“Mitterrand, Clinton, Kennedy... Las mujeres han sido el pecado de algunos políticos”

lunes, 3 de octubre de 2016 · 06:58
El Mundo / Adriano Silva
Tiempos revueltos en la Península Ibérica. A los 10 meses que hace que España está sin Gobierno hay que sumarle ahora la crisis del PSOE. Portugal ha visto su "paz" truncada en las últimas semanas gracias a la publicación del ultimo libro Yo y los políticos de José Antonio Saraiva, director durante 23 años del diario Expresso.
Infidelidades, sexo y salidas del armario han causado un auténtico terremoto político, que ha salpicado hasta al ex primer ministro Passos Coelho.LOC entrevista en exclusiva al escritor que le quita el sueño a la clase política, en su fabulosa casa en Lisboa, a las orillas del Tajo.

¿Fue difícil escribir este libro donde destapa algunos secretos de la clase dirigente portuguesa?
Para nada. Decidí escribir este libro una vez terminó mi etapa como Director del diario Sol. Una vez dejé el periodismo, decidí que iba a dedicar a escribir y a la arquitectura, que es mi formación. Tengo buena memoria y contaba con la ayuda de apuntes que he ido haciendo a lo largo de 30 años. Hice también un trabajo de poda importante. Es un libro fresco, no un libro de historia.

El ex primer ministro Passos Coelho iba a presentar su libro, pero al final le dijo que no. ¿Se puede confiar en los políticos?
Depende de los políticos. Passos Coelho es de esos que nunca me ha mentido. Incluso en los momentos más duros de la troika, siempre me dijo la verdad. Estoy arrepentido de haberle invitado a presentar mi libro, porque le he metido en un problema.

Rebelo de Sousa, actual presidente de la República, no sale bien parado. ¿Tiene la lengua tan larga como describe en su libro?
La tiene. Marcelo arrastra el complejo del niño prodigio, con toda la fragilidad del niño y todos los méritos del prodigio. Es brillante, destornillante, pero tiene gusto en engañar. Te cuenta a propósito cosas que no son verdad y después se excusa diciendo que jamás pensó que me lo creería. Es el presidente más atipico que ha tenido Portugal. Le encanta la exposición publica.

En el 2004 fue premiado con el Luca de Tena. ¿Que vinculación tiene con el periodismo y la política española?
Todos los portugueses vivimos muy de cerca la política española. El premio fue una sorpresa. Pinto Balsemão, que era mi jefe en aquel momento, ya que dirigí el periódico Expresso durante 23 años, propuso mi nombre y lo gané. A la ceremonia vino el Rey Juan Carlos y cuando le pregunté por Don Felipe, me dijo que estaba en otro acto porque tenía que ganarse la corona. Noté cierto temor de Don Juan Carlos cuando me comentó que los españoles no era monárquicos, sino juancarlistas.

 Coincidió con Alejandro Agag en una boda. Al ser yerno de Aznar, alguna vez se ha visto envuelto en alguna polémica. ¿Que impresión le causó?
No le conozco mucho pero le puedo decir que sin comerlo ni beberlo, se vio envuelto en una pequeña guerra entre dos facciones del partido socialista portugués. Le sentaron en la mesa con Manuel Maria Carrilho, ex ministro de la cultura en el Gobierno de Antonio Guterres (hoy aspirante a presidente de la ONU) y de José Socrates que también había sido ministro de Guterres. Agag habló bien de Guterres y Socrates aprovechó para espetarle a su compañero Carillo que era un desagradecido porque hasta en España le alababan. Agag no entendía nada de la disputa entre ambos (risas).

La ataques de la prensa a su libro recuerdan cuando muchos periodistas en España atacaban en un principio a los periodistas que destaparon el Caso Nóos. ¿Hay un problema de libertad de expresión en la Península ibérica?
En el caso Nóos la libertad de expresión prevaleció sobre las presiones. En España la libertad de expresión fue más fuerte. Se rompió ese muro. En mi caso, me sorprende el acoso brutal que estoy viviendo por parte de la clase periodística.

 Dirigió el periódico Expresso durante 23 años. En caso de haber tenido acceso a material comprometedor, ¿habría hecho publica la "estrecha amistad" entre Don Juan Carlos y Corinna?
Sin duda. El Expresso siempre ha sido un periódico independiente y con vocación de contrapoder. Los periodistas solo tenemos el compromiso con la verdad. Yo jamás he metido noticias en un cajón.

Habrá visto muchas carreras políticas tambalearse a causa de infidelidades...
Eso ha pasado un poco por todo el mundo. En el caso de Don Juan Carlos, creo que el sentimiento unánime es que él se pegó un tiro en el propio pie. El Rey [hemérito] era como un gran portaaviones que se bombardeó a sí mismo con esa historia. Pero no ha sido el único en esa situación: Mitterrand perdió parte de su prestigio cuando se supo que tenía una hija extramatrimonial, Bill Clinton sale muy tocado de la Casa Blanca gracias al caso Lewinsky o Ted Kennedy, que nunca llegó a más por sus líos de faldas con una secretaria. Si me permite decirlo, las mujeres han sido el pecado de algunos políticos. Y en mi libro también hablo de ello.
 Su retrato de la política portuguesa no la deja de todo bien parada. Dígame algún político español que admire.

Lo que ha pasado en mi libro es que la clase política se ha visto reflejada ante un espejo y no le gusta lo que ve. No lo hice para hacerles daño. En España admiro a Adolfo Suárez. Fue un príncipe de la política, incluso a la hora de irse. Y a Felipe González: transformó un país conservador en un país moderno.

¿Sabe más de lo que cuenta en su libro? ¿Pueden los políticos dormir tranquilos?
Claro que se más de lo que sale. Los políticos pueden dormir tranquilos porque lo que no he contado quizá no lo cuente o lo haga dentro de 20 o 30 años (risas).



AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
2

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias