¿Se encuentra imprecisa la palabra encuentro?

El periodismo –sin mucha reflexión– adoptó el término encontrar como sinónimo de declarar y tal vez con ello perdamos precisión.
domingo, 5 de septiembre de 2021 · 05:10

Gracias a la diversidad semántica del uso del idioma, hay que añadirle dos nuevas acepciones al sustantivo encuentro: sinónimo de la locución dictar sentencia y otro equivalente del verbo estar (con el significado de permanecer). Ambos casos, al margen de lo gramatical, se pueden considerar válidos desde el uso coloquial de la lengua. Por ejemplo, varias veces hemos oído y escuchado decir que alguien ha sido encontrado culpable o inocente de tales o cuales cargos.

Esto se debe a la influencia y a la mala traducción del verbo inglés to find, en cuyo idioma sí significa declarar, fallar, dar un veredicto, pues se refiere a dar con algo tangible, a través de una búsqueda, de un peritaje, de un descubrimiento profesional, tal como ocurre en los procesos judiciales.

Hay que añadir a ello, que el periodismo –sin mucha reflexión– y ávido como una esponja para absorber cuanto nuevo término llega a su mesa de trabajo, adoptó a encontrar como sinónimo de declarar y tal vez con ello perdamos más precisión.

Según el Diccionario de la RAE, declarar –que deriva de la voz claro– significa “manifestar”, “hacer público”. Y cuando trasladamos este hacer público a las manos de lo institucional, la sociedad demanda el valor de la “transparencia”; es decir, que conozcamos de manera clara cómo lo ejecutado ocurrió ante o fuera de nuestra vista.

Toda declaración tiene el rótulo de oficialidad; viene de un cargo superior: un juez, por ejemplo. Por ese motivo, se escucha decir a los periodistas que la canciller, el ministro, el senador, la diputada o la concejala, entre otros, “han brindado declaraciones a los medios”. Se han manifestado de manera oficial, no personal.

En cuanto al verbo hallar (del latín afflare), la quinta acepción del DRAE se aplica a lo judicial: “Descubrir la verdad de algo”. En su Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico, Joan Coromines y José Antonio Pascual dicen que en un comienzo significó “‘soplar hacia algo’, ‘rozar algo con el aliento’, que de ahí pasaría a significar ‘oler la pista de algo’ y finalmente ‘dar con algo, hallarlo’”.

Respecto a fallar, añaden que es una mera variante fonética de hallar (dar sentencia), “que primitivamente entrañaba la idea de ‘encontrar la ley aplicable’ y la de ‘encontrar o averiguar los hechos’. El lenguaje jurídico, siempre arcaizante, conservó ahí la forma medieval con f-”.

¿Buscarse a sí mismo?

La segunda nueva acepción del sustantivo encuentro se la identifica en nuestras conversaciones diarias. Por influencia del lenguaje de oficina, hemos verbalizado el sustantivo encuentro con el significado del verbo estar cuando le añadimos el pronombre -se, de la tercera persona del singular o del plural:

—Busco al doctor Pérez, por favor.

—No se encuentra en estos momentos.

—¿Qué te ha dicho el médico sobre Raúl?

—Que se encuentra perfectamente bien.

En ambos casos, el verbo encontrar no equivale a buscar, ni a declarar, sino a estar, a permanecer en un sitio o en una condición. El doctor Pérez no estaba en su consultorio. La salud de Raúl permanece estable.

Por ello es incorrecto que el doctor Pérez y Raúl deban buscarse a sí mismos; a no ser que nos refiramos al plano sicológico, materia ajena a este artículo.

Sin embargo, cuando trasladamos al lenguaje periodístico el uso del verbo encontrar (con el significado de estar), más que convencernos de su poca precisión, nos sorprende cómo perdemos, poco a poco, la riqueza de nuestro léxico:

“Jarjrui hizo estas y otras revelaciones en su declaración ampliatoria que hizo ayer en la cárcel de Patacamaya, en La Paz, donde se encuentra con detención preventiva por el caso del supuesto golpe de Estado”.

Los Tiempos: “Jarjuri declara que Kaliman llamó a Cocarico para pedirle que los grupos del MAS no quemen La Paz. (23 de julio de 2021)”.

“El diálogo se encuentra en cuarto intermedio. El gobernador de Oruro, Jhonny Vedia, acusó a la delegación de Potosí de no aceptar que esa zona sea refrendada como ‘tierra fiscal no disponible’”.

La Razón: “Potosí y Oruro mantienen diferencias sobre zona del salar en conflicto2. (29 de julio de 2021).

Lo correcto habría sido:

Jarjrui hizo estas y otras revelaciones en su declaración ampliatoria de ayer, en la cárcel de Patacamaya, en La Paz, donde permanece con detención preventiva por el caso del supuesto golpe de Estado.

El diálogo está en cuarto intermedio. El gobernador de Oruro, Jhonny Vedia, acusó a la delegación de Potosí de no aceptar que esa zona sea refrendada como “tierra fiscal no disponible”.

Cambios inevitables

Hay que reconocer y aceptar, con buen ánimo desde luego, que los significados de las palabras, a disposición de los hablantes, cambian, mutan, llegan con nuevas prendas, de acuerdo con sus nuevos contextos naturales, tengan éstos la influencia de otras lenguas o se reinventen nuevos significados, como acabamos de ver.

No toda influencia agrada a los hablantes porque solemos guardar cierto uso tradicional y conservador de la lengua. De hecho, esa es una de las características del genio del idioma: es conservador para darnos de su cofre palabras términos precisos a la hora de nuestras dudas. Nunca nos dará arcaísmos o voces rebuscadas. Ya depende del hablante si las utiliza…

Pero ahora esas nuevas influencias y cambios se consolidan con más rapidez gracias a la amplia difusión de los medios por cuyos micrófonos, políticos, empresarios, publicistas y periodistas se encargan de hacerlo.

A renglón seguido, la Real Academia Española, que publica cada década su diccionario, recoge esas palabras y giros verbales con voluntad de notario y explica que esta institución no impone esos cambios; sólo los registra.

Este fenómeno se produce desde los orígenes documentales de la lengua española. Y ocurre en todos los idiomas. La diferencia estriba en que ahora esta información llega más rápido, gracias a la velocidad de la tecnología.

Lo que preocupa, sin embargo, es que ya nos hemos acostumbrado a archivar términos precisos y utilizamos en su lugar, muchas veces, palabras equivocadas.

 

Óscar Ordóñez Arteaga /  Poeta, escritor y periodista

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos