¿Sabías que en Suiza se divorcian para evitar impuestos?

lunes, 11 de abril de 2016 · 07:49

El Mundo / Cristina Zueger-Albuja

Vanessa y Mathias son la pareja ideal. Han formado una familia, con tres hijos y una casa con jardín. Juntos ganan unos 168.000 francos anuales -unos 154.000 euros-, ingresos que les permiten vivir bien; vacaciones en la playa en verano, y esquiar en invierno.

Sin embargo, a finales del año pasado decidieron divorciarse. «¿Qué pasó?», preguntaron familiares y amigos. La respuesta sorprendió más que el divorcio en sí mismo: «Seguiremos viviendo en la misma casa, nos seguimos amando, lo único que cambian son nuestras finanzas», explicó Vanessa. Con esta decisión ahorran más de 10.000 francos (9.000 euros) en impuestos.

En febrero pasado, los suizos votaron «no» a la despenalización fiscal del matrimonio. Una iniciativa que tendía a evitar la discriminación de los matrimonios frente a las parejas de hecho en materia fiscal y de seguridad social, de acuerdo con su impulsor, el Partido Demócrata Cristiano. Para sus opositores, la propuesta impedía ampliar el derecho del matrimonio a los homosexuales y a la imposición individual.

Y mientras se encuentra una solución en el plano político muchas parejas acuden al truco legal del divorcio para ahorrarse unos miles de francos. En el caso de Vanessa y Mathias, como matrimonio pagan anualmente en impuestos 21.717.75 francos (unos 20.000 euros). Este año, Vanessa pagará por sus 84.000 francos de ingresos 7.432.85 francos (6.000 euros).

En un reportaje del Sonntag Zeitung, el abogado Frank Ammann ha señalado que «alrededor del 5% de las parejas que acuden para divorciarse lo hacen por razones fiscales». Estadísticamente no se puede saber exactamente cuántas parejas acuden a este artilugio, ya que no confiesan las razones de su decisión abiertamente, sin embargo se estima que en el año 2014 de los 16.737 divorcios que se registraron en el país, casi 1.000 lo hicieron para rebajar sus impuestos.

Este fenómeno es una consecuencia del fracaso de todas las propuestas de reforma fiscal a escala nacional. La única modificación que triunfó para calcular el impuesto federal directo fue la introducción de una desgravación para las parejas casadas y de una desgravación mayor para los cónyuges con dos ingresos.

Esto permitió eliminar la discriminación derivada de la acumulación de ingresos para gran parte de los matrimonios y de las uniones registradas. Pero no todas: hoy en Suiza, cerca de 80.000 parejas sufren penalización fiscal por el hecho de estar casadas o registradas como unión de hecho.

Roger Groner, abogado y consultor, cuenta que ha aconsejado a muchas parejas con buenos ingresos que se divorcien. Recuerda el caso de una pareja que no llevaba más de tres años de matrimonio y sin hijos. Él es asesor financiero y gana 230.000 euros; y ella 160.000 como arquitecta. «El ahorro en estos casos llega a casi 20.000 euros por año», explica Groner.

Sin embargo, también explica los riesgos que existen. «Quien toma esta decisión está renunciando a los derechos de herencia en caso de muerte de su pareja. Y, dependiendo del cantón en el que vivan, pueden llegar a pagar impuestos de herencia. Además, en el momento del divorcio los ahorros de la caja de pensión se dividen por partes iguales. Cuando muere la pareja no recibiría la mitad del otro», aclara Groner.

Por eso, si el matrimonio cuenta con ingresos promedio, la mejor salida financiera es la separación. Así garantizan los ingresos de la caja de pensiones y todos los beneficios fiscales. Ante la pregunta de si las autoridades investigan si las parejas viven juntas, Groner responde: «Es difícil que las autoridades, con todo el trabajo que tienen, se dediquen a averiguar, sin embargo deben ser cuidadosas e inscribir una nueva dirección que puede ser de amigos o de familiares», explica.

Felizmente divorciados empiezan a estar algunos jubilados que ven como su pensión puede incrementarse hasta 13.000 euros anuales. En este caso, no se trata de rebajar impuestos, sino de mejorar los ingresos por concepto de pensiones. Mientras que en el matrimonio una persona recibe máximo 1.700 euros, una persona sola puede acceder a 2.300 por este concepto. «Al año tramito unos 5 o 6 divorcios de parejas en edad de renta. Se preguntan por qué deben regalar al Estado más de mil francos al año. Mejor disfrutan de estar felizmente divorciados», bromea Groner.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias