Patricia gana casa y biblioteca en divorcio con Vargas Llosa

sábado, 14 de mayo de 2016 · 07:33

El Mundo /

El éxito de Mario Vargas Llosa (80) se puede medir en libros. No sólo en el número de publicaciones del escritor -50 entre ensayos, ficción y teatro- sino en la cantidad de obras que el autor ha leído y guardado a lo largo de su vida. 30.000 volúmenes que le servían para formarse, inspirarse o para conocer la obra de otros colegas. Libros subrayados, dedicados y guardados con mimo por el premio Nobel entre sus casas de Lima, Madrid y París.

En la capital peruana es donde están la mayoría de esos valiosos tomos. Unas publicaciones que el escritor dejará en herencia a la biblioteca que lleva su nombre en Arequipa pero que, hasta que llegue ese día, quedarán bajo la custodia de Patricia Llosa. La pareja ha firmado su divorcio, pero un vínculo les unirá hasta la Eternidad, un legado igual de importante que la familia de tres hijos y seis nietos que formaron en los 50 años de matrimonio.La Otra Crónica conoce los detalles de una separación que se firmó hace una semana.

Mario y Patricia contrajeron matrimonio en 1965. La pareja, que también son primos, comenzó su vida marital en París, en un apartamento en la calle Saint Sulpice. El recuerdo que les traía esa casa hizo que nunca la vendieran. El apartamento está en una de las zonas más exclusivas de París, donde el metro cuadrado vale en torno a 10.000 euros. En las cinco décadas de relación, el matrimonio, casado en régimen de gananciales al tener una unión que presumían para siempre, invirtió en viviendas en las ciudades que más frecuentaban.

En la calle Flora de Madrid compraron toda una planta de un edificio señorial, en Lima vivían en una mansión con dos piscinas y varios patios que fue derruida para construir apartamentos. La pareja adquirió uno de ellos, donde estaba su residencia oficial y donde reservaron un amplio espacio para sus libros. Por último en Nueva York tienen un cuarto apartamento situado en la planta 46 de un edificio en la esquina de las 57 y la octava avenida. Un 'pisito' valorado en más de un millón de euros y donde tuvo lugar el cisma de los Vargas Llosa.

El 30 de mayo de 2015 celebraron en esa casalas bodas de orodel matrimonio. Patricia y Mario brindaron conchampagnejunto a sus tres hijos y varios de sus nietos. Una semana después, la revista¡Hola!salía con la primera portada en la que Mario e Isabel aparecían saliendo de un almuerzo en muy buena sintonía. Así comenzó la ruptura familiar.

A la portada le siguió un comunicado de Patricia Llosa en el que confesaba su tristeza por la relación de su marido. "Mis hijos y yo estamos sorprendidos y muy apenados por las fotos que han aparecido en una revista del corazón. Hace apenas una semana estuvimos con toda la familia en Nueva York celebrando nuestros 50 años de casados y la entrega del doctorado de la Universidad de Princeton. Les rogamos respetar nuestra privacidad".

Mario y Patricia celebraron sus bodas de oro en Nueva York con sus hijosTWTTER

Su privacidad la practicó en Madrid, en el piso de la calle Flora que compartió con Mario hasta que el Nobel hizo las maletas y se instaló en el hotel Eurobuilding. Patricia pasó el shock inicial acompañada por sus tres hijos, Álvaro, Gonzalo y Morgana. Con ellos estuvo de vacaciones en Baleares mientras Mario se marchaba a la isla de Mustique con Isabel Preysler. Por esas fechas la esposa engañada comenzó a sospechar que lo de su marido y la Preysler no era un affaire momentáneo. También se enteró de las verdaderas fechas del amor, que nació antes de que Mario brindase con su mujer por 50 años de amor.

En febrero de 2015 Patricia se marchó a Lima a cuidar a su madre nonagenaria. Mario se quedó en Madrid porque tenía compromisos laborales. Isabel llamó a la secretaria del escritor para conocer dónde estaría una noche en concreto del mes. La del 22 de febrero. Fue la noche de los Oscar. Isabel se presentó en el teatro donde se encontraba Mario ese día, le saludó y le invitó a compartir la velada de los premios. Y ya no se separaron. Cuando Vargas Llosa celebró sus bodas de oro llevaba tres meses en otra cosa.

Pese a todo, Patricia no dio ningún paso por adelantado. El pasado mes de noviembre fue Mario quien, después de nueve meses con Isabel, presentó la demanda de divorcio en España. Cegado por el amor, el escritor ha confesado que este ha sido "el año más feliz" de su vida y que "la felicidad" tiene el nombre de la filipina.

Seis meses de negociaciones tirantes han sido necesarias para que el ya extinto matrimonio llegara a un acuerdo y firmara el divorcio sin alargar los trámites ante un juez. Tal y como publicó ayer ABC, la separación se hizo efectiva hace una semana, coincidiendo con la presencia de Patricia en Madrid. Según ha podido saber La Otra Crónica, la esposa de Mario se ha mostrado muy firme en las negociaciones, aclarando lo que quería.

Guiada por la abogada Elena Zarraluqui, ha conseguido una importante compensación económica por las cinco décadas que dejó aparcada su carrera como licenciada en Letras por la Sorbona para administrar el éxito literario de su marido y la gestión de su vida familiar. Pero sin duda lo mejor del acuerdo han sido las propiedades que ha conseguido Patricia.

La prima convertida en esposa pasa sus primeros días como soltera en Nueva York, donde está acompañada por su hijo Gonzalo. Ese apartamento, situado en una de las mejores zonas de Manhattan ha sido para ella. También la casa de Lima, la 'joya de la corona', como aseguran a LOC fuentes de su entorno. Además de los enseres de la vivienda, es la que almacena gran parte la biblioteca de Mario. Al Nobel le han quedado para su uso y disfrute la casa de Madrid -ahora no la necesita porque vive con Isabel-, y el apartamento de París.

Un tango de celebración

Patricia está preparada para asistir como lectora de ¡Hola! a la tercera boda de su ex marido. Sin embargo, parece que no será tan pronto como Mario desearía. Tal y como explicó a este suplemento Juan Luis Ortega, miembro del gabinete jurídico Peña Carles Abogados, "según la legislación peruana, puede reconocerse el divorcio acordado en España sometiéndolo a un proceso denominado exequatur en Perú". Ese trámite, a tenor de las palabras de fuentes jurídicas cercanas a Patricia, "puede demorarse de seis a ocho meses".

Isabel y Mario celebraron el divorcio bailando tango en Buenos Aires, donde pasaron la semana ya que él presentaba su última novela. La noche del 3 de mayo, la pareja acudió a una cita organizada por la Fundación Internacional para la Libertad (FIL) en la sala Gala Tango para hacer uno de los planes más turísticos. "Vinieron a las 8 de la tarde y habían reservado todo el pack: clases de tango, cena y show posterior, estuvieron hasta las once y media, cuando se marcharon a su hotel". Quien habla es Roberto, el gerente de la sala, que atiende amable a LOC. La FIL pagó los 211 euros que costó el plan.

Según su experiencia, la pareja fue muy amable con todo el mundo y se mostraron muy dispuestos a aprender el baile típico del país. "Practicaron con varios tangos, durante la clase sonaron cinco o seis diferentes, en todo momento les guiaron nuestros profesores", explica.

Se ríe al ser preguntado por las dotes de Mario Vargas Llosa para el baile: "Y... el tango es muy difícil, le costó un poco". Parece que a Isabel se le dio mejor: "La vi muy bien". Aunque sólo aprendieran los ocho pasos básicos, la pareja mostró su química con uno de los bailes más sensuales que hay: "Sí, parecen estar muy compenetrados".

Destreza aparte, los amantes se dejaron fotografiar fingiendo ser tangueros profesionales. Dos instantáneas que alguien que estaba presenciando el baile pidió hacerles. "No me acuerdo quién las tomó, alguno de los miembros delstaff", confiesa Roberto. En la primera fotografía la pareja practica concentrada los pasos. En la segunda, Isabel, con boa de plumas, levanta la pierna sostenida por su novio. Dos instantáneas tomadas por alguien de Gala Tango. Dos imágenes que llegaron a la redacción de¡Hola!

"No sé cómo se publicaron, imagino que alguien del departamento comercial de la sala se las haría llegar a la revista", reconoce Roberto tras la insistencia de este suplemento. Tal y como explicó Tamara Falcó en su último photocall, Isabel y Mario desconocían que esas fotografías iban a llegar a alguna revista y pensaban que eran un recuerdo para la sala. "Isabel está muy molesta con la publicación, pensaba que era una imagen de la intimidad", desvelan fuentes de su entorno. A la 'traición' de su revista de cabecera hay que sumar la inspección de Hacienda. Le pide explicaciones sobre dos ejercicios fiscales.

"Éramos tres en mi matrimonio, eso es una multitud". Patricia Llosa puede aplicarse ahora las palabras de Lady Di. Mientras leen esto, el trío más famoso después del de Inglaterra está separado. Patricia en Nueva York, Mario en Brasil e Isabel en Madrid.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

157
101

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias