, el escritor boliviano Carlos Decker-Molina se sabe dueño de una perspectiva única, latinoamericana en un entorno europeo, que se retroalimenta constantemente y que le ha permitido apreciar los cambios políticos en su país, y en el resto del continente, con los ojos de un ciudadano del mundo.

“Para mí el periodismo es un modo de vida. Lo ejerzo desde los 18 años. En esos años no había escuelas superiores de periodismo, uno aprendía cortando cables y escuchando a los más veteranos. Estudié derecho y ciencias políticas en la universidad boliviana y ello me dio dos instrumentos que se aplican en el periodismo, la lectura y el análisis. No puedo dejar de contar, además veo o miro los hechos con otros ojos que no son los europeos, encuentro aspectos ocultos y comparables con lo que puede pasar en nuestro continente”, dice el autor.

El eco de los gritos son 146 páginas contundentes que se expresan en un perfecto hilo conductor que incluye mucha historia y ficción, en el que el propósito final es redescubrir a través de retazos, imágenes, recuerdos y anotaciones encontradas, una nueva historia que Verbum –la editorial que ha publicado la obra–  describe como “la otra cara del heroísmo revolucionario”.

El miércoles 18 de agosto se presentará el libro en Bolivia, reeditado por la Editorial Kipus , por medio de la plataforma vir

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos