Triunfó en la XXII Jornada de Jóvenes Investigadores, en Valparaíso

Un boliviano gana galardón en Chile por máquina innovadora

El ingeniero Marco Antonio Quinta fabricó un aparato que reduce barras de acero con el fin de convertirlas en alambre, sin necesidad de utilizar calor.
domingo, 14 de diciembre de 2014 · 21:09

Laura Alba Quispe C./  La Paz
El ingeniero boliviano Marco Antonio Quinta (31 años) ganó un concurso en Chile por fabricar una máquina innovadora. El aparato permite reducir  barras de acero para convertirlas en alambre, sin necesidad de someterlas al calor. 

Quinta es ingeniero electrónico, titulado de la  Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). En octubre pasado, siendo aún estudiante, participó en la XXII  Jornada de Jóvenes Investigadores, que se efectuó en Valparaíso, Chile. Esta actividad fue impulsada por  la Asociación de Universidades Grupo Montevideo.  

En ese encuentro, Marco Antonio presentó su proyecto: un prototipo de una trefiladora seca de alambres de acero. En el  concurso también compitieron  53 proyectos de estudiantes de distintas universidades públicas de la región. Quinta ganó el primer lugar en la categoría de Ingeniería Mecánica y de la Producción. 

El prototipo de Marco funciona con un motor y un "variador” de frecuencias, los cuales fueron enlazados con un sistema industrial de procesos, denominado el SCADA. Gracias a este  procedimiento -explica el especialista- el  aparato puede ser operado a distancia. 

El dispositivo   es dirigido  a través de una tabla de control externa y una computadora. El software que utiliza la máquina   también fue  elaborado por Quinta. 

¿Cómo surgió la máquina?
El 2011, Marco Antonio  realizó una pasantía en una fábrica de clavos y alambres en El Alto. Ahí -comenta- se le asignó la tarea de reparar un horno industrial de fundición de "tercera mano”. 

Cuando encaraba la reparación, Marco percibió que ese aparato  operaba mediante "controles de mando antiguos y manuales”. Fue cuando  se dio cuenta que era necesario "implementar un sistema adecuado y seguro”.

Al comienzo, pesó en  enfocar su proyecto de grado en la reparación del horno. No obstante, al ver la necesidad de operar "de forma segura”,  cambió de parecer  y apuntó su proyecto a crear una trefiladora.

Para ensamblar el  modelo, el Instituto de Electrónica Aplicada de la UMSA le brindó a este ingeniero todos componentes y herramientas para que realice su investigación. Además que le permitió realizar su trabajo  en el laboratorio que funciona en su sede. 

"Como todo ingeniero electrónico, la parte de las conexiones, el diseño y la programación no se me hizo complicada; pero sí, la parte mecánica. No obstante,  gracias a la ayuda de los docentes de la carrera la puede concluir”, añade Marco Antonio.

La propuesta de  la trefiladora la  presentó a los  dueños de la fábrica de clavos (aún se encuentra en consideración).
 "Si los dueños aceptan esta propuesta, se podría ensamblar el equipo de acuerdo a la escala requerida;  pero este equipo, a pesar de que tiene  partes importadas puede  repararse y programarse  sin necesidad de contactar o contratar a proveedores extranjeros”, menciona.

Punto de vista
 Wilber Flores  director del Instituto de Electrónica Aplicada
Marco  pasó de la teoría a la práctica
El proyecto de Marco  Antonio tiene varias características importantes que se pueden señalar. Pero quizá la más notable es que representa el paso de la teoría a la práctica.
Esto es digno de subrayar. Normalmente, la mayoría de los proyectos que se diseñan en la universidad se queda en la teoría.  Marco pasó a la siguiente etapa:  la implementación de un prototipo en un laboratorio. Esto se  completó con una simulación, que fue todo un éxito. 
A parte de haber hecho la primera parte con el modelo, Marco elaboró  un sistema de control SCADA.  Este procedimiento puede llegar  a control de procesos mucho más grandes e incluso industriales.
Lo que hizo fue implementar a nivel de prototipo este sistema de control. Se realizó con la meta principal   de aplicarlo en una fábrica de clavos, que tenía problemas en la elaboración.
 El segundo objetivo fue implementar un sistema SCADA a un prototipo para que los estudiantes   puedan ver el funcionamiento de este sistema. 
Marco vino como un tesista y cuando entró al instituto se convirtió en un estudiante investigador. Lo que hicimos  fue brindarle todas las herramientas. Tenemos el software para la parte de control, y se compró algunos elementos para que pueda armar el prototipo.

Valorar noticia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias