Buscan determinar el origen de otras fuentes de energía

La NASA mide el poder de las tormentas con alta tecnología

El ingeniero español David Guzmán es el impulsor del ambicioso experimento Firestation que analizará el flujo de rayos gamma.
domingo, 27 de octubre de 2013 · 18:32
Raquel Godos/ Washington
 Los rayos que desencadena una tormenta no solamente emiten luces dentadas hacia la Tierra, sino que además emiten otro tipo de energías por encima de las nubes aún por analizar.
La Agencia Espacial estadounidense (NASA) puso en marcha el pasado verano un proyecto para estudiar este fenómeno, y lo hizo con sello español.
David Guzmán García, doctor por la Universidad de Alcalá de Henares (España), fue uno de los ingenieros que trabajaron en la construcción del experimento Firestation, instalado desde hace unas semanas en la Estación Espacial Internacional (ISS) para poder medir el impacto energético de las tormentas.
Guzmán, ingeniero en Telecomunicación, aterrizó en 2010 en las instalaciones de la NASA de Goddard, a las afueras de Washington, y se metió de lleno en este proyecto que voló a la ISS desde Japón el pasado agosto.
 Su labor: crear un sistema capaz de procesar todos los datos que recogen los instrumentos del experimento Firestation.

El Proyecto Firestation
El experimento cuenta con una serie de instrumentos de heliofísica, medidores de campos magnéticos y eléctricos que recogen datos mientras la estación orbita alrededor de la Tierra.
El sistema que diseñé tiene como misión procesar todos esos datos que los instrumentos captan, explica Guzmán.
 "La idea es aprovechar la situación de la Estación Espacial Internacional, que es un lugar privilegiado, perfecto, para analizar las tormentas desde esa altura”, añade el ingeniero español, en referencia a los 400 kilómetros de distancia que separan la ISS de la superficie del planeta Tierra.  
A diferencia de los experimentos anteriores, Firestation tiene la capacidad única de observar tormentas en múltiples longitudes de onda simultáneamente, lo que permite que detecte y analice el flujo de radiación gamma derivado de las tormentas en las capas altas de la atmósfera, también conocidos como Terrestrial Gamma-Ray Flashes (TGF), y mida la energía que desprenden a partir de su potencia.
Estos flujos de electrones son una fuente energética de inestimables proporciones y llegan a experimentar energías superiores a los 100 Megaelectronvoltios (MeV), pero su origen es definitivamente incierto.
"Algo allá arriba acelera partículas de baja energía a través del aire a casi la velocidad de la luz, produce radiación gamma y, a veces, una cascada de antimateria”, explicó el jefe del proyecto Douglas E. Rowland. (EFE)

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

104
49

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias