El eterno drama de Kim: la débil salud mental de West... y ¿divorcio?

jueves, 1 de diciembre de 2016 · 07:04
El Mundo / David López
Su nombre aparece día sí, día también en todos los medios de comunicación internacionales. Sus nombres generan miles de dólares casi sólo con pronunciarlos. Tienen una imagen de marca que muchas 'celebrities' imitan y que muchos mortales quieren. Se podría decir que Kim Kardashian y Kanye West lo tienen todo... menos buena suerte.

Que el clan Kardashian no está viviendo su mejor momento es más que evidente. Las últimas noticias que se han generado de los miembros de los mismos y sus allegados poco tienen que ver con el éxito, con la adquisición de premios o con la firma de contratos multimillonarios.

Por ahora, todos callan y el único movimiento que la familia Kardashian ha decidido dar es cancelar su reality show 'Keeping Up With The Kardashians' hasta nuevo aviso, probablemente ya en 2017. Este ha sido uno de los cambios que la familia está dispuesta a dar de cara al público, queriendo darse un lavado de imagen y buscar una reflexión en todo lo que ha ocurrido en los últimos meses.

La última de todas fue el ingreso del rapero Kanye West en el centro de salud Ronald Reagan UCLA de California tras un brote psicótico temporal. La deshidratación y la falta de sueño -motivada por su cantidad de trabajo y por la tensión que rodea a los suyos- aplacaron al artista.
 
Todo esto tras cubrir titulares semana a semana con unas declaraciones que no dejaban indiferente a nadie. Desde su apoyo público a Donald Trump hasta las acusaciones a Beyoncé y Jay-Z, amigos del artista, de comprar premios, Kanye parecía ser el dueño del mundo.
Sin embargo, que Kanye West se convirtiera en un personaje público conflictivo y polémico no es algo nuevo. Lo que ha sido noticia han sido los múltiples revesesque la familia Kardashian-West ha sufrido a lo largo de estos últimos tres meses.

Todo comienza con el robo que Kim Kardashian sufre en su suite de París la madrugada del 2 al 3 de octubre de este año. Fue la última vez que vimos a la business-woman al frente de los titulares en tres meses. Si bien a nivel económico pudo no suponer un enorme drama (las joyas que se robaron tenían un valor de 11 millones de dólares, nada que la monarquía de los reality shows no pudiera asumir), el atraco fue un atropello emocional no sólo para Kim sino para toda su familia. Sin embargo, la vida seguía. Mientras la mediana de las Kardashian se encerraba asustada en su lujosa casa, el resto de la familia intentaba seguir con su vida -de plató en plató- apoyando frente a las cámaras a la víctima.

Y es que estar en el ojo público a todos los días del año a todas horas tiene sus consecuencias. Y si esas personas, que tanta gala hacen de su dinero y glamour -sus redes sociales han servido de escaparate de firmas de moda inalcanzables- sufren altercados de cierta gravedad, el acoso mediático es incalculable.

Y entre tanta tensión, hay quien ha puesto en duda el amor que la pareja se tiene. Según ha desvelado al medio británico The Daily Mail una fuente cercana a la familia dice: "Kim necesita un tiempo para sí misma (...) No sabe si puede soportar la tensión y esta vez [tras sus fuertes declaraciones] no le ha apoyado". Esta misma persona justifica así que el matrimonio pueda estar en crisis desde hace un tiempo. El tiempo dirá si la pareja podrá resurgir de sus cenizas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
12

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias