Trump fue espiado por servicios secretos checos por su matrimonio con Ivana

viernes, 16 de diciembre de 2016 · 06:56
El Mundo /Carmen Valero
El futuro presidente de EEUU, Donald Trump, es un pozo de sorpresas y algunas se escondían en los archivos de los servicios secretos de la extinta Checoslovaquia, país en el que nació Ivana, la primera esposa del magnate. Razón suficiente para que el StB se interesara en la pareja y la espirara durante dos décadas.

Según los documentos consultados por el diario alemán Bild, el dossier de Ivana Zelnícková y Trump arranca en junio de 1977, cuando un informante apodado Lubos reporta a sus superiores que la hija de Milos Zelnícek trabajaba en una gasolinera en Austria. Luego añade que Ivana ha emigrado a Canadá y se ha casado con Donald Trump, no sin antes firmar un contrato prematrimonial cuyo contenido es clasificado como "alto secreto". En dicho documento, Trump dejaba constancia de que esperaba de Ivana tres hijos "como mínimo" y él se comprometía a indemnizarle con un millón de dólares en el supuesto de que el matrimonio se rompiera. Ivana cumplió el compromiso y alumbró tres vástagos: Ivanka, Donald Jr. y Eric. Al magnate, el divorcio le salió bastante más caro.

Sobre los negocios de Trump, a quien se da entre otros nombres en clave Slusovice, Amerika o Kapital, el agente del StB informa a Praga de que la empresa del magnate es "absolutamente segura" en términos puramente económicos en tanto que "recibe comisiones del Estado". Más aún, el agente aporta un detalle picante: "Otra de las grandes ventajas con que cuenta Donald Trump es su relación personal con el presidente norteamericano y el hecho de que ha sido completamente exonerado del pago de impuestos durante los próximos 30 años".

Si el espía del StB que firma en 1988 esta comunicación hubiera estado en lo cierto, el supuesto plazo de gracia fiscal dado a Trump acabaría en 2018. Eso ayudaría a entender, puestos ya a especular, que éste se negara durante la campaña electoral a publicar las declaraciones fiscales de los últimos años, como tradicionalmente han hecho todos los candidatos a la Casa Blanca, y pese a los rumores de que no pagaba impuestos.

"La delegación ha sido recibida por uno de los hombres más ricos de Nueva York, el señor Trump. Se habló del trabajo de la cooperativa y de planes de comercio. Al final aceptó la invitación de visitar Slusovice", informa el agente A-Jarda en una nota fechada el 10 de octubre de 1989.

Once días después, otro informante de los servicios secretos checoslovacos, esta vez, con el nombre de tapadera Milos adelanta que Donald Trump está siendo presionado para que presente su candidatura a la Presidencia de Estados Unidos". El Ministerio del Interior en Praga confiere a Milos un alto grado de credibilidad. Tal es así que ante el anuncio de una visita de Ivana a su Checoslovaquia natal se pone en circulación una nota advirtiendo de que "cualquier paso en falso con ella tendría consecuencias incalculables para su esposo, que estudia anunciar su candidatura a la Presidencia en 1996".

Trump no se presentó aunque ya entonces estaba seguro que de hacerlo ganaría. Prefirió esperar y mantener intactos sus intereses como empresario y en ambos bandos. Según el acta 450/88, Trump donó para la campaña presidencial de 1988 un total de 10.000 dólares al Partido Demócrata y otro tanto al Republicano. A pie de página, el StB reseña que Ivana estaba convencida de que ganaría Bush, como así ocurrió.

En declaraciones al diario Bild, el historiador checo, Tomas Vilimek, sostiene que en el fondo de documentos provenientes de la época del telón de acero hay igualmente un archivo encriptado con fecha de 1979 en la que el Ministerio del Interior exhorta a monitorear las llamadas telefónicas entre Ivana y su padre al menos una vez al año y la correspondencia que pudiera mantener con otros miembros de la familia y los amigos en Checoslovaquia.

También la policía secreta pedía poner y puso bajo "observación" a los hijos de Trump cuando iban a visitar al abuelo, quien, según el historiador, estaba registrado como confidente de la StB, aunque eso no quiere decir que fuera un agente.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

62
1

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias