El polo magnético está en permanente movimiento

Tres satélites estudiarán el campo magnético de la Tierra

Entre 1831 y 2007, el polo magnético norte recorrió cerca de 2.000 km hacia el noreste. En los años 90 se movió 60 km por año.
lunes, 18 de noviembre de 2013 · 22:26
AFP / París
 Tres satélites de la misión europea Swarm serán lanzados la semana próxima al espacio para estudiar el campo magnético terrestre, un fenómeno complejo y fluctuante que sigue conociéndose mal 2.000 años después de la invención de la brújula en China, incluyendo una misteriosa anomalía magnética sobre Brasil.
Mientras que el campo de la gravedad es observable gracias a una simple manzana, "el campo magnético terrestre, por su parte, no se puede ver. Sin embargo, está por todas partes y nos protege por ejemplo de los vientos solares” y sus partículas, explica Mioara Mandea, experta del CNES, la agencia espacial francesa asociada al proyecto Swarm.
Desde que fue localizado por primera vez en 1831 de manera precisa por James Ross en el Gran Norte canadiense, el polo norte magnético no ha cesado de moverse y sus desplazamientos a veces brutales intrigan a los científicos.
A lo largo del siglo XIX y hasta 1980, el polo magnético se movía de manera bastante lenta (menos de 10 km por año) dirigiéndose hacia Siberia, pero su velocidad luego se aceleró, rozando los 60 km por año en los años 1990, antes de volver a estabilizarse.
 En total, entre 1831 y 2007  el polo magnético norte recorrió cerca de 2.000 km hacia el noreste. ¿La causa? El campo magnético terrestre, que la misión Swarm quiere medir con sus tres satélites, es muy variable, a la vez en el espacio y el tiempo.
Incluso se invirtió en varias oportunidades a lo largo de la historia, de manera muy irregular pero en promedio cada 200 mil años. Actualmente, el campo magnético terrestre disminuye de manera bastante rápida (perdió cerca de un 6% en intensidad en un siglo), pero sigue siendo superior a lo que se observa antes de una inversión, un proceso que lleva varios miles de años.
Contrariamente a los polos geográficos, los polos magnéticos Norte y Sur -es decir los puntos en la superficie de la Tierra donde este campo magnético es exactamente vertical- no se encuentran situados en puntos opuestos del globo.
 El polo magnético norte se encuentra actualmente a más de 85 grados de latitud (con relación al Norte geográfico) mientras que el polo magnético Sur está situado a sólo 65 grados de latitud Sur, en la región Antártica.
Como los polos geográficos son fijos es, por lo tanto, necesario corregir la dirección indicada por una brújula. Para orientarse de manera precisa con una brújula -que nunca sufre desperfectos, contrariamente a un GPS o un instrumento de radio- es necesario disponer de un mapa muy reciente.
 Campo magnético
La fuente principal del campo magnético de la Tierra está situada a unos 3.000 km bajo nuestros pies, en el núcleo de hierro y níquel que funciona como un dínamo gigante gracias a las corrientes que lo atraviesan.
Sin embargo, a ese magnetismo se suman otras fuentes mucho más débiles, como las piedras imanes de la corteza terrestre, así como fuentes externas como partes de la atmósfera excitadas por radiaciones provenientes del sol.
"Se trata de un fenómeno muy complejo, que varía en el espacio y el tiempo. Se sabe que existen fuentes diferentes, pero en un punto dado de la superficie se mezcla todo”, resumió Mandea.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias