La FIFA reconoce a la Academia de Estrellas del Deporte

Jugadoras de fútbol sala derriban tabúes en el Líbano

Muchas de las deportistas pasaron momentos de desaliento a causa del escepticismo de sus familias, que veían con malos ojos la práctica de esta disciplina.
martes, 3 de diciembre de 2013 · 20:19
 AFP / París
Aya Chiry, capitana del equipo femenino de fútbol sala del Líbano, bautizado como Academia de Estrellas del Deporte, tuvo que enfrentarse con su familia y con su entorno para poder practicar este deporte.
"Al principio, mi familia estaba en contra. Me decían que el fútbol o el fútbol sala no eran deportes para mujeres. Tuve que imponerme pero, al final, ya me ven: estoy jugando”, afirmó la mujer de 27 años. Junto a otras ocho escuadras empezó este domingo el primer campeonato de fútbol sala femenino del Líbano.
Nacido en Uruguay a principios de los años 30, este deporte, derivado del fútbol pero con reglas propias, se juega en sala y cada equipo está formado por un arquero y cuatro jugadores.
Chiry, que vive en Beirut y trabaja en una compañía de cosméticos mientras prepara un máster en marketing, consiguió convencer a sus padres "siendo muy seria en los estudios para demostrarles que este deporte me hacía realmente feliz”.
La consagración llegó este año con el reconocimiento de la Liga por parte de la FIFA y de la Federación Libanesa de Fútbol. "Hace cinco años que juego y he participado en partidos en España, Italia y Jordania, pero estoy orgullosa de que se nos haya reconocido en el Líbano”, manifestó.
Como Chiry, otras jugadoras conocieron momentos de desaliento a causa del escepticismo de sus familias, que veían con malos ojos la práctica de este deporte. Aya al-Khatib, una mujer palestina de 20 años originaria de Jericó, aterrizó en el Líbano para formar parte del equipo.
"Juego al fútbol y al fútbol sala desde los 11 años. Forma parte de mi vida”, apuntó esta estudiante de educación física de pelo corto y una mecha rubia platino.
Más que una actividad física
Para ella, el deporte es mucho más que una simple actividad física. "Es lo único que nos une. Pueblos enteros que han sufrido en el pasado lograron superar sus traumas gracias al deporte”, aseguró esta mujer que actúa como mediocampista.
"El simple hecho de dar la mano al contrincante al principio de cada encuentro es una forma de contribuir a la paz, y es exactamente lo que necesita esta región”, subrayó.
Para las otras libanesas del equipo, el juego ofrece la posibilidad de olvidar los problemas religiosos y las barreras políticas que atenazan a este pequeño país. "Hemos venido de todo el Líbano y pertenecemos a todas las religiones, pero eso no importa. Formamos un equipo”, dijo Rania Chehayeb,  quien se siente apoyada por su marido.

El equipo nacional de fútbol ya gozaba del reconocimiento oficial y ahora serán sus "hermanas” del fútbol sala las que puedan disfrutar cada semana de un campeonato doméstico.

Una Liga  femenina

 Deporte "Hay una Liga femenina de fútbol en el Líbano desde hace siete años. La sociedad estaba acostumbrada a ver el fútbol o el fútbol sala como deportes para hombres, ya que son deportes de contacto, pero ahora hay cada vez más mujeres que lo practican”, comenta el seleccionador  Wael Gharzeddine.
Apertura La arquera de 27 años Nathalie Jilinguirian, de origen armenio, espera que más niñas puedan empezar a jugar a partir de ahora y en el futuro piensa ser entrenadora.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
1

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias