Bajan emisiones de carbono, pero “deben decrecer”

Las emisiones globales de carbono a partir de la quema de combustibles fósiles no aumentaron en 2015 y aumentarán sólo ligeramente en 2016.
jueves, 17 de noviembre de 2016 · 00:00
Isabel Mercado  / enviada especial a Marrakech

Los datos en la COP 22 pueden ser esperanzadores o devastadores. Hay para todos. Por un lado  se ha presentado un informe impensable hace algunos años: las emisiones globales de carbono a partir de la quema de combustibles fósiles no aumentaron en 2015 y aumentarán sólo ligeramente en 2016, marcando tres años de crecimiento casi nulo, de acuerdo con investigadores de la Universidad de East Anglia (Inglaterra) y del Global Carbon Project.

El aumento previsto de sólo el 0,2% para el 2016 marca una ruptura clara con el rápido crecimiento de las emisiones (2,3% anuales) registrado en 2013; el crecimiento observado en 2014 es de   sólo   0,7%. La disminución del consumo de carbón en China es la razón principal.

Pero, aunque el descenso de las emisiones se alinea con las promesas de disminución para 2030, aún está lejos de lo que es necesario para limitar el cambio climático por debajo de los dos  grados centígrados. 

Corinne Le Quéré, directora del Centro Tyndall de la Universidad de East Anglia, que dirigió el análisis de datos, dijo que "este tercer año de casi ningún aumento de las emisiones no tiene precedentes en un momento de fuerte crecimiento económico. Si bien contribuye a luchar contra el cambio climático, no es suficiente: las emisiones globales deben ahora rápidamente decrecer, no sólo dejar de crecer (…) Si los negociadores del clima en Marrakech no pueden impulsar más recortes de emisiones nuevas, tenemos un serio principio para lidiar con el cambio climático”.

Y ésta es, al parecer, la situación. Hasta la fecha, la COP de Marrakech no ha avanzado en mayores compromisos de los países, y el problema del financiamiento a las naciones en desarrollo para que aceleren su transición al uso de energías limpias es todavía incierto. Aunque dentro de casa las naciones desarrolladas muestran grandes avances, los países en desarrollo siguen sin atisbar soluciones concretas. A falta de ello, en la COP 22, gran parte del protagonismo recae en las propuestas de las nuevas corporaciones de energías limpias, a las cuales los países en desarrollo ven desde prudente distancia.

El análisis del Global Carbon Budget también muestra que, a pesar de la falta de crecimiento de las emisiones, el crecimiento de la concentración atmosférica de CO2 fue un récord en 2015 y será un nuevo récord en 2016. La profesora Le Quéré explica que "una parte de las emisiones de CO2 es absorbida por el océano y los árboles. Con el aumento de las temperaturas en 2015 y 2016, menos CO2 es absorbido por los árboles debido a las condiciones cálidas y secas relacionadas con El Niño. Los niveles atmosféricos de  CO2 superan 400 partes por millón  y siguen aumentando y causando el calentamiento del planeta”.

Estas son las noticias esperanzadoras. Las malas noticias hablan de una espiral de calor, sequías y cambios climáticos extremos que algunos países, como Bolivia, han empezado a enfrentar. El consenso de científicos y expertos en Marrakech es que 2016 será el año más cálido del que se tenga constancia, y las temperaturas mundiales serán aún más elevadas que las temperaturas sin precedentes registradas en 2015.

Principales emisores

Pero, volviendo a las soluciones, la única conocida es que se reduzcan drástica y definitivamente los niveles de contaminación con gases de efecto invernadero. Y esto está lejos de suceder.
 
China, el mayor emisor de CO2 en el mundo, con 29% de las emisiones, ha reducido en 0,7% sus emisiones en 2015 (comparado con un crecimiento de más del 5% por año en la década anterior). 

Se espera una reducción adicional del 0,5% en 2016, aunque con una gran incertidumbre. EEUU, el segundo mayor emisor de CO2, con un 15% de las emisiones globales, también redujo el uso de carbón y sus emisiones bajaron en un 2,6% el año pasado. Se espera que sus emisiones disminuyan en 1,7% en 2016.

Contradicciones

De acuerdo al estudio La trampa de carbono, difundido en la COP 22 por el Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales y el Cambio de Petróleo Internacional (OCI), las principales economías del mundo siguen invirtiendo miles de millones en el financiamiento de plantas de carbón, minería del carbón e infraestructura de carbón en el extranjero, en un flagrante conflicto con sus compromisos climáticos globales. En los últimos nueve años, los países del G-20 -encabezados por China, Japón, Alemania, Corea del Sur y EEUU- han invertido 76.000 millones de dólares en el desarrollo de carbón en países como Vietnam, Sudáfrica, Australia, Indonesia y América Latina. 

"Nuestro clima sabe: los países no pueden jugar en ambos lados. No pueden enorgullecerse  públicamente de reducir la contaminación climática en casa mientras todavía financian en gran medida el carbón en el extranjero, advirtió el coautor del informe, Han Chen. 

"Japón y China son líderes en tecnología de energía renovable, pero en lugar de aumentar su participación en el mercado de la energía limpia, están eligiendo  sofocar el planeta con el soporte a decenas de nuevas plantas de carbón en todo el mundo”, dijo Alex Doukas,  activista griego de la OCI. 

Los países de bajos ingresos recibieron menos del 2% de la financiación del carbón G20 internacional; la mayor parte del dinero se destinó a países de medio y altos ingresos, contrariamente a las afirmaciones en sentido que las finanzas públicas para el carbón están destinadas a ayudar a los países más pobres para ampliar el acceso a la energía.

Global Carbon Project

La estimación del Global Carbon Project de las emisiones globales de CO2 y su destino en la atmósfera, la tierra y el mar es un gran esfuerzo de la comunidad de investigación para recopilar estadísticas sobre las actividades humanas. Los expertos insisten en la necesidad de informar a la sociedad civil sobre los "presupuestos mundiales de carbono”, que es el conjunto de decisiones y acciones de cada nación para responder al cambio climático. 

Piden a Trump respetar el acuerdo de París

Más de 360 empresas pidieron al presidente electo estadounidense Donald Trump que respete el Acuerdo de París contra el cambio climático, en un comunicado durante la conferencia del clima de la ONU (COP22). 

El tema financiero y la transferencia de ayuda a los países en desarrollo iba a marcar la jornada negociadora en la conferencia de Marrakech, en la que tenía previsto participar el secretario de Estado norteamericano, John Kerry. 

"Pedimos a nuestros líderes electos que apoyen claramente la participación continua de Estados Unidos en el Acuerdo de París” firmado en 2015, explicó el texto de los empresarios, entre los cuales se hallan gigantes como Nike, Starbucks, Gap, HP, Levi’s o DuPont. El Acuerdo de París, que une por primera vez a un total de 196 países en la lucha contra el cambio climático, fue firmado en diciembre de 2015 en la capital francesa, tras más de una década de difíciles negociaciones. 

El acuerdo, que ya entró en vigor en octubre tras ser ratificado por Estados Unidos, China y otros grandes emisores de gas con efecto invernadero, debe pasar ahora al estado de implementación, el objetivo de la Conferencia de Marrakech. 

Más de 180 líderes y ministros acudieron a Marrakech el martes para reafirmar ese compromiso. 

El republicano Trump fue el invitado de piedra de esta cumbre del clima en Marruecos (AFP).

 

 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

61
1

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias