¿Sabías que la barba permite ser el centro de las miradas?

martes, 12 de enero de 2016 · 09:13

El Mundo /

Los barbudos viven una etapa dorada. Han abandonado la lista de guarros oficiales para convertirse en el centro de atención de toda reunión. Dejarse barba en los últimos tiempos ha sido como llevar calentadores en la década de los 80. Algo natural. De Ben Affleck al Rey Felipe, pasando por todo moderno con ansias de sumarse a lo más 'trendy' del momento.

 

Tanto ha gustado lo de cubrirse la cara que las barberías han renacido y los productos para mantenerla impecable se han multiplicado. Se han escrito páginas y páginas para explicar el fenómeno, se han hecho manuales para cuidarla... y la lista de famosos barbudos crece y crece. Lo que parecía una moda pasajera tiene visos de quedarse por una larga temporada.

 

A Carles Suñé las ganas de dejarse barba le llegaron 'impuestas' por el trabajo. Llegó un ascenso laboral con 19 años, necesitaba ganar autoridad frente a compañeros que le doblaban la edad y dejó de usar la cuchilla. "La barba me daba el aplomo que necesitabay, con el tiempo, me encariñé de ella". La combinación no podía ser más redonda. Y tan cómodo estaba y tan bien se veía que creó un blog: 'No sin mi barba'.

 

"Me mudé de Barcelona a Coruña por amor. Y para llenar los ratos muertos hasta encontrar un trabajo cree el blog". Pero las visitas se dispararon, las redes se fijaron en él y pronto llegó la propuesta para convertir los 'post' en un libro, el que lanzó con el mismo nombre -e ilustraciones de Alfonso Casas- hace unos meses de la mano de la editorial Lunwerg. En estas líneas, "la barba es más que vello facial, es una actitud, un elemento de masculinidad bien entendida".

 

Más allá de modas o tendencias, lo cierto es que la barba ha tenido su relevancia a lo largo de la historia, tal y como recoge el libro. Por tener, los barberos en la Edad Mediatenían autoridad para tratar hernias o cataratas. Con el tiempo, sus funciones -afortunadamente- se limitaron a cuestiones de pelo.

 

También ha habido épocas duras, como la del Imperio Romano, en las que llevar barba era de sucios. Con el Renacimiento, cubrir la cara de vello volvió a ser sinónimo de estilo. Ahí está Leonardo da Vinci como modelo. Y ya en el siglo XX, moteros, hippies y, en los últimos tiempos, hipsters han llevado a lo más alto el boom barbudo, que ha tomado barrios de moda en grandes ciudades y redes como Instagram.

 

Motivos fundamentales

Suñé data el inicio de este resurgir hace cinco años y en buena medida señala a los hipsters, que adoptaron la barba como un elemento propio. "La gente se deja barba por tres motivos principalmente: convicción, moda o desidia". Todo el mundo tiene a estas alturas un primo, un amigo o un compañero de trabajo peludo. Y más de uno añadiría algún otro motivo a la lista.

 

Como que se liga más. "Lucir barba incrementa exponencialmente las posibilidades", según cuenta Suñé, que recurre a un estudio -en el que participaron 351 féminas- de la Universidad de Gales del Sur para sustentar su afirmación: "Los hombres con barba de más de 10 días resultan más atractivos para las mujeres". Otra conclusión curiosa de la investigación: aquéllos que cubrían su cara con barba tupida eran vistos como mejores padres.

 

Brad Pitt, Orlando Bloom, Bradley Cooper, Xabi Alonso y Antonio Banderas se han olvidado de afeitarse bien por necesidades del guión bien por capricho. Y lo cierto es que a todos -y esto es una opinión- les da un cierto toque de virilidad. Como les queda ya es otra cuestión. "Que un famoso se deje barba siempre es un impacto positivo", dice Suñé.

 

John Rooms se la dejó hace 20 años para "poder entrar en las discotecas". Pero fue cuando vivía en San Francisco (EEUU) cuando comenzó a cuidársela. "Me hacía mis propias pócimas con romero, con aceites... para favorecer el crecimiento". Los amigos empezaron a pedirle muestras y llegó un momento en que estaba desbordado.

"De vuelta a España, mi amigo Néstor Alriols me propuso ir a un laboratorio para enseñarles lo que hacía". Y así nació, en septiembre de 2014, Macho, marca española de productos para el cuidado de barbas y bigotes que ya está presente en seis países extranjeros.

 

"Nacimos con seis productos y ya tenemos 13", explica Rooms. A punto de cumplir 40, está convencido de que la barba ha llegado para quedarse. "El hombre históricamente se ha cuidado muy poco y con los años se han creado productos específicos. Sin embargo, nunca se ha prestado atención a qué ocurre a nivel dermatológico detrás de la barba. Nosotros estamos enseñando esta parte a los barberos y éstos, a su vez, a los barbudos".

 

En EEUU o en los países nórdicos, el culto al vello facial se trabaja desde hace muchísimos años. "Ellos están a la cabeza; nosotros estamos arrancando", añade Rooms. "Aquí, los barbudos se han liberado ahora y han logrado no sentirse juzgados". Aceites para hidratar la piel, bálsamos para ganar peso y volumen, y el jabón natural, la estrella de la colección, son algunos de los productos que se pueden encontrar en su página web. "El jabón es un básico hecho con ingredientes naturales que limpia, nutre e hidrata". Lo dicho, los barbudos viven una etapa dorada.

 

Fernando Pérez, 31 años y barbero de vocación, recomienda acudir "a retocarse la barba cada tres semanas". Darle forma y un punto de estilo no es tarea doméstica recomendada. Ahora la tendencia, según cuenta, pasa por las longitudes medias y vaticina que está a punto de llegar un nuevo auge del bigote. Desde hace tres años reconoce que en la Barbería San Bernardo donde trabaja en Madrid la afluencia de barbudos se ha notado y mucho.

 

"La barba es un viaje de no retorno. Una vez te la dejas no te la puedes quitar tan fácilmente". Parece claro que llevar barba no consiste en dejar crecer un matojo de pelo y olvidarse. "Es parte de tu estética y, por lo tanto, requiere atención", asegura Carles Suñé, autor del blog y el libro No sin mi barba (Lunwerg).

 

Hay cuatro pasos fundamentales para presumir de barba: lavarla al ducharnos con un jabón lo más natural posible; al salir hay que secarla con el secador para después peinarla y desenredarla: a continuación, se recomienda hidratarla con aceites o bálsamos para evitar las escamas y los picores. Masajea la barba una vez te eches el producto en las manos. Por último, peina con un cepillo o con tus manos el pelo. Para domar el bigote, emplea un poco de cera.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias