La historia del panadero y el mendigo de Francia termina mal

El panadero informó que alejó a Jérôme del trabajo, luego de que éste insultara a una periodista
domingo, 17 de abril de 2016 · 00:00
Dole (Francia)  / AFP

La bella historia, que conmovió a toda Francia, del panadero francés que debía dar su panadería de Dole (este) al mendigo que le salvó la vida ha acabado mal, según relató el sábado el propio comerciante.

"Lo he despedido”, explicó Michel Flamant, confirmando una información del diario regional Le Progrés. "Ha sido muy, muy maleducado con una periodista”, dijo en referencia a expresiones insultantes y misóginas del mendigo.
Desde hace dos años, este panadero de 62 años intentaba en vano vender su negocio. Un frío día de diciembre cambió por completo su vida: fue víctima de una intoxicación con monóxido de carbono a causa de un horno en mal estado. "Ese día, si Jérôme no hubiese pasado frente a la panadería, yo me iba directo al cementerio”, relata Michel.

Desde hacía algunas semanas, el panadero ofrecía regularmente un café y un croissant a Jérôme Aucant, un hombre sin hogar, alto y con múltiples tatuajes, que solía pedir limosna frente a la panadería. Jérôme se encontraba junto a Flamant cuando éste comenzó a tambalearse y, preocupado, llamó a los servicios de emergencia.

De regreso al trabajo tras 12 días de hospitalización, el panadero propuso a su salvador un empleo a tiempo parcial. Luego de trabajar varios días junto a Jérôme, el panadero creyó que el mendigo tenía disposición para el trabajo y mucha voluntad, explica.

"Fue entonces que decidí cederle el negocio por un euro simbólico”, cuenta Michel, padre de tres hijas, ninguna de las cuales quiere heredar el negocio. Pero la historia -muy seguida por la prensa francesa e internacional- se ha revelado más complicada de lo previsto, y el panadero despidió a Jérôme después de que éste llamara "puta” a una periodista.

 "Le expliqué que no se habla así a una mujer. Entonces empezó a insultarme, y yo le dije que hiciera su maleta”, relata Flamant. "Estaba borracho como una cuba y había fumado. Me explicó que la presión de los periodistas era demasiado fuerte”, añade. Los dos hombres prevén reunirse este sábado para dar por finiquitada su relación laboral, y esta bella historia.

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias