Veinte millones de bangladesíes beben agua muy contaminada

Bangladesh ha sido incapaz de tomar las medidas necesarias para eliminar esta contaminación que mata a cerca de 43.000 personas cada año en el país.
jueves, 07 de abril de 2016 · 00:00
Agencias /Dacca, Bangladesh

Veinte millones de pobres de Bangladesh siguen bebiendo agua contaminada con arsénico dos décadas después de que se descubriera su presencia, indica la ONG  Human Rights Watch (HRW) en un nuevo informe publicado ayer y citado por AFP.
 
Según este informe, Bangladesh ha sido incapaz de tomar las medidas necesarias para eliminar esta contaminación que mata a cerca de 43.000 personas cada año en el país, en su mayoría en las zonas rurales pobres. 
 
La contaminación empezó en los años 1970, cuando el Gobierno perforó millones de pozos de poca profundidad para proporcionar agua a los habitantes de estas comunidades rurales sin tener en cuenta que los suelos estaban contaminados con arsénico en su estado natural. 
 
"Bangladesh no está tomando las medidas básicas y evidentes para sacar el arsénico del agua potable de millones de pobres en zonas rurales”, dijo a la agencia AFP el investigador de HRW Richard Pearshouse. 
 
"Las razones de la persistencia de esta inmensa tragedia se deben a un mal gobierno”, criticó el investigador británico. 
 
Tras descubrir el arsénico, se perforaron pozos de mayor profundidad para extraer el agua de suelos no contaminados. Pero estas operaciones no fueron correctamente controladas por el Gobierno y los políticos prefirieron instalar nuevos pozos en sus zonas electorales más que en las zonas contaminadas, según la organización  HRW. 
 
"Esto significa que la situación es casi tan mala como hace 15 años”, lamentó Pearshouse. 
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró en un informe en el 2000 que la contaminación del agua en Bangladesh era "el caso de envenenamiento masivo de población más importante de la historia”. 
 
La exposición crónica al arsénico puede provocar cánceres de hígado, vejiga y piel así como diabetes y severas  enfermedades del corazón. 
 
HRW recuerda que muchos bangladesíes no tienen acceso a cuidados médicos y que podrían morir sin la intervención del Gobierno y sus dependencias.  
 
Riesgo para la salud
 
De acuerdo con  los médicos, el agua contaminada con arsénico también puede provocar abortos, recién nacidos con bajo peso y retraso en el desarrollo cognitivo de los niños. 
 
"Es un veneno lento. Estás aquejado por enfermedades que amenazan tu vida sin saberlo”, dice  investigador en la Universidad de Chicago, que ha trabajado con miles de personas afectadas durante una década.  
 
El Gobierno de Bangladesh asegura, por su parte, que ha construido 210 mil pozos profundos para extraer agua pura desde hace 12 años. 
 
Y también insiste en que ha analizado el agua de millones de pozos superficiales. 
 
El Gobierno no había reaccionado a este nuevo informe ayer  por la mañana pero un alto responsable, que requirió el anonimato, confirmó que los parlamentarios habían decidido la mitad de las veces de forma individual la implantación de los nuevos pozos. 
 
"Es una política aplicada por el Gobierno. Los parlamentarios tienen la posibilidad de ejercer mal su poder e instalar estos pozos en beneficio de sus partidarios, más que en las zonas contaminadas con arsénico”, confirmó Tariqul Islam.
 
En tanto, HRW pidió a la Organización Mundial de la Salud (OMS)    una monitorización permanente de la calidad de agua en este país asiático que vive en el umbral de la extrema pobreza.
 
"La situación es definitivamente tan preocupante que lo único que resta es que la comunidad internacional tome conciencia del drama de Bangladesh y por medio de sus organismos presione al Gobierno de Dacca para que de una vez por todas asuma su responsabilidad y revierta la situación”, dijo  Albert Savier, de HRW.
 
Apuntes informativos desde  Bangladesh
  • Religión La Corte Suprema  rechazó una petición de activistas seculares de despojar al islam del estatuto de religión de Estado, un día después de una convocatoria de protestas a nivel nacional de grupos islamistas radicales. 
  • Asesinato Al menos dos agresores mataron a cuchilladas a un hombre convertido al cristianismo en el norte de l país,  donde miembros de minorías religiosas fueron recientemente atacadas por presuntos islamistas. 
  • Singular Un bangladesí, apodado el "hombre-árbol” por sus impresionantes verrugas en las manos y los pies, fue operado con éxito de sus excrecencias, anunció el hospital. Fueron necesarias tres horas y media y un equipo médico de nueve personas para retirar las verrugas gigantes.

Valorar noticia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias