Saenz y Alfaro: el gran legado del poeta maldito y el chapaco alzao

Dos autores imprescindibles por distintos motivos cumplen 100 años.
jueves, 16 de septiembre de 2021 · 05:00

Liliana Carrillo V. / La Paz

Jaime Saenz y Óscar Alfaro tuvieron  en común no sólo el oficio, sino también los prejuicios que han envuelto sus vidas y sus obras: poeta “maldito” el primero y poeta “de los niños” el segundo. Y tienen en común también el año de su nacimiento: 1921. La FIL conmemora el centenario de ambos autores imprescindibles para la literatura nacional.

Pocas veces la obra de un escritor se une tan cercanamente con el espacio que lo alberga. Jaime Saenz es patrimonio de La Paz y el poeta parte del imaginario de la ciudad del Illimani. Al autor de Felipe Delgado y sus aparapitas estarán dedicadas las Jornadas de Literatura   de la FIL.

Saenz -nacido el  8 de octubre de 1921 y fallecido  el 16 de agosto de 1986 en La Paz- fue  ensayista,  dibujante, relojero y docente, pero ante todo fue poeta y narrador. Fue también un irreverente con las convenciones sociales de su tiempo y se atrevió a indagar en “el alcohol y la noche”, lo que creó una leyenda de “malditismo” alrededor de su imagen.

Creativo y juguetón, fundó los Talleres Krupp, veladas nocturnas en las que a la par del cacho y el singani corría la literatura. No obstante, a la hora de trabajar la disciplina marcaba sus noches y sus días.

Escribió  Blanca  Wiethüchter en Memoria solicitada: “Jaime Saenz consideraba el trabajo poético similar al trabajo que realiza un alquimista. (...)  El fuego esencial de su creación se forma  a partir del decir adiós, al que se suman el vivir en el corazón del dolor y un estar próximo y permanente a la muerte. Estos tres elementos crearían las condiciones necesarias para orientar el trabajo que llevaría a la transformación espiritual: convertir el plomo de un espíritu condicionado a vivir en el oro de un espíritu labrado en la verdadera vida. De esta última testimoniada por la OBRA (así con mayúsculas).

Y nada de inventos, nada de fantasías / solamente la verdad. Pues crear es ser / verdadero. Si no lo eres no hay nada.

“Bajo este régimen poético está escrita la obra en verso. Y pienso que todo intento por comprenderla debe iniciarse atendiendo a esa obligatoriedad que Saenz mismo se imponía al vivir situaciones límite”, recalcaba Blanca, amiga de Saenz hasta el final de sus días.

Saenz publicó una decena de poemarios como El escalpelo (1955), El frío (1967), Recorrer esta distancia (1973) o La noche (1984); además de obras en prosa y novelas como Felipe Delgado (1979) y Los papeles de Narciso Lima Acha (1991). Su obra marca un antes y después en la literatura boliviana  y es aún objeto de estudio para académicos y referente para escritores.

Óscar Alfaro   junto al expresidente  Víctor Paz en los años 60, ambos tarijeños y amigos.
 Foto: Centro Simón I. Patiño

La  obra de Óscar Alfaro fue más luminosa pero no por ello exenta de convicción. Nacido en San Lorenzo (Tarija)  el 5 de septiembre de 1921  y fallecido en La Paz el  25 de diciembre de 1963, fue  poeta, cuentista y profesor.

Se distinguió por sus obras de  literatura infantil y juvenil con títulos emblemáticos como Alfabeto de estrellas (1950) y Cien poemas para niños (1955), entre  otros. “Él pasó la prueba más dura: la aprobación de los niños de muchas generaciones”, según la escritora Melita del Carpio.

Miembro del Partido Comunista. Alfaro fue también un importante poeta social 

Con la voz heroica / de los hombres dignos / te saludo hoy día / camarada Cristo.

Nilo Soruco, su compañero ideológico y  amigo,  musicalizó varios de sus poemas. Otros artistas también se alimentaron de los versos de Alfaro para crear  canciones que son emblemas. Es el caso de El chapaco alzao.

Yo soy como un árbol pegau a la tierra / y naide me arranca del pago en que vivo. / Tengo un poncho verde lo mismo que el campo / y llevo una faja platiada de río... / Y tengo una moza, brotada del valle / que espero que pronto florezca en un hijo...

 

Saenz, cacho y humor
Editorial El Cuervo organiza el Diálogo Saenz: Humor y cacho (azares y kencheríos)  con Alba Balderrama, Santiago Espinoza, Álvaro Loayza y Diego Loayza, modera Mauricio Murillo. (Vieres 24,   20:00, sala Óscar Alfaro).

 

40 años de F.  Delgado
En torno a los 100 años del nacimiento de Saenz, la carrera de literatura de la UMSA presenta el libro 40 años Felipe Delgado de Jaime Saenz escrito por Ana Rebeca Prada y Bernardo Paz. (Martes 21, 19:00, sala Jaime Saenz).

 

Un cachito de Alfaro
La Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia   presentará en la FIL  la serie audiovisual Un cachito de Alfaro, realizada con títeres y sombras chinas por la productora Elwaky. (Lunes 20,  15:00, sala Óscar Alfaro).

 

Simposios FIL

Narrativa histórica  Escritores e historiadores reflexionarán sobre los puentes entre el discurso literario y el discurso histórico en el encuentro  historiadores.

 

Jóvenes escritores  La FIL reunirá  a nueve escritores jóvenes  para  conocer  influencias,   estilos y debatir sobre  futuro de las letras bolivianas.

 

Puentes Pese a las restricciones de viajes por la covid, la FIL se conectará con autores de Alemania, España, Chile, Paraguay, EEUU y Uruguay. 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias