Bunka, la escuela de diseño que cautivó a los japoneses

La moda nipona se asocia actualmente con grandes nombres como Yohji Yamamoto o Kenzo Takada, de estilo más occidental
sábado, 16 de abril de 2016 · 00:00
AFP /Tokio

 Nacida hace casi un siglo en Japón, la escuela de enseñanza superior Bunka Fashion College de Tokio, alma máter de grandes diseñadores nipones, introdujo de pleno la moda occidental en el país y revolucionó la vestimenta y las costumbres sociales de las japonesas.

Emplazado en el corazón de un barrio de negocios tokiota, nada en el gigantesco inmueble modernista de cemento que alberga la escuela Bunka evoca el mundo de la alta costura y, sin embargo, es una cita obligada para los que aspiran a tener algo que decir en este sector en Japón.

Los alumnos, la mayoría jóvenes de aire enérgico cuya indumentaria inevitablemente hace girar el cuello, no hacen nada para camuflarse entre la masa de asalariados uniformados con traje negro y camisa blanca que invaden las aceras del céntrico barrio en hora punta.

"Estamos acostumbradas a desentonar”, admite Erika Yoshino, de 21 años, que destaca con sus plataformas de 15 centímetros. "Si ves por aquí a alguien vestido a la moda, puedes estar seguro de que es de Bunka”, explica a la  agencia AFP.

La moda nipona se asocia actualmente con grandes nombres (todos ellos diplomados de Bunka) como Yohji Yamamoto o Kenzo Takada, que apuestan por el estilo occidental. Pero cuando Isaburo Namiki creó en 1923 esta primera escuela de confección, el kimono tenía el monopolio casi exclusivo del guardarropa femenino en Japón.  
"La vestimenta de estilo occidental no era fácil de encontrar y cuando lograbas encontrar un vestido, no siempre se ajustaba a la fisonomía de la mujer japonesa”, explica Samuel Thomas, profesor de la universidad Bunka Gakuen, asociada al prestigioso Bunka College.

"Una nueva forma de presentar el cuerpo, que ya no estaba oprimido por la pesada tela del kimono ganando movilidad, permitió a las mujeres redefinirse”, y éstas buscaron ante todo aprender a coser su propia ropa, dice Thomas en una entrevista.  

A partir de entonces, otras escuelas florecieron en Japón. "Tras el fin de la guerra, el número de estudiantes aumentó. Mujeres que habían perdido a sus maridos durante el conflicto pensaron que aprender a fabricar sus propias prendas les ayudaría a cubrir sus necesidades”, explica muy emocionada Izumi Miyachi, directora adjunta del diario Yomiuri Shimbun.

Entre las primeras estudiantes se encontraba Fumi Yamamoto, una joven viuda de guerra, que abrió una tienda de confección en Tokio tras salir de Bunka con su diploma bajo el brazo  con una propuesta que se consideró revolucionaria para su época y hoy es motivo de estudio.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias