John F. Kennedy no fue el único mandatario asesinado

El presidente de EEUU: un blanco perfecto para fanáticos

El 14 de abril de 1865, Abraham Lincoln fue tiroteado por John Wilkes Booth. También fueron asesinados James A. Gardfield y William McKinley.
domingo, 24 de noviembre de 2013 · 18:40
Agencias/ Washington

En la semana del 50 aniversario del asesinato de 
John F. Kennedy, los estadounidenses recordaron otros magnicidios, entre ellos, por supuesto el del presidente Abraham Lincoln.  
De hecho, Abraham Lincoln y John Fitzgerald Kennedy protagonizaron el primer y el último magnicidio que conmocionó EEUU. Cambiaron su historia, pero no fueron los únicos.
 James A. Garfield y William McKinley les acompañan en esta macabra lista de presidentes asesinados en la que comparten, además de preguntas sin respuestas, teorías y conspiraciones, un asesinato a punta de pistola. Junto a ellos, seis dirigentes más con los que la fortuna decidió aliarse, señala el diario español El Mundo en un informe. 

"Sic semper tyrannis”
 John Wilkes Booth, un actor mediocre y defensor fanático de la causa Confederada, eligió un teatro -el Ford- y la comedia musical  Our American Cousin  como escenario para asesinar a Abraham Lincoln. 
Wilkes Booth se coló en el palco del presidente y le disparó por la espalda. "Sic semper tyrannis!” (así siempre a los tiranos) gritó antes de huir del recinto aquel Viernes Santo, 14 de abril de 1865 . Wilkes Booth fue abatido más tarde por la Policía. 

Dieciséis años después, James A. Garfield, el vigésimo presidente de  EEUU, veía cómo su lugar al frente del país se reducía a unos pocos meses, lejos de los considerados breves mil días que Kennedy pasó en el Despacho Oval de la Casa Blanca. 
El 2 de julio de 1881, Charles J. Guiteau, un abogado frustrado al que no le había concedido el puesto solicitado, le abordó en la estación disparándole dos veces. Ninguna de las balas dañó órganos vitales, pero una poco acertada actuación de los médicos en busca de los proyectiles provocó su muerte dos meses después. La horca fue el destino de Charles J. Guiteau.

A diferencia de Lee Harvey  Oswald, quien nunca llegó a confesar haber asesinado a John F. Kennedy, Leon Czolgosz no dudó en reivindicar su crimen: "Yo maté al presidente porque era un enemigo del buen pueblo”. 
Este anarquista disparó a William McKinley el 6 de septiembre de 1901 en Buffalo, en la Exposición Panamericana. 
En esta muestra se presentaba la máquina de rayos x  y se apunta a que no fue utilizada con el presidente por miedo a sus efectos secundarios. Los médicos del presidente no consiguieron extraer una de las balas y falleció al cabo de dos días.

Tras la muerte de William McKinley, Theodore Roosevelt tomó el mando y como él, fue blanco de un atentado. Eso sí, vivió para contarlo. Fue tres años después de dejar la presidencia, el 14 de octubre de 1912. 
Otro anarquista, John Schrank, le disparó directamente al corazón mientras saludaba desde el auto  presidencial-convertible , igual que el del trigésimo quinto presidente, Kennedy, sólo que en este caso la suerte de Roosevelt fue diferente.
 
Otros atentados
 Roosevelt Franklin Delano también sobrevivió a  su agresor, Giuseppe Zangara, quien le disparó durante un mitin político en Miami.
Truman   Los puertorriqueños Oscar Collazo y Griselio Torresola intentaron atacar al presidente Harry Truman el 1 de noviembre de 1950, cuando éste se había trasladado a la residencia Blair-Lee.
Reagan   El presidente y  su equipo fueron tiroteados en el Hotel Washington Hilton por un fanático de Jodie Foster. Afortunadamente,  todos los heridos se recuperaron.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
1

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias