Científicos desvelan un misterio de hace décadas

El pelaje rayado de las cebras las protege de predadores

Expertos australianos lograron determinar que esas marcas específicas funcionan para desorientar la percepción visual.
miércoles, 18 de diciembre de 2013 · 20:52
ANSA / Londres
El pelaje característico de las cebras, con sus típicas rayas negras, protege a esos mamíferos de predadores como felinos o incluso de picaduras de insectos, según concluyó un equipo de científicos australianos.
Los expertos de la Universidad de Queensland indicaron que los colores, especialmente cuando las cebras se mueven en grandes números, crean una ilusión óptica que desorienta a sus predadores, evitando que sean cazadas.
Las rayas de las cebras habían sido un misterio para los científicos desde hacía décadas, y muchos se preguntaban cómo un pelaje que poco ayudaba a esos animales a mimetizarse con el paisaje que los rodeaba podía ayudar a la especie.
Pero a partir de investigaciones con modelos de computadoras, los expertos australianos lograron determinar que esas marcas específicas funcionan para desorientar la percepción visual.
Esa confusión óptica ayuda a proteger a las cebras de predadores en la sabana africana como leones, jaguares, chitas, además de evitar picaduras de insectos molestos como tábanos o mosquitos.

 "Las rayas de las cebras habían confundido desde hacía mucho tiempo a los biólogos evolucionistas, desde Charles Darwin hasta (Alfred) Wallace”, declaró el autor principal del estudio, el zoólogo Martin How.
"Teorías previas por la función de estas rayas incluían sugerencias acerca de que podían ser señales de comunicación social, camuflaje en el atardecer o amanecer en hábitats de pastizales, y como efecto de ‘confusión’ al ser perseguidos por predadores o insectos”, agregó.
Para comprobar esa última teoría acerca de que las rayas confundían a los predadores y plagas de insectos, el doctor How y su equipo analizaron decenas de fotografías y videos de cebras en movimiento.
Modelos computarizados evaluaron los patrones del pelaje de esos animales  y revelaron que funcionan claramente como ilusión óptica, proveyendo de "información engañosa” a los ojos de predadores.
Los seres humanos y un gran número de animales comparten lo que los científicos llaman "mecanismos de detectores de movimiento”: circuitos neurales que procesan la dirección de objetos que se mueven a base de la definición de sus contornos.
Uno de los mejores ejemplos de una ilusión que confunde este tipo de mecanismos es el producido por el típico cilindro con la raya roya que gira fuera de una peluquería en los países anglosajones, que genera un efecto óptico específico. Según el doctor How, las rayas de las cebras capitalizan este tipo de ilusión para protegerlas de otros animales.  

 

 


   

68
2

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias