La pulga de agua recurre al sexo para evitar ataque de un parásito

Expertos señalan que el sexo en estos crustáceos podría tener una función más: facilitar que las generaciones futuras resistan las infecciones.
viernes, 23 de diciembre de 2016 · 00:00
Página Siete  / Agencias 

Seguro que más de una vez se ha preguntado si su vida no sería más fácil si pudiera prescindir del sexo y reproducirse sin necesidad de dar con la pareja adecuada. En el campo de la biología, al menos, los investigadores se han preguntado durante años algo similar: ¿Por qué la mayoría de los seres vivos se reproducen a través del sexo, y no simplemente dividiéndose como las bacterias, por ejemplo? 

Una respuesta tradicional siempre ha sido que la reproducción sexual tiene una gran ventaja: al mezclar genes de padres y madres, y al cometer una cierta cantidad de errores en el camino, se genera variabilidad genética, y eso aumenta la probabilidad de sobrevivir a lo largo de la evolución.

Ahora, tal como han publicado investigadores de la Universidad de Stirling  (Reino Unido), en un artículo publicado en Proceedings of the Royal Society B, el sexo podría tener una función más: facilitar que las generaciones futuras resistan las infecciones.

"Una de las preguntas más antiguas en biología evolutiva es por qué existe el sexo cuando cuesta tanta energía y tiempo?”, se ha preguntado Stuart Auld, primer autor del estudio e investigador en la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Stirling.

El investigador ha recordado que el sexo está detrás de muchas "cargas” que tienen que soportar todo tipo de criaturas. Desde la cola del pavo real, todo un incordio que dificulta su supervivencia, pasando por las astas de los ciervos o la complicada danza "erótica” de las aves del paraíso.


Stuart Auld también ha sugerido que si hubiera hembras capaces de prescindir de los machos y tener crías clónicas que llevaran sus genes, la descendencia de estas debería dominar en poco tiempo. Por ejemplo, mientras que las hembras que recurren al sexo están entretenidas en ver el baile de los machos, las hembras que prefieren clones pueden dedicarse a poner polluelos.

Para averiguar por qué ocurre esto, los investigadores hicieron experimentos con un animal que puede reproducirse de forma sexual y también de forma asexual: la pulga de agua (Daphnia magna). En ocasiones este organismo sufre el ataque de una bacteria, Pasteuria ramosa, que es capaz de esterilizarla.

Gracias a sus pruebas, los investigadores descubrieron que las bacterias se adaptan para infectar a las pulgas que se reproducen asexualmente, pero que no pueden hacerlo tan bien con las que optan por el sexo. En concreto, constataron que las nuevas generaciones de estos animales son dos veces más resistentes a las infecciones cuando proceden de la reproducción sexual.

Reproducirse sin sexo

"Al comparar las crías clónicas con las que han nacido de la reproducción sexual, descubrimos que las segundas enfermaban menos”, ha dicho en un comunicado Auld. "La necesidad siempre presente de evitar las enfermedades puede explicar por qué el sexo perdura en el mundo natural a pesar de los costes”.

Según han propuesto estos científicos, este fenómeno es una demostración de que el sexo es favorecido por la selección natural, puesto que proporciona unos beneficios inmediatos y grandes. En este caso, la bacteria parásita sería la encargada de ejercer presión evolutiva, pero en otros animales habría agentes distintos ejerciendo su presión.

Aún así, hay animales y plantas que pueden reproducirse sin sexo, (a través de la llamada partenogénesis) como los dragones de komodo, las estrellas de mar o los plátanos. Pero cuando la situación se complica, el sexo es la mejor vía de escape.

 

Sobre  la especie
  • Daphnia  Es un género de crustáceos planctónicos del orden Cladocera. Se conocen también  como pulgas de agua, debido a lo pequeñas que son y a su forma de nadar como "saltando”, aunque las pulgas, al ser insectos, están muy alejadas de las daphnias, biológicamente.
  • Características  El tamaño de las daphnias varía entre 0,2 y 5,0 mm de longitud. Habitan en medios acuáticos, desde charcos hasta ríos, y se alimentan esencialmente de fitoplancton, pudiendo también ingerir microorganismos como protistas y bacterias, así como materia orgánica particulada o disuelta.
  •  Cuerpo   La división del cuerpo en segmentos no se puede apreciar a simple vista. La cabeza se encuentra fusionada, y está generalmente posicionada hacia abajo, tocando el cuerpo. Se puede ver  la separación entre el cuerpo y la cabeza.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

62
1
Cargando más noticias
Cargar mas noticias