El hiperrealismo del australiano está en Buenos Aires

Las impactantes esculturas de Ron Mueck

Sus obras son neutrales, los títulos no añaden nada del personaje, el espectador no sabe nada de esa persona, cómo es, hacia dónde va
sábado, 23 de noviembre de 2013 · 18:59
Mar Marín / Buenos Aires
El hiperrealismo del australiano Ron Mueck desembarca en Buenos Aires como primera escala de su presentación en Sudamérica con una muestra que contiene nueve de sus impactantes esculturas y cuyos detalles han sido supervisados meticulosamente por el propio artista.
La Fundación Proa, en el emblemático barrio porteño de La Boca, acoge a Ron Mueck con  su primera exposición en América del Sur.
Cada detalle de la propuesta ha sido supervisado personalmente por Mueck, que viajó la pasada semana a Buenos Aires y trabajó, con la mayor discreción, en el montaje.
"Es meticuloso en extremo”, explica Pablo Zaefferer, el montador que colaboró con Mueck en Proa. "Marca al milímetro la distancia entre las piezas, los giros de las luces, la ubicación de los epígrafes. Nada queda librado al azar”, agrega.
Una vez concluido el montaje, relata Zaefferer, Mueck recorrió la exposición varias veces en un día, a horas distintas, para observar las variaciones en la luz y hacer los últimos retoques. Máscara II, un gigantesco rostro de un hombre dormido que recuerda los rasgos del autor, sorprende al visitante nada más acceder al exposición y da paso a la gigantesca "Pareja bajo la sombrilla”, en la que dos ancianos descansan en bañador ajenos a miradas indiscretas.
En conjunto, nueve obras componen la propuesta sudamericana de Mueck, que incluye Mujer con las compras, en la que el artista retoma el tema de las relaciones entre madres e hijos mostrando a una mujer cargada con bolsas y cubierta con un abrigo de paño en el que cobija a su bebé.
 En Pareja joven, dos jóvenes que bien podrían estar enamorados, sorprenden al espectador con una agresividad que se descubre cuando se observa la escultura desde  atrás. A la deriva, Mujer con ramas, que evoca el mundo de las brujas y las leyendas, Juventud, Hombre en el bote y Naturaleza muerta, en la que muestra un enorme pollo muerto suspendido en el aire, completan la exposición.
Sus esculturas "son difíciles de encuadrar en las categorías del arte moderno”, sostiene Grazia Quaroni, curadora de la muestra, que se resiste a clasificar a Mueck como "hiperrealista”. (EFE).

Valorar noticia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias