El desastre de Chernobil: el día en que el mundo se detuvo

La explosión mató directamente a 31 personas, pero la radiación esparcida ha dejado desde 1986 a miles de víctimas y millones de enfermos de por vida.
miércoles, 27 de abril de 2016 · 00:00
Agencias /Chernobil y Barcelona

Fue sin duda el accidente nuclear más grave de la historia, pero el mundo desconoció su existencia hasta dos días más tarde. 
 
La madrugada del 26 de abril de 1986 una explosión en el reactor número 4 de la central nuclear de Chernobil
(Ucrania) causaba la muerte de 31 personas y miles de evacuados. Más tarde morirían muchos más -cientos de miles- fruto de una radiación que aún hoy está presente en el cuerpo de millares de personas.

La primera información que publicó La Vanguardia  sobre el desastre nuclear data del 29 de abril. Entonces se hablaba de un "escape radiactivo” que había producido víctimas (no se decía cuántas) y que había llegado a países como Finlandia, Suecia o Dinamarca y se aseguraba que la población no estaba en peligro. 
 
Pero lo cierto es que el hermetismo soviético y sus reticencias a informar dificultaban poder hacer una auténtica valoración de la gravedad de la explosión.

Un día más tarde ya saltaba la alarma pero  Moscú continuaba minimizando el suceso. 
 
La Unión Soviética reconocía dos muertos mientras los Estados Unidos hablaban de 2.000  y los científicos insistían en que los niveles de radiactividad registrados no eran peligrosos.

Pánico en Europa 
 
Nadie creía la versión soviética y los países que tras la explosión habían registrado índices de radioactividad se debatían entre la psicosis y la precaución. En Suecia, por ejemplo, se apresuraban a comprar yodo en las farmacias para intentar protegerse. Incluso las farmacias españolas vendieron esos días más desinfectante que nunca.
 
Cinco días después de la catástrofe seguía reinando la incertidumbre sobre la magnitud del desastre nuclear y mucha de la información que se conocía provenía de los satélites espía de EEUU. La URSS reconocía dos muertos y 150 hospitalizados y los científicos empezaban a especular sobre las consecuencias de la radiactividad: lo sucedido en Chernobil podría producir miles de casos de  cáncer  en las zonas más contaminadas.

Mientras Europa vivía momentos de pánico, los diarios soviéticos restaban importancia a lo sucedido y la URSS celebraba un tradicional Primero de Mayo de lo más festivo.

Chernobil, aislado 
 
Pronto llegó la recomendación de no viajar a la URSS ni a Polonia, poco después se pasó al control estricto para identificar alimentos radiactivos y finalmente se prohibió importar alimentos frescos de países del Este y aprovechando una reunión en Tokio, el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, apretaba las tuercas a la URSS por el espantoso accidente de Chernobil.

Once días después, la URSS daba explicaciones sobre el suceso. Se sabía que la central se había evacuado un día después de la explosión, que se había intentado neutralizar las emisiones con toneladas de arena y que 150 personas permanecían en la zona intentando paliar las consecuencias: eran los liquidadores, aquellos valientes escudos humanos que trabajaban en la zona de exclusión.

El 11 de mayo se hacían públicas las primeras imágenes de la central nuclear después de un accidente del cual poco a poco iban aumentando las víctimas. 
 
En junio ya eran 26 los muertos. Y mientras, la población intentaba mitigar los efectos de la radiación con un curioso coctel: vodka con yodo.

En abril de 1987, un año después, una cronología recordaba el accidente de Chernobil y se analizaban las causas que provocaron el accidente. Fue tal la radiación que quedó expandida por Ucrania, Bielorrusia y Rusia que tres años después la URSS aún cultivaba en tierras contaminadas. El suceso también dejó  huella en los humanos: en 1995 se publicó que  habían fallecido 125 mil personas por secuelas.
 
Apuntes de la peor  catástrofe nuclear
  • Clausura Catorce años después de la catástrofe, Ucrania anunciaba el cierre de Chernobil, una instalación que guardaba en su interior 180 toneladas de material radiactivo. 
  • Impacto Con la central ya clausurada un nuevo recuento de damnificados hablaba de siete millones de personas enfermas, una cifra que permanecía vigente en 2004 y que dos años más tarde fue confirmada oficialmente por Moscú.  
  • Informe En 2006 la ONU aseguró que Chernobil había matado a 4.000 personas. Pero la magnitud de la tragedia quizás nunca se sabrá.
  • Activistas Organizaciones ambientalistas como Greenpeace señalaron que el "mundo debe aprender de la lección del desastre de Chernobil y dejar la energía nuclear”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias